srcset

Instituto Bernasconi. El edificio de vanguardia que legó un inmigrante suizo

Claudio Larrea
Cecilia Acuña
(0)
2 de diciembre de 2019  

A lo lejos se divisa sobre una lomada en la avenida: un palacio de estilo europeo con una escalinata en la entrada. Podríamos estar en París o en Recoleta, pero en realidad el edificio está ubicado en Parque Patricios. El Instituto Bernasconi fue concebido como una escuela palacio con la intención de atraer a la mayor cantidad de estudiantes posible.

Con un proyecto educativo pionero en Latinoamérica, el Instituto Bernasconi no solo se destaca por su valor intangible, sino también por su esmero arquitectónico.
Con un proyecto educativo pionero en Latinoamérica, el Instituto Bernasconi no solo se destaca por su valor intangible, sino también por su esmero arquitectónico. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Diseñada para sobrevivir en el tiempo, la escuela palacio fue construida según auténticos criterios de sustentabilidad
Diseñada para sobrevivir en el tiempo, la escuela palacio fue construida según auténticos criterios de sustentabilidad Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

"El carácter de palacio que adquirieron las escuelas en esta época estuvo en sintonía con la importancia que se otorgó a la educación primaria como prioritaria para la consolidación del Estado nación junto con el proyecto de homogeneización de la inmigración", explica la doctora Claudia Shmidt, Profesora Investigadora Asociada de la Universidad Torcuato Di Tella.

Así lucen hoy los pasillos y los salones.
Así lucen hoy los pasillos y los salones. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Los manuales lo clasifican como un exponente de la arquitectura monumentalista de estilo florentino con influencia clásica. El relato de su creación es una linda historia de altruismo. A principios del siglo XX, el hijo de inmigrantes suizos, Félix Fernando Bernasconi, cedió toda su fortuna al Consejo Nacional de Educación para que cuando él muriera se construyera una escuela que fuese pionera en Latinoamérica, por la excelencia de su educación.

La biblioteca, casi escenográfica.
La biblioteca, casi escenográfica. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Para asegurarse de que su objetivo fuese cumplido por completo, nueve meses antes de su muerte aclaró en el testamento que la escuela palacio debía construirse en las tierras que ocupaba la casa quinta del famoso Perito Moreno, Facundo Pascasio Moreno. ¿Por qué allí? Porque los alrededores eran un barrio modesto de aspecto fabril.

La elegante escalinata en el pabellón central.
La elegante escalinata en el pabellón central. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Bernasconi murió en 1914. En el marco de la serie de edificios proyectados con motivo del centenario de la Independencia, el arquitecto Juan Waldorp trabajó en la obra y proyectó un edificio monumental que comenzó a construirse en 1921 y finalizó en 1929. El palacio ocupa una manzana y presenta una planta rectangular con torreones en los extremos.

La virtud más notable es la articulación de espacios disímiles.
La virtud más notable es la articulación de espacios disímiles. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

"Organizado en torno a dos grandes patios, la virtud más notable es la articulación de espacios disímiles como, por ejemplo, talleres industriales, auditorio, teatros, equipamiento médico, piletas de natación climatizada, entre otros", asegura la especialista.

El imponente salón de actos.
El imponente salón de actos. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

"La principal clave del proyecto es la construcción pensada para una larga duración, bajo mantenimiento y la aplicación de las normas de higiene, que se reconocen en las dimensiones de las aulas, con una altura de más de cuatro metros que permitían la ventilación y la circulación del aire. El diseño de los aventanamientos responde a criterios científicos, garantizando luminosidad natural, ventanas guillotina y cortinas metálicas para graduar la luz", resalta Shmidt.

El museo del Instituto.
El museo del Instituto. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

La vitrina del cuerpo humano.
La vitrina del cuerpo humano. Fuente: Brando - Crédito: Claudio Larrea

Aulas y salones amplios, una biblioteca, dos piletas de natación y un museo propio integran los interiores del majestuoso edificio que, según la especialista, posee verdaderas características sustentables.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.