La absurda orden que el rey de Tailandia le dio a su pueblo