La importancia de ser agradecido: un camino al ejercicio y la vida saludable

Daniel Tangona
Daniel Tangona PARA LA NACION
(0)
8 de marzo de 2020  

Poca gente sabe del poder que encierra la gratitud. La mayoría, en cambio, solo se preocupa por pedir, pedir y pedir. Y ni siquiera cuando algo de todo esto que piden les es concedido recuerdan la importancia de agradecer. Pero la verdad es que si no hacemos carne en nosotros la gratitud, lo que estamos destilando al universo es un enorme desagradecimiento. Y si pensamos en la ley de atracción, que sostiene que atraemos y nos convertimos sobre todo en aquello que pensamos, podría decirse que estamos en graves problemas.

Mi gran gurú Robin Sharma propone en uno de sus libros un ejercicio interesante: hacer una lista con 30 cosas de las que estés agradecido. Seguramente las primeras diez saldrán fácil, con puntos valiosos como la familia, la salud, el trabajo, nuestra casa. Pero luego la cosa se complica. Y en ese buceo interior que comienza cuando lo más obvio queda de lado es cuando empieza lo mejor del proceso. Es entonces cuando admiramos bondades que dábamos por hechas. Por ejemplo, vivir en un país sin guerra, ser libres, o incluso poder ver, respirar, caminar, correr. Te insisto mucho en lo importante que es que te muevas, ¿pero te das cuenta el privilegio que tenés de poder hacerlo? ¿De estar a tiempo y poder hacerte cargo de tu salud en pos de encontrar tu mejor versión? Ya ves, ser agradecido también es un camino que puede conducirte al ejercicio y la vida saludable.

Sí, sé que se dice fácil pero no es tan simple. Tal vez hagas esa lista pero en unos días la olvides. Te propongo entonces otro ejercicio, uno que vi en redes hace un tiempo y me pareció muy admirable. Tenés que conseguir un frasco o caja vacíos y, desde hoy y por el plazo de un año, cada noche escribir en un papelito aquello por lo que estás agradecido ese día. Puede ser por tener a toda tu familia con vos, o porque esa mañana tomaste un rico café con un amigo o saliste a correr. La idea es que no reiteres mucho las premisas, sino que cada día encuentres una nueva razón para agradecer y poner en el frasco. Y que al final de esos 365 días puedas sacar esos papelitos, leerlos y entender con evidencia bien concreta lo agradecido que deberías estar.

En el proceso de ese año, lo más probable es que el ejercicio te vuelva más consciente de la importancia de agradecer. Y entonces lo hagas en una charla interior permanente con vos mismo y el universo, pero también seas agradecido con el mozo que te sirve, el guardia de seguridad que te abre la puerta o el colectivero al que le indicás tu destino. Puede que no lo notes, pero el efecto contagio estará encaminado. Y esa energía maravillosa del agradecimiento te volverá con creces en algún momento cercano del camino. Mahatma Gandhi decía que debemos ser nosotros el cambio que queremos ver en el mundo. ¿Estás preparado para empezar a ejercerlo con gratitud?

Cuatro libros: para mantener la mente en forma

1 La muerte del ego, Agustín Parigi y María Noel Carrizo

2 Bienestar. 28 días para transformar tu vida diaria, Dra. María Laura D'Alessandro

3 Cómo tratar con gente difícil, Harvard Business Review

4 Razones para seguir viviendo, Matt Haig

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.