Creatividad. La industria del porno, un faro para la innovación pura