Las cosas toman vida: ¿qué ocurre con los objetos conectados a Internet?