Liv Tyler: la lolita que llegó a princesa

Erase una vez una belleza adolescente, hija de un rockero feo y una playmate. Un tal Bertolucci descubrió su lado sexy. Pero ella quería ser princesa y ahora, con el estreno de la esperadísima El señor de los anillos, cumplió su sueño
(0)
21 de diciembre de 2001  

NUEVA YORK (El País).- Querida: no se puede ser la hija de un rockero y de una ex playmate y tener esa carita de niña buena. Liv Tyler lo sabe y lo explota. Y hay que reconocer que lo hace muy bien. Pone vocecita aterciopelada de lolita y mirada inocente. Por pereza o porque el sillón de la suite del hotel Regency de Nueva York es especialmente mullido, prefiere el suelo al sofá. Está descalza y sin maquillar y, de no ser por los famosos labios carnosos, no se parece en nada -gracias a Dios- a su padre, Steven Victor Tallarico, más conocido como Steve Tyler, el líder ya madurito de Aerosmith.

Pero Liv no está aquí para hablar de su infancia, sobre la que ya volveremos, sino sobre su última película. O, mejor dicho, sus tres últimas películas: El señor de los anillos , en donde interpreta a la princesa Arwen, la elfa que se enamora de un humano (cuando el humano es Viggo Mortensen, la cosa tiene más sentido del que parece).

"No soy una princesa en el sentido clásico de la palabra. No llevo una corona ni nada por el estilo, mis vestidos y mis peinados son muy elaborados, pero tengo una apariencia relativamente sencilla. Me fue más difícil meterme en la piel de una elfa porque es un ser perfecto y equilibrado. Y yo soy humana e imperfecta. Me costó bastante, la verdad." ¿Liv Tyler? ¿Imperfecta? ¿Dónde? ¿Cuando aparecía en las vallas publicitarias de Belleza robada , la película de Bertolucci que la sacó del anonimato en 1996? ¿En la portada de la revista Rolling Stone, unos años antes, pegada lascivamente a su papá con un titular que decía "valores familiares"? ¿En el video de Crazy haciendo de pícara colegiala con Alicia Silverstone? ¿O de fantasía sexual y novia de Matt Dillon en One Night at McCools , su último papel antes de perderse durante un año y medio en Tierra Media? Año y medio se dice pronto. Allí, aislada en Nueva Zelanda, dice que aprendió algo. "Nunca imaginé lo que podía ser aquello. No había final. Me encanta trabajar, pero también me gustan mi familia, mis amigos, mi vida. Me sirvió para conocer mucho sobre mí misma. Aprendí a vivir en soledad. Los primeros dos meses estaba completamente sola, y eso fue duro. Soy neoyorquina y siempre he estado rodeada de gente, he viajado mucho y nunca me había encontrado en esa situación. Sí. Creo que esto me ayudó a crecer." Es cierto que, en su vida, Liv no ha estado muy sola. Para empezar ha tenido dos padres. El de verdad y el de mentira, como en las telenovelas. Liv es hija de Bebe Buell -ex modelo, ex playmate, ex groupie- y de Steve Tyler -ex heroinómano, ex alcohólico, ex rockero joven-. Durante años, como el cantante de Aerosmith nadaba en estupefacientes varios, su madre le hizo creer que su progenitor era otro rockero con quien había salido, Todd Rundgren.

Todo iba bien hasta que cumplió 8 años y conoció a Tyler entre bastidores, en uno de los conciertos de Rundgren. Su padre (el de verdad) se emocionó al ver a su retoño, "pero no dijo nada y creo que esto me ayudó a crecer".

Este verano Liv se fue de vacaciones con su amiga Kate Hudson y con sus respectivas parejas ÑChris Robinson, de los Black Crowes (marido de Hudson), y Royston Langdon, del grupo británico Spacehog (novio de Tyler desde hace tres años)Ñ en la gira que las dos bandas, junto con Oasis, llevaron a cabo por los Estados Unidos. Así, entre autobús y hoteles, Liv Tyler celebró en julio su vigésimo cuarto cumpleaños. Una buena manera de despegarse del papel de princesita que amenaza con perseguirla un rato más. "Nos quedan dos películas que pulir, aunque ya estén rodadas. Luego toda la prensa, la promociónÉ Tenemos para largo." Como el resto de los protagonistas de El señor de los anillos , no se sabe si por maldición o por agotamiento, Liv no ha hecho nada desde entonces. Sólo gozar de la vida y de su novio. Y hacer esas cosas que hacen las estrellas cuando quieren tener una vida normal. Comprarse una casa de 1861 en el Village neoyorquino o alquilarse una chocita en Woodstock, donde se refugió pocos días después de los atentados del 11 de septiembre.

Desde esa fecha, la moda en Hollywood es la de flagelarse por haber hecho películas tan violentas. "Quizás ahora tengamos música y cine con más sustancia. Yo no veo esas películas con violencia gratuita, pero a algunas personas les gustan porque son una forma de evadirse." Bueno, Liv, pero vos fuiste novia de Ben Affleck e hija de Bruce Willis en aquella cosa patriótica llamada Armageddon Hasta ahora ha sido su mayor, por no decir único, éxito comercial. Las dos películas con Altman ( La fortuna de Cookie y El doctor y las mujeres ), Onegin e incluso One Night at McCools , su último estreno en los Estados Unidos antes de la llegada en Navidades de El señor de los anillos , no han conseguido colmar las expectativas que despertó con Belleza robada . Pero espera que su suerte cambie con su papel de elfa. Un personaje que, dice, tiene que ver con su forma de ser. "Ella prefiere pasar algunos años con un mortal a seguir siendo inmortal, y yo me puedo identificar con eso. Entiendo y creo en un tipo de amor como ése. Soy una romántica incurable". Puntúa la frase apagando su cigarrillo, un American Spirit, con un ramalazo de mujer fatal de oscuro pasado hippie.

Minibiografía autorizada de la chica que se roba toda las miradas

  • ¿De tal palo tal astilla? Hay quienes dicen que los labios que consideran los más sexies de Hollywood- los heredó de Steve Tyler (su padre), la voz de Aerosmith. Su belleza, en cambio, se la debe a su madre, Bebe Buell, la famosa modelo de Playboy y groupie, que dice haberse acostado con todos los integrantes de las bandas de rock más famosas del mundo.
  • Mi nombre es... Su madre decidió llamarla Liv porque cuando nació -el 1º de julio de 1977-, la actriz noruega Liv Ullmann estaba en la tapa de TV Guía.
  • En ascenso. A los 14 debutó como modelo. Al año se cansó y decidió que lo suyo era la actuación. Su primera película conocida fue Empire Records (1995), pero la aparición en dos videos de la banda de su padre ( Crazy y I Don«t Want To Miss A Thing ) la hizo popular. Por su papel en Belleza robada, de Bernardo Bertolucci, recibió la atención de la crítica. De ahí en adelante siguió con títulos tan disímiles como; Eso que tú haces! , Círculo de pasiones, Armageddon , Plunkett & Macleane,La fortuna de Cookie y las aún no estrenadas El señor de los anillos y One Night at McCool´s.
  • No Smoking. "Siempre lo he dicho, cuando tenga 25 años dejaré de fumar. Es mi mayor adicción."
  • Una eterna lolita. "Puedo conseguir buenas críticas, incluso ganar algún premio, pero siempre saldrá a la luz esa expresión de lolita."
  • Prohibido preguntar. "Si contase todo sobre mi vida privada creo que perdería esa especie de misterio que tienen todos los actores y actrices."
  • No a la anorexia. Para empezar el día nada mejor que un café muy fuerte, con mucha azúcar. ¿Y la línea? "La moda de un cuerpo anoréxico y un rostro afilado no va conmigo. El físico no define a las personas y las diferencias son precisamente lo que nos hace más interesantes."
  • La música. Aparte de Spacehog (la banda británica de su novio Royston Langdon) y Aerosmith, a Liv le gustan No Doubt, Iggy Pop, Air y Eric Satie.
  • La chica del anillo. En febrero, su novio le regaló un anillo de diamantes para sellar su compromiso. Todavía no hay fecha de boda.
  • Betty Page . Desde hace tiempo Liv busca ponerse en la piel de la estrella erótica de los años 50, en el documental que contará con la dirección de Martin Scorsese.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.