Los hombres tienen menos sexo que hace una década

(0)
13 de junio de 2019  • 00:32

"No tengo tiempo ni para mi vida personal. Hace siete meses que no salgo con nadie"... fue la excusa más polait que encontró un match para justificar el ghosting posterior. El argumento puede sonar dudoso. Hay una generación de mujeres, al menos en este continente, culturalmente atravesada por el mito de que los hombres son infieles y promiscuos por naturaleza. Y es difícil cambiar ese chip, pero habrá que empezar a hacerlo: las estadísticas indican que tienen cada vez menos encuentros, una paradoja en estos tiempos en los que abundan los recursos para conocer gente y acceder al placer carnal. Sin embargo, existe una tribu masculina que comprueba fehacientemente las estadísticas: los "incel".

Tras el ataque terrorista en Toronto, Canadá, que causó la muerte de 10 personas, el mundo hizo foco en esta extraña comunidad de varones heterosexuales que se declaran célibes involuntarios (por eso "incel"). Quieren tener relaciones con mujeres pero que no pueden porque, describen las noticias, consideran que el mercado está controlado por un 20% de individuos que acapara el 80% de las citas, lo que los deja sin chances de tomar su cuota. Casi un disparate, pero cierto es que por una causa u otra, practican la abstinencia. El fenómeno se extiende, en todo el mundo, por distintas causas, entre jóvenes y adultos.

Según datos de la Encuesta Social General (GSS) de los Estados Unidos, los varones de entre 22 y 35 años hoy tienen entre 60 y 100 encuentros por año. Los que nunca se casaron tienen menos sexo (de 60 a 80 oportunidades anuales), mientras que los casados concretan alrededor de 70 a 110 encuentros en ese mismo período de tiempo, en promedio. Desde siempre, los hombres solteros han reportado mayor frecuencia sexual que las mujeres del mismo estado civil. Sin embargo, las cifras de 2014 y 2016 denotan una actividad ligeramente más baja que las mujeres solas, sostiene un interesantísimo estudio de Lyman Stone publicado en 2018 por el Institute of Family Studies de EEUU. "La proporción de personas de cada estado que informaron no haber tenido relaciones sexuales en el último año muestra tendencias interesantes que parecen apoyar la idea (de los incel) básica del cambio en los mercados de apareamiento (sic). Los últimos años han visto un aumento de la falta de sexo en los solteros, pero también está aumentando entre los casados" detalla en algunos párrafos el informe. "Por un lado, lo del aumento del celibato parece confirmado: cada vez más, los jóvenes solteros están experimentando largas sequías sexuales. Pero sugerir que todas las mujeres son promiscuas, como sostienen los incel, es falso: la falta de sexo en las mujeres ha sido más o menos estable a lo largo del tiempo y, de hecho, ha aumentado desde el período de 2005-2010" concluye.

Otra investigación reciente difundida por el British Medical Journal (BMJ), y que revisa los datos de la Encuesta Nacional Británica de Actitudes Sexuales y Estilos de Vida en el Reino Unido, ofrece idéntica postal: casi un tercio de los hombres y mujeres no había tenido relaciones sexuales en el último mes, mientras que menos de la mitad de los hombres y mujeres entre 16 y 44 años tuvo relaciones una vez a la semana. El fenómeno se repite entre los casados. Este panorama concede atenuantes al candidato que se dio a la fuga antes del primer encuentro. No hace falta ahondar en la ciencia para advertir que mientras los milenials dedican más tiempo a estudiar y se independizan más tarde de sus padres; el estrés por un lado, y la sobreoferta de sexo virtual por el otro, impacta en la intimidad de los hombres adultos que encuentran tanto o más goce en las redes sociales, los video juegos y, claro, en Netflix....

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.