srcset

Content Lab para Uruguay Natural

Marzo: ¿Por qué es el mejor mes para cruzarse a Uruguay?

Carolina Cerimedo
(0)
1 de marzo de 2019  • 12:07

Precios más bajos, buen clima, playas tranquilas, Carnaval, el día de la mujer y la vendimia son solo algunos de los buenos motivos para aprovechar lo que queda del verano en el país vecino.

Todos los tips para un viaje low cost a Uruguay

Cada vez más turistas extranjeros visitan el "paisito" y cada vez también son más los beneficios que se suman al paquete de descuentos que les ofrece Uruguay. A la exclusión del 22% del IVA en hoteles, gastronomía y alquileres de auto, esta temporada se suman otras ventajas como el diseño de un menú turístico que incluye plato principal, refresco y postre, así como la creación de una canasta turística integrada por casi 200 productos, disponible en los supermercados de Rocha y Maldonado. Otra buena para los turistas argentinos: el reintegro del 10,5% en los alquileres convenidos con inmobiliarias registradas.

4 destinos uruguayos lejos del mar para descubrir

Históricamente, el turismo en Uruguay se ha destacado por sus magníficas playas y el surf, aunque en las últimas temporadas los pueblos rurales, los caminos del vino y las reservas naturales también están despertado el interés de los visitantes argentinos. Todo ello sin contar los viajeros que llegan en busca de la última travel trend: turismo energético, es decir escapadas de desconexión. Nuestros elegidos para conocer Uruguay más allá de la playa.

1. Carmelo

La ruta del vino carmelitana puede ser la primera excusa para cruzar el charco. La forma más accesible de tomarse el buque a Uruguay es Cacciola, que además de la hermosa navegación por el delta hacia el pueblo bicentenario en su Full Day Tour Wine Experience incluye un almuerzo en la campiña y degustación guiada en cuatro bodegas de Carmelo. El paseo comienza en Irurtia: imprescindible probar los blancos de esta finca que tiene más de 100 años. En CampoTinto, la comida campestre en la galería enmarcada por una parra se acompaña con su espumante estrella: Medio y Medio, en honor a la famosa bebida montevideana que nació en un bodegón del puerto. Luego, Cordano -emplazada en un pintoresco almacén donde también venden productos regionales- y la bodega boutique El Legado, un proyecto en el que participa toda la familia Marzuca. La tabla de fiambres y quesos marida a la perfección con su gran Tannat Reserva.

Para vivir bien de cerca el maravilloso mundo del vino uruguayo, hay que hospedarse en Narbona Wine Lodge, un exquisito hotel boutique con cinco habitaciones que tienen nombre de cepa. El interiorismo vintage se conjuga con equipamiento moderno y actividades originales como picnic en los viñedos para disfrutar de la naturaleza y de una riquísima canasta de campo repleta de quesos artesanales, sándwiches, frutas, dulces y, por supuesto, el vino Narbona que más te guste. También se puede ser enólogo por un día o elaborar grapa y así aprender el proceso con el alambique y el toque mágico de la miel que definen a esta espirituosa, todo acompañado por los profesionales de la bodega. A su vez, los huéspedes tienen acceso sin cargo adicional a Puerto Camacho y su hermosa playa privada con palapas y uno de los atardeceres más increíbles del litoral uruguayo. En el restaurant Basta Pedro, el infaltable chivito uruguayo con la mejor vista. También pueden utilizar la piscina, frente a las viñas y rodeada de jardines, con reposeras, sombrillas, toallas y ducha exterior. Tampoco tienen costo adicional las bicicletas Trek de última generación para recorrer 15 hectáreas de viña.

Marzo es el mes de la mujer y Hyatt Carmelo Resort & Spa tiene el mejor plan: Women Package, el paquete ideal para disfrutar con tus amigas con cóctel de bienvenida, alojamiento en un bungalow de 90 metros cuadrados, clase de yoga grupal, meditación, masaje relajante, desayuno buffet, almuerzo saludable y cena de dos pasos.

2. Lavalleja, Minas y alrededores

Un paisaje de sierras onduladas, restos arqueológicos y una energía muy peculiar conjugan en esta zona a la que se llega para sentir a pleno la naturaleza, andar despreocupado y sin apuros. En el Valle del Hilo de la Vida, que cuenta con un parador de estilo rústico con mucha onda, misteriosos montículos de piedra nos invitan a recordar a los primeros pobladores y a volvernos perceptivos: muchos visitantes experimentan una inyección de buena vibra en este recorrido. Otra curiosidad es el Cerro Arequita: una peculiar formación geológica que tiene numerosas grutas en su interior. En el Parque del Penitente, turismo aventura y un "salto" de 20 metros que nutre las aguas cristalinas de una pileta mineral. En Cerro Místico, los huéspedes procuran calma y paz interior. Las habitaciones cuentan con aislación acústica y electromagnética para evitar la radiación en el primer hotel de campo autosustentable. "Contamos con carta gourmet para todos los gustos, desde un cordero serrado hasta el mejor plato vegano. Estamos dentro de una reserva de 50 hectáreas de flora y fauna nativa, con 5 km de senderos para realizar caminatas guiadas, avistamiento de aves, cosecha de frutos y meditaciones en los miradores. Cuidamos en extremo la privacidad y el descanso", detalla Ximena. Dan talleres de geometría sagrada, mandalas, feng shui, geobiología y eneagrama, además de retiros personalizados.

3. El Edén

Respirar profundo y disfrutar de lo simple es el lema de este pueblo slow. "Andá despacio", invitan los carteles en las calles de esta localidad a 30 km de la costa, donde la vida pausada regala la sensación de que siempre es la hora de la siesta. En las sierras pedregosas, el carácter mineral de los suelos y la influencia oceánica generan condiciones ideales para la producción sustentable de vinos únicos. Sobre la panorámica Ruta 12 que nace en el Atlántico emerge Viña Edén, un lugar excepcional para vivir una vendimia petfriedly, degustación en el videño o el menú Full Experiencie con cata de cuatro vinos, comida de 3 pasos en su restaurante y visita guiada a la bodega. Con su reciente apertura, Sacromonte trae un landscape hotel a la zona: una decena de módulos minimalistas de fachada espejada inmersos en el valle. La obra de MAPA Arquitectos, que ya fue publicada por prestigiosas revistas internacionales de diseño, se pensó como un refugio contemporáneo que permite experimentar el paisaje de 100 hectáreas con viñedo al máximo (incluso desde la cama). La bodega y un farm-to-table restaurant completan el paraíso serrano.

4. Termas del Arapey

En el noroeste, esta localidad es un oasis uruguayo de relax y es el complejo termal más antiguo del país. Altos del Arapey Club de Golf & Hotel Termal es un resort cinco estrellas que suma entretenimiento al termalismo, con campo de golf y kid’s club súper completo (microcine, talleres de pintura y manualidades, baile, pesca, fútbol). El diseño arquitectónico se integra a la naturaleza que lo rodea: una laguna y un estanque con garzas y gansos donde confluye una de sus seis piscinas de agua termal de pozo propio, abiertas y comunicadas entre sí. Hidromasaje al aire libre y un ‘wet bar’ con canilla libre y vista al río Arapey. Capítulo aparte para la excelente gastronomía de este All inclusive termal, un sistema que otorga dos ventajas: comodidad y control de gastos. El dato: de lunes a jueves, la tarifa diaria tiene un valor más bajo. Otra opción es Arapey Thermal Resort & Spa, que incorporó un Parque Temático Saludable con vista al río a su propuesta recreativa integral: caballerizas, laberinto, camas elásticas, juegos infantiles y rincón para fogones y comidas tradicionales indígenas.

La oferta termal continúa por los departamentos de Salto y Paysandú, un verdadero regalo de la naturaleza que surge del Sistema Acuífero Guaraní, el más grande de América del Sur y uno de los recursos hídricos subterráneos más importantes del planeta. La calidad y temperatura de estas aguas son un placer que se disfruta -cada vez más a medida que finaliza el verano y bajan las temperaturas- de múltiples maneras: duchas de relax, chorros tonificantes y baños de burbujas. La propuesta de bienestar se completa con las termas de Daymán, Guaviyú (en un entorno agreste y exótico de palmeras Yatay), Salto Grande (tiene el mayor Parque Acuático termal de la región), San Nicanor y Almirón, las únicas saladas.

Road trip costero

Más allá de las playas favoritas de los argentinos, hay una costa entera por descubrir, secretos que verano a verano van sonando más, como la pequeña y tranquila Santa Ana en el departamento de Colonia, con sus playas serenas de agua dulce. En la ribera del Río de la Plata, se distingue por sus árboles y el atardecer con su famosa "ola de las seis" que perturba la quietud de las aguas.

En el departamento de Maldonado, frente al Aeropuerto Internacional de Punta del Este y a solo 15 minutos del centro de la ciudad, la silenciosa Ocean Park ostenta playas maravillosas y la barra del arroyo El Potrero en el que nace la famosa Laguna del Sauce. Una zona en expansión que no para de crecer, con hospedajes alternativos como un container en el bosque, este tesoro bien guardado reúne naturaleza, servicios y precios razonables. Muy cerca, Chihuahua, la única y pionera Playa Naturista de la región, también propone experiencias diferentes, como el nudismo (una práctica que empezó en los ’60 de manera oculta hasta que se legalizó) en un ambiente sumamente relajado o dormir en una tiny house con un deck que balconea a los pinos.

En una vuelta por Manantiales, frente a la simpática La Linda Bakery que recupera los panes rioplatenses auténticos como las cremonas y los cuernitos con recetas inspiradas en antiguas panaderías de Montevideo y Buenos Aires, abrió Santo Mar, la nueva tienda de las hermanas Zenteno Queiroz que reúne una impecable selección de piezas de diseñadores y artesanos esteños y del Mercosur en materiales naturales y molderías cómodas para una vida de playa relajada con estilo. Para aprovechar: las rebajas de temporada con descuentos que llegan al 30%. En las siempre concurridas arenas de Jose Ignacio, este verano estrenó Solera, un bar de tapas con excelente relación precio-calidad.

Un balneario para indagar es Oceanía del Polonio, en una zona de las costas rochenses declarada Patrimonio Histórico por la Unesco. Eucaliptos, pinos y una playa abierta al mar resumen la topografía de este lugar donde las estrellas brillan como en el medio del campo. Paseos en canoa por los humedales, una reserva de lobos marinos, el faro de Cabo Polonio y el Arroyo Valizas son otras de sus atracciones. Siguiendo esta pista naturalista, el Camping Ecológico Punta Rubia, en el límite del balneario La Pedrera, en un monte nativo. Tiene wifi, seguridad 24 horas, parrillas y estacionamiento vigilado. Otra excursión es Palmares de Rocha: una agrupación de palmeras de butiá única, con una extensión de 70.000 hectáreas. Se ubican entorno a la ciudad de Castillos, sobre el Camino de los Indios, hacia el límite con Brasil, y pertenecen a la Reserva de Biósfera Bañados del Este. Este paisaje representativo de Rocha está presente en los símbolos oficiales del departamento, en su poesía y música folclórica.

Circuito arquitectónico

Montevideo conserva ejemplos únicos de art nouveau y art decó que difícilmente se ven en otras partes del mundo. La recuperación del antiguo Hotel Cervantes -un ícono de la ciudad en los años ‘30 que hospedó a Borges, Bioy Casares y Cortázar hoy ostenta piscina climatizada y roofgarden- fue el disparador para revivir una zona de Montevideo que fue gema de la tardía Belle Époque rioplatense y convertirla en el Barrio de las Artes.

Además de un city tour para conocer estas joyitas como el Palacio Salvo (un gemelo de Barolo que fue construido en un 1923 y por aquel entonces competía en altura con los edificios de Nueva York y Chicago), en la zona rural de las afueras de la capital hay haciendas clásicas para vivenciar el estilo rustic chic que nos fascina de Uruguay. La promo día de campo y spa en La Baguala incluye cabalgata guiada por la playa y el monte (también hay salidas especiales en las noches de luna llena) más masaje relajante y acceso libre a sauna, jacuzzi y gimnasio. Todo sucede en un escenario idílico al borde del río al que miran los ventanales de las habitaciones del casco reciclado. En los domingos de parrilla gourmet se ofrecen los mejores cortes de carne, ensaladas y postres típicos.

Llegar a Montevideo es cada vez más fácil con la ruta de Amaszonas que sale desde Aeroparque y tarda sólo 55 minutos, con tres a cuatro frecuencias diarias según la época y el sistema "puente aéreo" que permite realizar cambios dentro de los vuelos del día sin costo alguno. Otra ventaja extra es que en rutas internacionales se puede despachar una maleta de hasta 23 kilos sin costo adicional. La parada en Montevideo es ideal para adentrarse en Punta Carretas (imperdible caminar por la famosa Rambla hasta el Castillo Pittamiglio) y Carrasco, los barrios top que están en auge, donde los shoppings tientan con las liquidaciones de fin de temporada en marcas accesibles como H&M. El epicentro de la zona más exclusiva de la ciudad es el majestuoso Sofitel Montevideo Carrasco Casino & Spa que con su alto nivel de confort y privacidad, más la gastronomía de su restaurante 1921 recrea todo el glamour de principios del siglo pasado, cuando Montevideo tuvo su época de oro. Esta apertura revive una leyenda que albergó a personajes de la talla de Federico García Lorca y Albert Einstein, a la aristocracia porteña que se instalaba durante toda la temporada estival junto a su personal de servicio, fiestas privadas, recepciones diplomáticas, galas oficiales y bailes de carnaval. Un palacio de estilo francés de cien años Patrimonio Histórico Nacional que tras un proceso de restauración recuperó su valor arquitectónico, pero con los servicios de un hotel de lujo. La vista siempre es encantadora, a la Rambla y su playa de arena fina, brisa fresca, horizonte lejano y río ancho como el mar; o al verde del barrio arbolado. Muy cerca, Café Misterio es una linda salida al origen de este polo foodie, un icono del barrio residencial que siempre se actualiza. Con 25 años, no dejan de innovar, ahora con the minis, para responder al público que busca el tapeo. ¿Qué pedir? Los niguiris de merluza negra y un cóctel de autor.

A su vez, Uruguay cuenta con dos sitios declarados Patrimonio Cultural de la Humanidad por la Unesco: el barrio histórico de Colonia del Sacramento (aquí hay que ir a Las Liebres, un nuevo proyecto que rescató una casona neoclásica) y el ex frigorífico Anglo de Fray Bentos (parada patrimonial obligada para los que crucen por tierra desde Entre Ríos).

Un país, todos los carnavales: cómo se celebra en cada parte de Uruguay

El Carnaval uruguayo es otro de los rasgos de la cultura local que merece la atención, y sin embargo, aún es un universo por explorar para los visitantes argentinos. Es el más largo del mundo (dura más de 50 días) además de ser uno de los más diversos: poco tienen que ver los Carnavales del Norte (Artigas, Bella Unión) con la murga montevideana o el festejo espontáneo de la Pedrera. Cada localidad tiene su propia agenda y un encanto diferente que se despliega hasta mediados de marzo. El Candombe forma parte de esta gran fiesta que promete espectáculos llenos del color y alegría en desfiles callejeros y escenarios barriales. Dejarse llevar por este ritmo declarado Patrimonio de la Humanidad es un plan ineludible para los visitantes. Por más información, visitá la agenda completa.

Guía de descuentos

-Cómo hacer para obtener los beneficios

Pagar siempre con tarjeta de débito o de crédito emitida en Argentina

Conservar todos los tickets de la tarjeta y de las compras

La empresa emisora de la tarjeta deberá incluir en el estado de cuenta el descuento que figure en el ticket emitido

-Cuáles son los beneficios

Alquiler de inmuebles: devolución de 10.5%

Compras: Tax free en locales adheridos

Hotelería: sin recargo de IVA

Gastronomía: reintegro de 10.5%

Alquiler de autos: devolución de 10.5%

Para más información, ingresá al sitio oficial del Ministerio de Turismo en Uruguay.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.