"Me están serruchando el piso"

Andrea Churba
Andrea Churba PARA LA NACION
(0)
21 de noviembre de 2018  • 00:03

Hola, Andrea

Soy gerente comercial en una empresa multinacional de retail, una de las más importantes en el país. Llevo 15 años en la compañía, y desde hace dos participo en la mesa chica del gerente general. Podría decirse que soy su mano derecha, o más bien que lo era, porque siento que un recién llegado me está serruchando el piso. Se trata del nuevo gerente de Marketing, llamémosle Carlos, aunque no es su nombre. Mi jefe lo "robó" de una empresa de la competencia y está fascinado con sus ideas, que a mí me parecen puro palabrerío y demasiado arriesgadas. En las reuniones, si desafío lo que dice y trato de reforzar mi postura, la discusión se pone muy caliente. Intenté razonar con mi jefe, demostrarle que Carlos está equivocado, pero él siempre termina dándole la razón. Últimamente se reúnen a puertas cerradas y me dejan afuera. Además, le dio un viaje a España a ver a un cliente, que iba a hacer yo, y le permitió incorporar a dos personas a su equipo, cuando yo hace meses que pido lo mismo y no lo consigo.

No soy el único que piensa que Carlos es un trepador y un chupamedias, y que es peligroso para la empresa. Lo comenté con otros, y muchos están empezando a ver lo mismo que yo.

Siento que poco a poco voy perdiendo poder, y no sé cómo revertir la situación. Espero que puedas aconsejarme.

Muchas gracias,

Leandro 40

Hola, Leandro

Lo que me contás es algo que suele ocurrir en los equipos. Muchas veces las decisiones de los líderes están influenciadas por su afinidad con ciertas personas, que obtienen más de su apoyo y reconocimiento. Quizás sea el caso en tu situación, o quizás no. Porque también es posible que no sea una cuestión de favoritismo, ni de que Carlos intencionalmente te esté serruchando el piso. A veces ocurre que ante los cambios nos ponemos resistentes y vemos fantasmas donde no los hay. La decisión de tu jefe de darle más intervención no necesariamente te desmerece ante sus ojos, a menos que lo termines provocando con tus actitudes.

En el trabajo, y en la vida, no siempre podemos controlar lo que pasa. Lo que sí podemos controlar es cómo reaccionamos. Es doloroso sentir que se pierde poder, y es normal que te sientas decepcionado y herido. Sin embargo, parece que los celos y la ansiedad te están jugando en contra y te están llevando a actuar de una manera poco estratégica. Enfrentarte públicamente con Carlos, elevar el conflicto, tratar de dejarlo mal parado ante tu jefe y andar con chismes solo daña tu imagen y tu reputación, no las de él.

¿Qué es lo más estratégico que podés hacer para revertir esta situación? ¿Cuáles son tus opciones? Por un lado, sería bueno que te concentres en seguir haciendo bien lo que hacés bien, en tus fortalezas, en lo que hasta ahora te hizo valioso, empujó tu carrera y te llevó a tu posición actual. Por otro, ¿tenés claro lo que tu jefe necesita HOY de vos, de tu rol? ¿Cómo te ve? ¿En qué cree que necesitarías mejorar? En tiempos de tantos cambios, y con la llegada de este nuevo jefe de Marketing, quizás tu rol ahora sea diferente. Cuando te reúnas con él, asegúrate de mantener la conversación enfocada en vos, y no en tus diferencias con Carlos. También podés pedir feedback a otros colegas, a un mentor o a alguien externo que puedan asesorarte y ayudarte a lidiar con tus emociones.

Resistí la tentación de buscar aliados en contra del favorito, eso te debilita. En cambio, reforzá la red de personas que apoyen tus ideas y te ayuden a hacer más visibles tus logros. ¿Quiénes son tus aliados estratégicos? ¿Estás cultivando esas relaciones?

Es muy fácil engancharse en los celos, sobre todo cuando sentimos que nuestro brillo se opaca y otra estrella empieza a brillar. Pero si nos dejamos llevar por las emociones no tenemos mucho que ganar, y sí mucho que perder. Seguir insistiendo en la vía de la queja y el conflicto no sólo te vuelve improductivo y te aleja más de tu jefe, sino que genera situaciones incómodas que afectan el clima y el desempeño colectivo. La competencia es parte de las reglas de juego, y puede ser beneficiosa para vos y para todos siempre que puedas manejarla con calma, respeto y profesionalismo.

Consultorio digital Terapia de Negocios

¿Tenés dudas sobre tu desempeño y tu desarrollo laboral? ¿Sentís que estás empujando solo los proyectos? ¿Estás sobrecargado de trabajo y no podés soltar? ¿Querés ser más feliz en tu trabajo? ¿No sabés con quién hablar?

Andrea Churba, consultora especializada en temas de liderazgo con años de experiencia en el campo laboral, te asesora en tu camino de cambio y desarrollo. Escribile a Terapia de Negocios, su consultorio digital: Lanacion@andreachurba.com.ar

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.