srcset

Bestiario

Quemada. Le echaron agua hirviendo y quedó en un patio a la deriva

Jimena Barrionuevo
(0)
22 de enero de 2020  • 00:16

A simple vista, su estado de salud era alarmante: con una desnutrición severa que dejaba al descubierto cada hueso de su maltratado cuerpo, Vita sobrevivía a una quemadura con agua hirviendo en su pata trasera izquierda. Y su vida se estaba apagando.

La encontraron en abril del año pasado, en uno de los tantos recorridos que los voluntarios de la Fundación Perritos de Villegas realizan por los barrios vulnerables de la provincia de Buenos Aires para cambiar la vida de los animales en situación de calle.

Así fue el rescate de Vita en Morón

00:31
Video

No perdieron un segundo y organizaron el rescate. Una vez que estuvo segura, la trasladaron de inmediato a la veterinaria de confianza en la que atienden a los casos más graves, en Tortuguitas. Allí Vita recibió los primeros cuidados: se le limpió y vendó la herida, se le realizaron estudios de sangre y se le indicó un tratamiento con antibióticos.

"Estaba muy anémica, pesaba tan solo 9 kg así que le empezamos a dar comida para cachorros y latas de alimento húmedo para nutrirla. Como su cuadro era grave, permaneció internada un mes en la veterinaria. Hasta que finalmente le dieron el alta", recuerda Laura Rodríguez Rossi, miembro de la Fundación.

Luego Vita fue trasladada al refugio de la Fundación. Allí entró en un tiempo de cuarentena, mientras se la observaba y se monitoreaba que aumentara de peso. "Aún seguía muy flaca, y debía engordar para luego ser esterilizada. Vita se acostumbró pronto a estar sola, así que de día estaba en el canil y de noche dormía adentro de la casa sobre su cama. Cuando ya se puso fuerte, la llevamos a castrar".

En poco tiempo logró sacar una sonrisa a quienes se cruzaba con ella. "Adora a los humanos. Se desarma por mimos y abrazos, y hace pancita a cualquiera que le da cariño. Es muy compañera, pero es selectiva con los perros. Creemos no le gusta compartir el cariño que tanto le costó ganar", aclara Laura.

Por eso desde la Fundación buscan para ella una familia que ame a los animales y que pueda tener la paciencia necesaria para crear un vínculo estrecho con ella. "Vita es ese tipo de perra que va a estar en las buenas y las malas haciéndole el aguante a su humano. Confiamos que cuando vaya a un hogar, va a lograr conectarse con otros perros. Es muy buena, pero hay cosas que no se logran en un refugio, sino que solo llegan con amor y paciencia en familia".

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.