srcset

Paisajismo

Quequén: un jardín a prueba del viento

(0)
15 de diciembre de 2019  • 00:00

Cuando Eileen Banks y su marido vieron el terreno ubicado en Quequén, provincia de Buenos Aires, se enamoraron de su generosa vista al río. Estaba casi vacío: en una de las esquinas solo había un grupo de Myoporum laetum y un viejo pino que seguía en pie a pesar de los embates del viento. La tierra que acompañaba esta geografía era fértil y esperaba ser poblada. El jardín fue tomando forma lentamente.

Al principio parecía un vivero, donde fueron acopiando las plantas y los árboles que deseaban tener y que esperaban su ubicación, ya que todavía la casa no estaba construida. Ante la necesidad de protegerse del viento predominante, decidieron comenzar con el perímetro: en el fondo y en uno de los laterales, plantaron Cupressocyparis leylandii, para formar una pared densa y constante; del otro lado se fueron plantando arbustos, mientras que el espacio hacia el río se dejó prácticamente despejado.

El jardín tiene orientación norte. Gracias al reparo de los árboles, las masas de hemerocalis y gramíneas crecieron rápidamente.
El jardín tiene orientación norte. Gracias al reparo de los árboles, las masas de hemerocalis y gramíneas crecieron rápidamente. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

  • Ubicación: Ququén, provincia de Buenos Aires.
  • Superficie: 6000 m2.

El costado de la casa conecta ambos jardines. Allí la plantación está compuesta por arbustos resistentes, como azareros, Viburnum tinus, formios y laurel de jardín (Nerium oleander).
El costado de la casa conecta ambos jardines. Allí la plantación está compuesta por arbustos resistentes, como azareros, Viburnum tinus, formios y laurel de jardín (Nerium oleander). Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Una vez construida la casa (orientada al sur para mantener el protagonismo del agua), con la ayuda del Grupo Jardín Necochea Quequén (al que pertenece Eileen), decidieron que el jardín miraría al norte. Así, hacia el tan querido río Quequén y su puerto, solo se ubicaron unos juníperos rastreros y unas cortaderas para enfatizar la vista. El lado opuesto alberga el jardín con sus diferentes rincones y lugares escondidos. Las plantas fueron casi una elección de la naturaleza, quedaron aquellas que sobrevivieron a los fuertes vientos de la zona. Otro desafío fue manejar el gran espacio, sectorizar y crear rincones.

Izquierda: Eileen Banks pertenece al Grupo Jardín Necochea Quequén. Su foco está puesto en el vivero. Derecha: Rodeado de un cerco de madera que estaba en desuso, Eileen creó un lugar hacer gajos y tener la huerta y la compostera.
Izquierda: Eileen Banks pertenece al Grupo Jardín Necochea Quequén. Su foco está puesto en el vivero. Derecha: Rodeado de un cerco de madera que estaba en desuso, Eileen creó un lugar hacer gajos y tener la huerta y la compostera. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Los Juniperus horizontalis y, más atrás, el cerco de Myoporum laetum permiten conservar la vista al río.
Los Juniperus horizontalis y, más atrás, el cerco de Myoporum laetum permiten conservar la vista al río. Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Aciertos del jardín

  • Dejar la vista franca al río, tan característico del lugar.
  • Trabajar en conjunto con el Grupo Jardín escuchando distintas opiniones y experiencias.
  • La elección de los árboles rústicos y de rápido crecimiento, como abedules, paraísos, sauces, pinos y grevilleas.

Izquierda: El vivero, donde Eileen produce gran cantidad de árboles y herbáceas: jacarandás y robles de semilla, distintas variedades de hemerocalis, persicarias, kniphofias, Veronica spicata y Solanum rantonnetii 'Royal Robe'. Derecha: Esta casita antigua de cemento, que guarda con cariño, se la re
Izquierda: El vivero, donde Eileen produce gran cantidad de árboles y herbáceas: jacarandás y robles de semilla, distintas variedades de hemerocalis, persicarias, kniphofias, Veronica spicata y Solanum rantonnetii 'Royal Robe'. Derecha: Esta casita antigua de cemento, que guarda con cariño, se la re Fuente: Jardín - Crédito: Inés Clusellas.

Para tener en cuenta

  • Si se comienza de cero, es importante conocer la orientación (ubicar el norte) y de dónde vienen los vientos predominantes.
  • Elegir las mejores vistas y, según el contexto, dejarlas libres o enfatizarlas con especies que las enmarquen.
  • Si se producen plantas nuevas, lo ideal es acopiarlas en lugares frescos y con sol de mañana, y armar un lugar de trabajo donde lo que prime sea la practicidad.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.