Rodrigo Figueroa Reyes: "La publicidad, tal como la conocimos, no va más"

Diego Sehinkman
(0)
13 de octubre de 2019  

Responsable de un montón de publicidades que quedaron en el imaginario colectivo, Rodrigo Figueroa Reyes es hoy CEO y fundador de FCB&FiRe, una agencia de publicidad que se dedica al advertainment, una palabra que define la conjunción de publicidad y entretenimiento. Es creativo publicitario, aunque aclara: "Cambió todo tanto la publicidad que hoy soy un comunicador en general, hago de todo un poco". Además, gracias a la influencia de su hijo montó una organización de e-sports, que busca "la profesionalización de los videojuegos".

-Si tuvieras que presentarte como el que hizo tal o cual publicidad o evento que quedó en la memoria de todos, ¿cuáles recordarías?

-Tal vez de la que más se acuerdan es la publicidad de Walter, la de Telefónica, que el tipo se había congelado en los 80. El actor era Daniel Hendler y decía: "Mamá, papá, ¿qué pasó?". Más actual te pueden decir: "Ah, es el hdp que hizo la carrera de autos en la 9 de Julio, que paró la ciudad como un mes entero, el quilombo del TC 2000". Eso fue en 2012 y 2013. Me acuerdo de que en su momento le dije a Macri: "Vos tenés que tener un evento peronista". Él me miraba y me decía: "¿Por qué?". "Porque el kirchnerismo hizo lo del Bicentenario, los tipos saben cómo manejar la calle. Vos tenés que armar algo para que la gente salga a los balcones". Y lo compró. También hice en el '98 un comercial de Oreo con dos hermanos, uno con síndrome de Down. Fue muy conocido en el mundo publicitario. Ese es como que ganó el Grand Slam de la publicidad, todos los premios. Hace 20 años era una locura eso.

-¿Qué es lo que más te entusiasma hacer ahora?

-El mundo de los e-sports. Para mí es mucho más que chicos jugando, es medio una revolución. Los e-sports son los juegos electrónicos, la evolución de los videojuegos. La e es de electronic y sports de juegos. Vos tenés el mundo del gaming. De ese mundo, podríamos decir que los e-sports son la Fórmula 1 y el gaming son los coches de calle. El gaming es cualquier persona jugando al Candy Crush, o tu sobrino que juega al FIFA en el living, o alguien que juega con su hijo al Fortnite.

-¿Y los e-sports?

-Los e-sports son la profesionalización del gaming. Son equipos que juegan torneos, tienen psicólogos, nutricionistas, entrenadores, analistas deportivos, donde cada jugador cumple un rol. Hay equipos que tienen cinco jugadores, como en el Counter-Strike. El Fortnite es de a uno, de a dos o de a tres. Usan camiseta, tienen representantes y los jugadores cobran sueldos.

-Y en ese mundo de los e-sports hay un jugador de 19 años, muy famoso en el ambiente, que se hace llamar Hydr4: tu hijo Jerónimo.

-Sí, es Hydr4 en el mundo de los e-sports. Es profesional. ¿Viste que se ponen nombres? En vez de ser Cristiano Ronaldo o Neymar Jr. o Ronaldinho, es Hydr4. Él hace tres cosas: es jugador profesional de Fortnite; es streamer, o sea, transmite en vivo y en directo todos los días a través de Twicht, que es el canal de streaming; y a su vez, es creador de contenido porque tiene un canal de YouTube con 120 mil suscriptores, donde él sube sus tutoriales y les enseña a los chicos a jugar.

-¿Cómo tomaste el hecho de que Jerónimo, en vez de decirte "me voy a probar a River" fuera jugador profesional de e-games?

-[Se ríe] Mirá, yo estoy separado de Luz, la madre, pero nos llevamos muy bien. Luz me decía: "Pero, ¿no va a estudiar algo serio?" Y yo le decía: "Ya se le va a pasar". Hasta que un día, Jerónimo se plantó y nos dijo a los dos: "Yo quiero ser profesional de esto". Y ahí sí tuvimos un momento de zozobra. Pero nos explicó tan bien lo que él quería y cómo funcionaba ese mundo que yo terminé montando FiReSPORTS, que es una organización de e-sports. Compré un equipo, monté una gaming office, que es un centro de alto rendimiento dentro de mi oficina, con seis puestos con máquinas tremendas.

-Te compraste un club de fútbol...

-Exacto. Pero me llevó mi hijo a esto, porque yo no tenía idea. Jerónimo me dijo: "Cuando me retire como jugador, en unos años, a los 24 o 25, quiero estar en una organización de e-sports". Yo le dije que yo podía ir montando todo y él me sugirió que fichara a un determinado equipo. Lo genial es que él me está llevando a reconvertirme en mi propio negocio, porque la publicidad, tal cual la conocimos, no va más.

-Puede sonar antiguo, pero, ¿es saludable un chico enfrente de una pantalla 10 horas por día?

-Dicen que no. Yo lo veo a Jerónimo, y tiene una pasión tan grande que me hace acordar a mí cuando quería ser publicista. Estaba tan apasionado que al final pasaba 8 o 10 horas frente a un bloc escribiendo ideas, y después frente a una computadora. En el fondo, es lo mismo, ¡no jodamos! ¿Cuánto tiempo pasamos todos frente a una pantalla?

-Así que encontraste un nuevo punto de encuentro en el vínculo con tu hijo a partir de su pasión, que termina siendo también la tuya.

-Yo laburo en publicidad, escribo, me manejo en las redes sociales e hice mi nombre a mí manera, pero acá la figura es él. Yo acá me corro. Yo soy un facilitador para él, sus amigos, su ecosistema, pero yo no me voy a poner adelante. El otro día alguien le quiso hacer una chicana y le dijo: "Vos sos todo lo que sos gracias a tu viejo". Entonces Jerónimo estaba mal y me encaró: "Papá, mirá lo que me dijeron". Entonces yo le contesté: "¿Vos por qué estás más enojado? ¿Porque creés que es así o porque te jodió?". Me respondió: "Bulling hay siempre, lo que me importa es lo que vos pensás. ¿Vos creés eso, papá?". Y yo le dije: "Te voy a detallar todo lo que vos hiciste por mí en esta nueva etapa para redescubrir un poco mi pasión". Se lo conté todo y me dijo: "Era lo único que necesitaba".

-Resolviste con una buena frase el conflicto de identidad y autoestima de tu hijo.

-Vos que sos psicólogo: si vamos para atrás, esta es la historia de mi viejo con mi tío. Mi tío era Hernán Figueroa Reyes, un cantante de folclore muy conocido. Y mi viejo era el hermano. Su gran trauma fue que le preguntaran toda la vida: "¿Qué sos de Hernán Figueroa Reyes?" Entonces, en mi familia yo mamé ese trauma. Lo charlé en terapia millones de veces. Hoy día no es un problema, pero cuando vos te crias en una casa en la que tu viejo te transmite que es un drama... Yo estoy feliz de que mi hijo no sea publicista, porque si no, sería el hijo de Rodrigo Figueroa Reyes. Y no: hoy yo soy el padre de Hydr4. ¡Es genial!

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.