Ruidos nada molestos

Acaba de salir Paisajes , un mini CD que marca la primera experiencia local de Pablo Reche con el disco. Exponente del ruidismo, será telonero del dúo alemán Laub, que toca mañana en Niceto
(0)
9 de mayo de 2003  

Reche hace ruido y no es un juego de palabras. Cultor de un sonido que la mayoría de los mortales no se animaría a tildar de música, lo suyo es una cruza entre el laboratorio de un científico electroacústico y la sensibilidad de quien creció yendo a conciertos de rock. La rama más radical de la electrónica o, para intentar una definición, una organización no convencional del sonido para crear determinados paisajes.

Precisamente, Paisajes se llama el mini CDR que acaba de editar el sello patagónico Aerodiscos y que también lanzó recientemente las novedades de Alfredo García ( Loopastic ), Belmonte.Burguener( video.música electrónica ) y Juan Sorrentino ( Electroliving ). El músico de Quilmes (al fin y al cabo también es el Sur), principal cultor local del ruidismo, tiene una decena de discos editados en sellos especializados de Alemania y España (en 2000 se presentó en el prestigioso festival Sonar) pero recién ahora presentará su material puertas adentro. "Es que yo no edito mi música -aclara Reche-. Busco quien la publique, la distribuya y la difunda. Por el tipo de propuesta es más sencillo que se edite afuera, en sellos especializados, que son pequeños, pero que forman parte de una red que reúne esta música."

Del auditorio a la disco, la propuesta en vivo de Pablo Reche cambia, muta, se transforma y se adapta, pero en el fondo persigue el mismo objetivo: inducir al público a una experiencia física. "Yo preparo un set pero improviso mucho. También la performance depende del lugar. Tanto lo que voy a hacer con Tripnik (esta noche, a la 0, en el Noise Club de El Dorado, H. Yrigoyen 947) como mi set en Klangscape (ver recuadro) está acotado al ámbito, donde la gente está parada y, básicamente, está esperando por la llegada del DJ. Mi intención, siempre, es recrear un viaje, pasar por distintas etapas. Lo voy armando, veo la respuesta de la gente y decido en función de eso. En un auditorio, en cambio, puedo plantear la idea de concierto y llevar el material más cerrado, menos librado a la improvisación, con un principio, un desarrollo y un fin."

Más cerca del rock que del conservatorio, así se define Reche. "A mis temas les digo canciones. Aunque por el tipo de estructuras tenga más que ver con la música concreta, yo no tengo esa formación. Yo crecí escuchando a bandas y asistiendo a conciertos de rock y eso me nutre mucho más que los formalismos de la música electroacústica. Yo hago una mezcla y utilizo la computadora para pegar los sonidos de ambiente que grabo y proceso, el típico trabajo que hacía con cinta, en los años 50, Stockhausen."

El viento, un río o la fritura de los vinilos, todo puede ser materia prima para los paisajes sonoros que propone el señor noise . "Lo paso al sampler y ahí empiezo a trabajar. Una técnica que utilizo mucho, que viene de la música concreta, es microfonear el ámbito en el que se lleva a cabo una conversación, poner un micrófono cerca del lugar de la charla y otro bastante alejado. Entonces, juego con los volúmenes, porque el que está cerca, obviamente, captará el diálogo y el otro las voces desde lejos pero, principalmente, el sonido del ambiente: si pasa un colectivo, si se cae un objeto... La mezcla de eso es la materia prima con la que empiezo a trabajar y no, ni identificable ni específica. Lo que me interesa es la textura sonora. Es ensayo y error, grabo, proceso, escucho y cuando encuentro un sonido que me llama la atención empiezo a modelar la canción."

Yo también enciendo la licuadora y digo que hago música . Esa es una de las frases que más escuchó Reche a lo largo de su vida artística y él, lejos de enojarse, tiene claro que la convención de la inmensa mayoría dictaminó que el ruidismo no es música. "Yo trabajo con los sonidos con una especie de secuenciación , de armado del tema. La licuadora en funcionamiento es sólo eso. Ahora, utilizar su sonido, cortarlo, modificarlo y procesarlo es otra cosa. Yo adhiero a muchos de los conceptos de los futuristas. Ellos luchaban contra la música establecida y, en parte, yo hago lo mismo."

Klangscape

  • Con el nombre Una noche Berlín en Buenos Aires , mañana, a las 23, en Niceto (N. Vega 5510; $ 15) se presentará el dúo alemán Laub, integrado por la cantante Antye Greie-Fuchs (también a cargo de sampler y ritmos) y Jotka (programación, laptop y guitarras), precedido por nuestro Pablo Reche. Luego, la DJ berlinesa Ellen Allien, fundadora de Bpitch Control y residente por años, entre otros clubes, de los prestigiosos Bunker, Elektro, Tresor, mostrará de qué se trata su última producción, Berlinette , en donde se aleja del techno de sus orígenes para abrazar la canción electro-pop. El ciclo, que comenzará hoy, a las 20, en el Goethe Institut (corrientes 319) con entrevista y workshop con Greie-Fuchs, tendrá dos paradas más en agosto y en noviembre.
  • ADEMÁS

    MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

    Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.