srcset

Coronavirus en la Argentina

Secretos de cuarentena. Florencia Raggi: "No me es fácil tener a mis hijos lejos en esta situación"

Mercedes Funes
(0)
27 de marzo de 2020  • 14:25

El tiempo puertas adentro, en casa, ya sea solos o en familia nos deja tiempo para pensar, recordar y relajarnos. Nos distendemos mirando vivos en las redes, jugando o curioseando online y de tanto dejarnos llevar hasta perdemos los filtros. Momento ideal para "sacarse el piloto automático" de la cabeza, ir más allá y compartir algún secreto. Hoy Florencia Raggi se anima a contar el suyo.

Atravesar la cuarentena

Como a todos, a Florencia Raggi le quedaron proyectos en suspenso y afectos alejados cuando la Argentina declaró la cuarentena total en prevención por la pandemia mundial del Coronavirus. Hacía unas semanas que estaba en el Uruguay por unos trámites, con su marido desde hace 20 años, Nicolás Repetto, y sin sus hijos, Renatta (22) y Francisco (19).

También tenía fecha para festejar uno de los mayores reconocimientos a su carrera como actriz, la nominación a los premios Platino –del cine Iberoamericano– por su actuación en la serie sobre la vida del boxeador y femicida Monzón, pero la "ceremonia se pospuso hasta nuevo aviso o sin nuevo aviso…", aclara y agrega en alusión a la temática de la serie: "Me preocupa muchísimo qué se hace y cómo se cuida a las mujeres vulnerables que quedan encerradas con sus victimarios en esta situación". Además los cambios por la pandemia afectaron a un par de proyectos de televisión que por ahora, con las productoras cerradas, "están en veremos", cuenta por Whatsapp.

–Estabas en tu casa de Uruguay cuando comenzó la cuarentena, tus hijos en Buenos Aires. ¿Cómo llevás esa distancia obligada? ¿Qué hacen con Nico en estos días de aislamiento?

–No me es nada fácil tener a mis hijos lejos en esta situación, ellos estaban por viajar a Uruguay cuando cerraron la frontera, y luego nosotros decidimos que ninguno se moviera, por prevención. Igual, trato de encontrarle el lado positivo y la verdad es que ellos ya son adultos y se la están arreglando muy bien... y yo tenía que aprender a soltarlos también un poco.

Antes de la cuarentena con Nicolás Repetto y sus hijos
Antes de la cuarentena con Nicolás Repetto y sus hijos Crédito: Gentileza Instagram

Con Nico la rutina no cambió mucho. Nosotros estamos acostumbrados a estar solos y mucho tiempo juntos. Lo que sí se le agregó, fueron todas las tareas de la casa, que nos repartimos.

–Ibas a viajar a México por tu nominación a los Premios Platino. Tu papel en la serie Monzón fue muy particular: por momentos muy cercano al feminicidio, y por momentos también era la que tenía que marcar lo que había hecho, pese a ser quien era. Ahora por la cuarentena muchas mujeres van a quedar encerradas con sus victimarios, lo que para ellas es un riesgo más…

–Las mujeres en esta situación me preocupan muchísimo. ¿Qué se hace? ¿Cómo se las cuida? También me preocupa muchísimo cómo se cuida a la gente que cobraba por día y no está pudiendo trabajar, a la gente que vive en situaciones muy precarias ¿cómo se la cuida?

Florencia Raggi y sus días de cuarentena

00:44
Video

–¿El aislamiento te pone más reflexiva?

– Sí… me he puesto más introspectiva, volví a meditar y todos mis ejercicios de sanación los estoy haciendo con más frecuencia. También sigo los vivos y las prácticas que se están ofreciendo online, que me parecen un aporte valiosísimo. Esto me trajo del pasado algunas cosas, y estoy reviviendo lo que sentía cuando estaba embarazada, que era la imperiosa necesidad de mantenerme calma y muy conectada conmigo misma , porque pienso que si yo me estoy cuidando, también estoy cuidando a los demás.

Mi secreto

Recuerdo, en estas circunstancias en las que estoy todo el día cocinando sin parar –¡y he mejorado mucho mi cocina!–, que cuando empezamos a estar con Nicolás, me quise hacer la agasajadora y le cociné unos ñoquis caseros sin tener mucha idea de cómo se hacían. Y dicho y hecho, estuvieron en la cacerola cuarenta minutos mientras yo decía que ¡todavía les faltaba! Pobrecito, se los comió después todos gomosos. Otro día también le hice una tarta de zapallos, estábamos instalados acá en Uruguay, y dije: "Voy a hacer una tarta de zapallos"... y la hice ¡con cáscara y semillas! ¡Un espanto! Estábamos él, un amigo de él y yo. Y bueno… había que separar las semillas y la cáscara para poder comerla. Por suerte, en estas épocas de aislamiento, mi cocina ha mejorado de manera notable.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.