Silicio contra carbono: un superclásico cada vez más popular

Santiago Bilinkis
Santiago Bilinkis PARA LA NACION
(0)
3 de marzo de 2019  

Hace tiempo que las inteligencias artificiales (IA) pueden vencer a los mejores jugadores humanos en casi todos los juegos. Después del gran impacto de la victoria de AlphaGo contra el múltiple campeón mundial de go , numerosos grupos de investigación y empresas continúan entrenando máquinas para reeditar en otras áreas el cada vez más popular superclásico de "Silicio contra Carbono".

El año pasado, científicos de la Universidad Carnegie Mellon probaron una IA especializada en jugar al póquer poniéndola frente a frente con cuatro jugadores profesionales. Este juego resulta especialmente interesante porque, a diferencia del ajedrez o el go, en que ambos pueden ver el tablero y evaluar todas las posibilidades, el póquer es un juego de información limitada: conocés tus cartas, pero no las de tus rivales. Todos los jugadores de alto nivel saben calcular a la perfección las probabilidades que les ofrece su mano. La diferencia la marca la capacidad de manejar el engaño, leyendo la cara de los demás y disimulando la propia. La clave es saber cuándo irse al mazo, cómo ocultar cuando tenés mucho juego y también cómo y cuándo subir la apuesta sin tener nada. ¿Podría una IA vencer a los mayores expertos en el juego del engaño? El resultado fue claro: después de varias sesiones ¡la computadora terminó arriba en 1,7 millones de dólares! Felizmente, el dinero era ficcional.

Lo bueno es que al menos las máquinas se dedican a jugar, en vez de meterse con cosas más serias, como nuestros trabajos… ¡Ah, no! ¡Pará un momento! También el año pasado una compañía israelí enfrentó una IA preparada para analizar contratos legales contra una selección de 20 de los mejores abogados de Estados Unidos. ¿Estás seguro de que querés saber el resultado? La máquina obtuvo una precisión del 94% en su análisis, superando al 85% logrado por los humanos. Igualó el puntaje del mejor, superando a 19 de los 20. Pero eso no es todo: lo que a los especialistas les tomó en promedio más de dos horas y media, la computadora lo hizo en… ¡26 segundos! Pero todavía no llegaron al techo: recientemente recibieron 12 millones de dólares de inversores para continuar mejorando el sistema.

Ok. Tal vez puedan meterse con los empleos, pero nunca podríamos terminar como Terminator: los que manejamos las armas somos nosotros, ¿cierto? Parece que no: una empresa estadounidense enfrentó su IA preparada para manejar jets de guerra frente a uno de los pilotos militares más experimentados de la Fuerza Aérea de ese país. Felizmente el match fue en un simulador, porque todos los enfrentamientos terminaron de la misma manera: con el avión conducido por el humano derribado una y otra vez por los ataques de la máquina.

En fin… Si no vamos a poder confrontarlas por la fuerza, deberemos hacer como Mendieta y negociar. O tal vez no: en agosto de 2018 se llevó a cabo la novena edición de la competencia de agentes automatizados de negociación. Allí, la ganadora fue una IA creada por investigadores de una universidad de Teherán, Irán. ¡Parece que Silicio anda de racha en el clásico!

Dado eso, quizá sea mejor entretener a las máquinas con juegos así las mantenemos distraídas. ¿Qué estará haciendo por estos días el superjugador de póquer? ¡Uh! Parece que consiguió trabajo: justo el mes pasado fue contratado por el Pentágono por $10 millones de dólares como estratega de guerra.

Game over.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.