srcset

Calidad de vida

¿Somos apreciativos? El desafío de no focalizar en las fallas y dar más valor

Carina Durn
(0)
19 de diciembre de 2018  • 00:24

Emprender, ser más productivos, triunfar, obtener mayor bienestar y alcanzar la tan cotizada paz interior; miles de hombres y mujeres alrededor del mundo se levantan cada mañana con ese anhelo y, en el camino hacia sus conquistas, buscan sus respuestas en libros, terapias, charlas y nuevas tendencias que puedan acercarlos a sus metas. De esta manera, en una era en donde pareciera que existe una exigencia por mantenernos siempre positivos, empoderados y emprendedores, a veces la frustración derivada de esta presión puede resultar mayor cuando no se hallan las formas para lograrlo.

"Si bien hay numerosos estudios que muestran una estrecha correlación entre los índices de felicidad de las personas y, por ejemplo, los niveles de creatividad e innovación, la salud mental o la construcción de lazos más saludables, también es cierto que en los últimos tiempos las personas sienten una mayor obligación a ser felices y esto ha llevado también a que muchos se sientan profundamente infelices", explica Laura Isanta, diplomada en Psicología Positiva, especialista en Apreciatividad e Indagación Apreciativa y formadora en varias de las principales empresas e instituciones del país.

"Tanto la felicidad como la apreciatividad funcionan cuando las personas las eligen legítimamente como una búsqueda personal y no como un mandato social impuesto. La apreciatividad está inmersa en la mayoría de las tendencias que apuntan a mejorar la calidad de vida, aunque estas tendencias no se ocupan específicamente y solamente de desarrollar y hacer crecer esta capacidad. Conocer, entrenar y practicar la apreciatividad es ir a la esencia, es como aprender la receta básica del pan para luego lograr con ella infinidad de formas y sabores diferentes", continúa.

Laura Isanta, autora de "La apreciatividad. El arte de apreciar lo valioso".
Laura Isanta, autora de "La apreciatividad. El arte de apreciar lo valioso".

La Apreciatividad

La Indagación Apreciativa es una metodología creada por David Cooperrider que no destierra lo negativo, aunque sí está basada en enfocar lo que se desea ver crecer en las personas y las organizaciones y no en reparar y destacar lo que no se quiere tolerar más. La Apreciatividad implica una filosofía de vida que puede entrenarse con prácticas específicas y que, si esto se hace sostenidamente, puede incrementar las capacidades de aprecio y valoración de las personas en todos los ámbitos de la vida.

Luego de años de experiencia con este enfoque en empresas y grupos, Laura Isanta creó el método ACOM, que es el acrónimo de apreciatividad conmigo, con otros y con el mundo, y que representa los dominios para ayudar a las personas a mejorar sus actitudes y habilidades apreciativas para que predominen por sobre nuestras tendencias a focalizarnos en las dificultades de la vida, los errores y en lo que se está secando, sin por ello negar la realidad ni las emociones que nos toca atravesar.

"He observado que las personas pueden ser mas o menos apreciativas con sí mismas y que estos niveles de aprecio afectan a sus niveles de autoestima y autoconfianza. También que pueden serlo con las personas de su entorno y que esto afecta muy directamente a la calidad de sus relaciones. Por último, que también ejercemos una mirada apreciativa con nuestro mundo alrededor y las circunstancias de la vida, algo que tiene injerencia directa en la cantidad de oportunidades que somos capaces de capturar a diario. Estos 3 dominios de desarrollo de la apreciatividad y sus desencadenantes afectan a nuestro bienestar, ya que están estrechamente ligados a los principales elementos que la ciencia ha observado en las personas con mayores índices de satisfacción con la vida: autoestima, relaciones saludables y logros", explica la autora de La Apreciatividad, el arte de percibir lo valioso (Granica 2018).

Solemos ser indiferentes a nuestro entorno.
Solemos ser indiferentes a nuestro entorno. Crédito: Gustavo de Feo

La mirada apreciativa en lo laboral

Según los reportes de diversas empresas embarcadas en el desarrollo apreciativo, hay evidencia de mejora del clima laboral, aumento de mayor confianza y cercanía entre las personas, mayores habilidades para reencuadrar escenarios complejos y encontrar nuevas maneras de transitarlos efectivamente; así como aumento de la resiliencia y la tolerancia a la incertidumbre. Se incrementan, además, los niveles de bienestar y felicidad laboral y el desarrollo de competencias efectivas.

Por fuera de las empresas, por otro lado, una de las grandes problemáticas de todas aquellas personas que quieren adentrarse en el desafío de emprender, es la de combatir la parálisis que provoca la mala administración de los tiempos y que influye en la motivación y la autoeficacia. Según Isanta, la autoeficacia tiene correlación directa con la percepción que una persona tiene respecto de sus capacidades para enfrentar o resolver una situación. Y el aprecio y la valoración que una persona siente hacia sí misma modifica la autoevaluación de sus capacidades. Así, las prácticas apreciativas le permitirían a las personas tomar mayor conciencia de sus talentos y fortalezas, equilibrando la tendencia más habitual de focalizarnos en las faltas y debilidades.

"La apreciatividad es acción, es decir que no solo se trata de apreciar y valorar algo. La persona con Inteligencia Apreciativa, constructo creado por Tojo Thatchenkery y Carol Metzker, tiene una característica muy importante que la distingue: la de ver cómo el futuro se despliega a partir del potencial del presente, es decir no solo es capaz de apreciar y valorar un recurso, oportunidad o potencial, sino que es hábil para diseñar los pasos para que estos se manifiesten. El solo hecho de ser capaces de imaginar futuros positivos e inspiradores es muy motivador. Las imágenes de futuro que construimos en nuestra mente son las responsables de nuestros actos del presente, con lo cual si una persona está desmotivada e indagamos en lo que profundamente cree que va a ocurrir veremos una estrecha relación entre estas proyecciones y sus comportamientos del presente", afirma Isanta.

De esta manera, y según la autora, lo que motiva a los emprendedores a ponerse en marcha es una fuerte imagen inspiradora. Los emprendedores motivados no son aquellos capaces de ver las semillas sino los que cuando las ven pueden ya imaginar el árbol y sus frutos. Son personas capaces de ver e imaginar lo que otros no ven. Este es el gran atractor e impulsor de los emprendimientos, la imagen positiva de un futuro, cuando esto decae, decae la motivación y la autoeficacia y con ella las posibilidades de que se alcance el objetivo.

"No se trata de ponerse anteojos rosas o de endulzar nuestros sueños sino de ser conscientes del poder que ellos tienen; por ello es altamente recomendable detenernos a observarlos e intervenir en ellos para alcanzar no solo nuestros proyectos sino hacerlo de manera más saludable. Aerodinámicamente la abeja no está preparada para volar pero por suerte la abeja no lo sabe. Los emprendedores tienen mucho de esto, tal vez no tengan las condiciones ideales para volar, pero por suerte sus sueños no están enrarecidos con estos pensamientos y emprenden vuelo", continúa.

¿Somos realmente apreciativos? La presión por ser felices y el arte de valorar
¿Somos realmente apreciativos? La presión por ser felices y el arte de valorar

La importancia de la autoestima

Sin embargo, todos los especialistas coinciden en que, sin el desarrollo de una autoestima sólida, difícilmente los escenarios del buen augurio cobren protagonismo. La autoestima parte de la confianza en la capacidad de pensar y de enfrentar los desafíos básicos de la vida. Es saberse capaz de producir el resultado deseado, así como de tener el derecho a ser feliz; también a poseer el sentimiento de saberse respetable y tener la capacidad de gozar del fruto del esfuerzo.

Así, el nivel de autoestima se coincidirá con la habilidad para sobreponerse con mayor rapidez a las dificultades. No garantiza el ahorro de ansiedades o depresiones, pero nos prepara mejor para afrontarlas y superarlas.

"Las dificultades de la autovaloración se ven comprometidas por componentes internos y componentes externos, donde la mirada propia sobre uno mismo se construye en un ida y vuelta junto a la mirada de las personas que nos rodean. Especialmente las personas significativas de nuestra vida", agrega Laura Isanta.

"Las personas podemos vivir con bajos niveles de calcio, pero esto reduce nuestros niveles de salud; la autoestima también tiene un valor de supervivencia, ya que su relativa ausencia altera nuestra capacidad de funcionar. No moriremos por la autoestima en forma directa, pero si nos puede llevar a la muerte por sobredosis, imprudencia al manejar o permanecer al lado de un cónyuge abusivo. En este sentido, la apreciatividad es una gran aliada que nos ayuda a comprender el funcionamiento de la autoestima y a diseñar y ejercitar prácticas que faciliten su desarrollo. Es decir que nos abre a mirar cuánto nos valoramos y a ver cuánto de nuestra vida personal y laboral se ve afectada por ello y a hacernos activos responsables de su desarrollo", concluye.

ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.