Tomás Abraham

Mientras el último libro de este filósofo,nuestro licenciado en la Sorbona -La empresa de vivir-, continúa despertando gran interés, está por reeditarse su primer libro: Pensadores bajos y otros escritos
(0)
29 de octubre de 2000  

1. ¿El nuestro es un país de filósofos?

-No, abundan más los poetas. Sin hablar de los psicoanalistas y los actores...

2. ¿Cuándo es imprescindible la mentira?

-¡Cuando no se quiere decir la verdad!

3. ¿Por qué las presentaciones literarias suelen ser un plomo?

-Porque carecen de sentido del humor.

4. ¿Tuviste más tropezones que caídas?

-Muchos más. Soy un poco torpe, pero me levanto antes de llegar al piso.

5. ¿Ducha rápida o baño de espuma?

-Baño... pero sin espuma.

6. ¿Qué filosofás ante una mujer bella?

-Ante una mujer bella, no filosofo nada. Y mucho menos me hago el inteligente: más bien me oculto para mirarla.

7. ¿La resignación es una gran virtud o un peligro?

-A veces puede ser un acto de coraje, otras de cobardía. ¡Depende a lo que haya que resignarse!

8. Hace 10 años, ¿tenías más o menos problemas que ahora?

-Mmm... Eran diferentes. Pero más que de problemas, hablaría de pensamientos y experiencias.

9. ¿Qué le agradecés a tu analista?

-Tuve varios, y no es tanto lo que tengo que agradecerles. En algunos casos la terapia fue importante... y en muchos otros fue una cruel pérdida de tiempo.

10. ¿Se sigue aprendiendo filosofía en los cafetines de Buenos Aires?

-Nunca entendí la relación café-filosofía. Pero creo que no hay lugares donde la gente discuta sobre lo que lee, porque ya casi no lee.

11. ¿Cómo te sentís en un aeropuerto?

-Aterrorizado. Y expectante. Volar me da miedo, así que me entretengo mirando las valijas de la gente y la ropa que eligió para viajar.

12. Y frente a los alumnos recién estrenados, ¿qué pensás?

-Pobrecitos, me dan ganas de meterlos en el microondas para que se terminen de cocinar.

13. Tus lujos, ¿cuáles son?

-Tengo un pijama de seda china color verde Shanghai y un gorro de dormir con pompón.

14. ¿En qué lengua harías una declaración de amor?

-En latín, que es una lengua muerta.

15. ¿Y un tratado sobre metafísica?

-En húngaro, nada más que porque lo sé hablar.

16. En otra vida, ¿te ves como juglar o mecenas?

-¿Por qué tan pocas opciones? ¿No me puedo ver como odalisca?

17. ¿Qué personaje de un cuadro elegirías ser?

-Un burro de un cuadro de Fader, sólo para que me bañe su luz.

18. ¿Los bigotes de Nietzsche o el gol de Diego a los ingleses?

-Las atajadas de Chilavert, que reúne a esos dos genios.

19. ¿Qué es la risa?

-Un espasmo estomacal que le hace bien al alma.

20. ¿Cuántas botellas tiraste al mar?

-Una.

21. ¿Te atrapó alguna medicina alternativa?

-No, hasta ahora recurro a la alopatía. Pero si hablamos de sanar el espíritu, sí: estuve en un templo budista.

22. ¿Escribiste cartas que nunca enviaste? -No me gusta escribir cartas. Los mails siempre los mando.

23. ¿Internet cambió tu vida?

-Sí, me sirve para obtener más rápido la información que necesito para mis libros.

24. ¿Te colgarías a chatear con un danés?

-¿Con un gran danés? No, me da impresión...

25. ¿Odiás que te pidan libros prestados?

-Que me los pidan, no; odio prestarlos.

26. Tanta búsqueda de alquimistas y guerreros de la luz, ¿a qué la achacás?

-Creo que ahí se junta la necesidad metafísica de curiosear sobre el misterio de la existencia con el miedo al dolor.

27. ¿Se puede tener nostalgia de lo que nunca se vivió?

-¡Claro! Muchas veces extrañamos no lo que vivimos, sino lo que hubiésemos querido vivir.

28. ¿Sos conductor o peatón?

-Conduzco, pero soy peatón de alma. ¡Caminar es una fuente de energía, y además nutre la vista!

29. ¿A qué escritor volvés siempre?

-A Gombrowicz. Y a Foucault.

30. ¿Qué te pone de buen humor todavía?

-Despertarme por las mañanas y acostarme por las noches. ¡Vivir!

31. La música que no podría faltar en tu fiesta.

-¿En mi fiesta? Timidez, de Emanuel Ortega. Pero en mi espíritu...

No podrían faltar Bob Dylan y Billy Hollyday.

32. ¿Cada tanto te escapás hacia Utopía?

-Sí, no sabés las que armo allá.

33. ¿Qué opinás de espiar la vida cotidiana de desconocidos por TV?

-No lo haría jamás. Mi voyeurismo no es tan planificado...

34. ¿Con qué programas te enganchás?

-Con el fútbol, porque ya no hay programas que me enganchen, como el de Juana Molina o Cha-cha-cha.

35. ¿El amor es agudo, equilátero u obtuso?

-Es una geometría compensada. Siempre es obtuso; a veces es agudo; y casi nunca equilátero.

36. Y el de corte romántico, ¿se irá de la historia como vino?

-El amor romántico es la base del matrimonio; si no, volveríamos a la compraventa de nupcias. Pero para el romanticismo, el amor ideal es el imposible y por eso tantos matrimonios fracasan.

37. ¿Es cierto que legiones de alumnas suspiraron por vos?

-Espero que no, porque no me gusta la palabra.

38. ¿Cuál es tu mayor miedo?

-Que me violen en una esquina los hinchas de San Lorenzo.

39. En la Argentina, ¿ tenemos más anécdotas que mitos?

-De cada mito salen cientos de anécdotas. Así que siempre son más.

40. ¿Conocés un sistema para salir del laberinto?

-Hay uno: enamorarse de Ariadna.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.