Un curioso hallazgo arqueológico demuestra la corrupción de un emperador romano hace 2000 años