Una pareja sin ingresos suficientes creó un negocio con cordones y 600 puntos de venta en el mundo