srcset

Hábitos

Vacaciones en casa. Terrazas, fondos y balcones, protagonistas de la temporada

Vivian Urfeig
(0)
30 de octubre de 2020  

Muchas familias ya tenían resueltas las vacaciones. Octubre fue tradicionalmente el mes para cerrar alquileres, comprar pasajes y elegir destinos. Pero la pandemia puso en jaque las previsiones y la temporada 2021 llega con un gran signo de interrogación. Según una encuesta de Kantar, el 61% de los argentinos no piensa tomarse vacaciones este año. Así, crece la idea de pasar el verano en casa y dejar los viajes para otro momento y muchos destinan esos ahorros a equipar patios, fondos, balcones y terrazas. Refacciones pendientes y gestión de sombra son algunas de las actividades que están creciendo. La construcción de piletas triplicó la demanda. Cuando el último 18 de octubre el termómetro marcó 33°, las consultas sobre piletas Pelopincho aumentaron más del 100%. Lo mismo ocurrió con los equipos de aire acondicionado, toldos, ventiladores y sombrillas de pie. "Hace años que estamos en esta casa y recién ahora nos decidimos por la pileta. Estuvimos en lista de espera y fue muy difícil conseguir los materiales. Tuve que comprar accesorios para el filtro en Tucumán por falta de stock", dice Rubén, que vive en Lanús. "Era mucha inversión solo para usar la pileta un par de meses. Pero los chicos metieron presión. Entonces invertí un poco más e incorporé un jacuzzi. Así justifico el dinero del viaje a Brasil".

A Bernardo Unsain, de 43 años, le pasó algo parecido. Logró abrir los pasajes para El Calafate, pero ante la imposibilidad de confirmar fechas y alojamientos, este profesor de educación física resolvió una deuda pendiente: "En enero arrancamos la pileta, no conseguí turno antes por faltante de bombas. El terreno es grande y en 15 días me prometieron que queda lista". Bernardo es papá de Felipe (9) y Martina (6) y optó por el modelo de 7 metros de largo por 3 de ancho, con playa húmeda, una superficie lateral de apenas 0,40 centímetros de profundidad, ideal para que los chicos jueguen sin peligro.

Punta Terraza

El destino de buena parte de los porteños, sobre todo de los que viven en PH (propiedad horizontal), podría bautizarse Punta Terraza, una tipología que sin dudas sumó adeptos durante la pandemia. Por la amplitud de sus espacios y las opciones de aire libre propio estos pequeños oasis urbanos presentan una contracara: las terrazas son ventosas y muy soleadas. "Hacer un asado era una expedición, implicaba subir y bajar veinte veces. En plena cuarentena se rompieron los caños del lavadero y, ante la incertidumbre de las vacaciones, decidí colonizar la terraza con un espacio techado y una situación de living pensada para compartir con amigos", explica Valeria Dultizky, diseñadora gráfica. La idea que nació para promover la socialización se resignificó durante el aislamiento. "Esta posibilidad juega muy a favor de la salud mental y la convivencia. Me dio la oportunidad de compartir con Vicente (17) el proceso de armado y puesta a punto: compramos leña, ordenamos las plantas, remendamos la media sombra, armamos una huerta e instalamos ducha. Los viajes quedarán para otro momento. La arquitecta, Mara Steinberg, tuvo ideas geniales y mucha paciencia", confiesa Valeria, socia del estudio ZkySky.

Desde que visitó la casa de Frida Khalo en México, ella soñó con una terraza azul profundo, salpicada con macetas en rojo y amarillo. A Mariana Pittaluga, la cuarentena le dio tiempo para resolver la obra que tenía pendiente. Ya en agosto tuvo la certeza de que pasaría el verano en Parque Chas y no lo dudó: compró una Pelopincho y elevó la medianera, para lograr más intimidad a la hora del chapuzón. La autora del flamante libro Visiones sobre el rol social del diseño es profesora en la Maestría de Tipografía de la Universidad de Buenos Aires (UBA). El último fin de semana instaló la hamaca paraguaya y pintó a mano algunas palabras para darle un toque personal a su nuevo marco visual. "Espero estrenar la parrilla este verano y muero por recibir a mis sobrinos Ulises y Calixta, de 1 y 5 años, que extrañan mucho sus clases de natación", dice la especialista en Teoría del Diseño.

Valeria Dulitzky invirtió en un espacio techado para armar una situación de living
Valeria Dulitzky invirtió en un espacio techado para armar una situación de living Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Cichero / AFV

Las terrazas como nuevos sitios de encuentros familiares y sociales responden a una de las pocas certezas que los epidemiólogos imparten para reducir los riesgos de contagio. Aire libre, barbijo y distancia es, hasta ahora, la trilogía más efectiva contra al coronavirus. Estos espacios se adaptan a distintas situaciones de uso, son flexibles y se reconfiguran en pulmones verdes con recortes de cielo propio. Leandro Schnaider, bandoneonista del Dúo Rana, recicló pallets y los transformó en una huerta vertical. Lo que al principio surgió como una actividad para compartir con Pedro (8) y Olivia (4) adquirió status de tarea cotidiana. "Ahora tenemos la responsabilidad de cuidar los tomates, puerro, rúcula y cilantro. Subimos todas las tardes y para los chicos es un recreo salir de las pantallas. Pero sobre todo, estamos fascinados con el espíritu colaborativo que descubrimos en la Red de Huertas Ecológicas de Avellaneda, Sembrando Soberanía, que nos asesoran muchísimo. El entusiasmo nos llevó a armar nuestra propia compostera con materiales que teníamos a mano. Es muy interesante todo el proceso", dice el músico de Parque Patricios.

Santiago Marmorato instaló un deck junto a la pileta para maximizar el uso del jardín
Santiago Marmorato instaló un deck junto a la pileta para maximizar el uso del jardín Fuente: LA NACION - Crédito: Alejandro Guyot

Las composteras también pican en punta. Cada vez hay más público interesado en el cuidado del medio ambiente, sobre todo los chicos. Junto a los rincones de fuego registraron un fuerte crecimiento en ventas y consultas. Las dimensiones y peso reducidos, la facilidad de traslado y la conexión con la naturaleza son los factores más convocantes. "Uno de los mejores regalos de esta cuarentena es comprobar la magia del compost, tener el registro de la basura que producimos y tomar nota de lo que consumimos. Con los chicos decimos que las lombrices son nuestras nuevas mascotas", comenta Carolina Muñoz Agopian, al frente de @expcanguro, un sitio de juegos, experiencias y actividades para hacer en casa.

El aislamiento sumó más comidas en casa, más gestión de desechos y menos almuerzos en el trabajo. Según los diseñadores industriales Lucía Martínez, Pablo Bianchi y Darío Mercuri, al frente de Compas Composteras (www.micompas.com) "esta actividad funcionó como un llamado de atención sobre el origen de los alimentos y el cultivo. En cuarentena notamos un boom de huertas. Por eso diseñamos un sistema para pared, pensado para hierbas aromáticas y por la demanda, desarrollamos macetas para armar jardines verticales", confirman. Sus productos cuentan con el Sello Buen Diseño y se distinguen por la variedad de colores y la integración a espacios urbanos.

Rincones de fuego

Zonificar los espacios sociales al aire libre y generar áreas lúdicas y gastronómicas es una de las inquietudes que los estudios de arquitectura recibieron en las últimas semanas. Entre las ideas que marcan tendencia, los rincones de fuego resultan una opción viable, económica y fácil de instalar en patios, terrazas y jardines. Los fogones delimitan espacios y generan intimidad. Desde Entre Ríos, Walter Machuca cuenta su experiencia: "Nunca quise construir una pileta, pero la pandemia nos hizo desistir de las vacaciones. Finalmente cedí y sumé un rincón para tomar mates o ver el atardecer en familia acompañados de un fueguito", dice Walter, de 56 años.

Brisa Ríos y Felipe Arrillaga, estudiantes de Arquitectura, construyeron su primer fogonero en pleno invierno para alargar las tardes en el patio de su casa de Moreno. El boca a boca derivó en Llamas Whiland (@llamaswhiland), el emprendimiento que ya lleva diseñados cuatro modelos distintos de chapa de acero. "No solo sirve para cocinar sino que conecta a las personas, provoca momentos mágicos", dicen los autores. "Lo piden para que los adolescentes disfruten al aire libre con sus amigos en un entorno propio, para asados o un vinito en el balcón alrededor del fuego".

Pisar el pasto con los pies descalzos es otro de los aspiracionales de esta temporada. Requiere sus cuidados, pero le sube el precio a la relación aislamiento-naturaleza. Santiago Marmorato vive en un barrio cerrado de San Fernando, en una casa amplia con jardín y pileta, los comodines del verano. El administrativo ni siquiera llegó a definir las vacaciones: "No dudamos en usar ese dinero para mejorar el entorno de la pileta. Armamos un deck de 5 por 3 metros para instalar una mesa y sombrillas, así podemos ver a Baltazar (5) y Olivia (11) de cerca cuando juegan en el agua. Para optimizar el uso y el mantenimiento lo protegimos con Cetol", explica.

Los toldos completan el menú de dispositivos claves a la hora de lidiar con el sol y prolongar el tiempo al aire libre. La demanda de sombra, en alza, obligó a Diego y Leandro Cervera, de Toldos Argentina, a suspender las redes sociales. "No damos abasto, se triplicaron las consultas y hasta tuvimos que sumar más empleados", describen. Y subrayan una curiosidad: los pedidos de toldos para motor homes.

Nuevas formas de habitar

La reactivación de la construcción impulsó las reformas y arreglos pendientes. Desde el mes pasado los arquitectos retomaron la actividad a pesar de la incertidumbre, la falta de precios y materiales. En Luján, la arquitecta Adriana Grin proyectó una terraza en dos niveles. "Los clientes quisieron incentivar el uso del espacio y sumar una gran huerta en desniveles, gimnasio, jacuzzi y living exterior". En tanto, la arquitecta Macarena Fernández Speroni resolvió integrar la cocina al living de la casa de su hermano Benjamín, co creador del Festival Buena Vibra. "A partir de un gran mueble que contiene las funciones de la cocina proyecté una barra que sirve de nexo entre los ambientes. Se ganó amplitud, se mejoró la circulación y se optimizó la ventilación", señala.

Giselle Gutman y Mariana Lehrer proyectaron una terraza cubierta en un balcón de Palermo para generar un nuevo ambiente que también se aproveche en invierno: "Un cerramiento vidriado integrado al living", describen las arquitectas. Modo Vacaciones es la propuesta de Gustavo Yankelevich y Máximo Ferraro, interioristas, que alientan a "vacacionar en casa, transformando los cuartos en habitaciones de hotel". Y Marta Harff, creadora de Perfumum Bue, aconseja vaporizar los textiles y la ropa de cama con aromas macerados en alcohol al 70%: "Ventilar los ambientes y la ropa que usamos al entrar y salir favorece la purificación del aire, que en verano es fundamental. Tal vez no viajemos, pero sí podemos vivir la casa con felicidad", propone.

La extensión de la cuarentena también disparó las consultas de cortinas black out, mesas de ping pong, parrillas portátiles y ventiladores, aliados que ayudarán a mitigar los días de calor. Entre los electrodomésticos, la estrella es el aire acondicionado. "Las consultas se incrementaron más de un 50% con respecto de 2019. El interés por la calidad de aire y eficiencia energética es notorio. Lo más buscado son los sistemas multisplits y Mini VRF (caudal de refrigerante variable)", confirma Diego Puhl Director de Digital Appliances de Samsung Argentina.

Alternativas, recursos e ideas que se activan para vacacionar en casa y pasar el verano pandémico.

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.