Verano afuera: distintas propuestas de muebles para exteriores

Fibra de vidrio, polietileno, cemento y aluminio son los materiales preferidos para ambientar jardines, patios, terrazas y galerías con muebles livianos y fáciles de limpiar; mirá estos diseños
Romina Metti
(0)
24 de noviembre de 2015  • 11:11

Nodo Objetos: las formas del polietileno

Para algunos resultarán familiares: y es que además de estar puertas adentro en casas de particulares, las piezas de Nodo están o han estado en espacio públicos como el Centro Cultural Konex, el shopping Abasto y el Subte de Buenos Aires, entre otros. La morfología es vistosa, amble, colorida. "Encontramos que a nivel local no existían dentro del mobiliario plástico alternativas de diseño y funcionalidad. No había piezas que siguieran la tendencia internacional en la aplicación de una buena carga semántica de diseño con buena calidad, aspectos funcionales y duraderos", cuenta el diseñador industrial Diego García Scotto, quien junto a su colega Ezequiel Hage fundó la marca.

El catálogo de Nodo está integrado por una gran variedad de sillas, sillones, mesas, sofás, reposeras, lámparas y objetos plásticos confeccionados en polietileno de media densidad (PEMD). Las piezas se producen a través de la tecnología de rotomoldeo sobe matrices de aluminio dentro de las cuales se coloca el plástico. La frutilla de la torta es la iluminación LED que varios modelos traen incorporada: en jardines y patios nocturnos le dan al ambiente un aspecto escenográfico. Ninguna de las piezas requiere mantenimiento: se limpian con la misma lluvia o con agua. Tienen protección UV grado 8, lo que garantiza la larga vida del material y su color.

Formoplast: fibra de vidrio en colores

Su diseño, su terminación y sus colores transportan al universo futurista de los Supersónicos, pero su origen tiene más que ver con el pasado. En la década del 70’, Amado González se inició como moldeador de plástico reforzado de fibra de vidrio estrenando así una larga y variada trayectoria en la confección de mesas, sillas, sillones, antenas receptoras de satélites, modelos de autos antiguos, cajas para camionetas, carrocerías para jeeps e incluso una para un anfibio militar para la Antártida. Convertido en un especialista de oficio, desarrolló moldes para construir todo tipo de piezas.

En 1989 emprendió un camino por su cuenta -primero como fabricante de autopartes, mesas publicitarias y piletas de gran tamaño, entre otras- hasta que en 2011 llegaron los diseños para el hogar: mesas, sillas y sillones que no necesitan ningún tipo de mantenimiento, aún estando expuestas al exterior. Están hechas con capas de resina de poliéster y fibra de vidrio brillante, terminación que se conserva intacta rociando las piezas con aerosol para maderas y frotando la superficie con una franela de paño. El deterioro de años al sol se puede pintar encima o bien reparar con productos de pulido para auto.

Estilo Ribera: cemento liviano de inspiración náutica

El arquitecto naval Guillermo Heinonen hizo su revolución personal en el mundo del mobiliario para exteriores: desarrolló una técnica propia basada en los fundamentos para la construcción de barcos deportivos de competición de alta gama. "Logró un acabado de buen diseño manteniendo las cualidades del cemento, además de una resistencia y peso únicos. Se pueden hacer muebles de todo tipo así como también muebles matrizados o más pesados para espacios públicos anti vandálicos", cuentan desde la empresa.

Los tres atributos más destacados de estas piezas es su terminación lisa, pulida e impermeable. Para la fabricación se utiliza cemento combinado con arena, hierro, fibras y aditivos, entre otros, además de acabados decorativos hechos con vidrio, mosaicos calcáreos, mayólicas y ferrites. Estilo Ribera desarrolla sillas, sillones, bancos, mesas y mesadas; entre las más destacadas están el asiento y la mesa Huevo, una línea con una apuesta fuerte y original tanto en diseño como en ergonomía. Para el mantenimiento de muebles exteriores sólo sugieren un lavado ocasional con agua, mientras que los interiores se pueden encerar o laquear para lograr mayor brillo.

Tolder: encuentro cercano con el aluminio

Corría el año 1984 cuando Tolder llegaba al mercado con la idea de hacer de los toldos algo más que un refugio del sol y la lluvia: buscaba un cambio de estética y una evolución en su funcionalidad. Así, el modelo de brazos invisibles con telas a elección posicionó a la marca sobre las clásicas propuestas en lona verde. Con el tiempo se incorporaron las cortinas y los muebles de jardín, para hoy fabrican en madera, acero inoxidable, ratán, teca y aluminio.

Estos últimos tienen muchas ventajas: son livianos, se pueden transportar con facilidad, son fáciles de limpiar, se pueden adaptar en forma y tamaño y combinarse con otros materiales para una terminación más vistosa. La que propone Tolder es con madera teca, ideal para exteriores. Se pueden encontrar mesas bajas, mesas extensibles de hasta 3,5 metros de largo, sillas, sillones, reposeras y juegos completos de living de exterior. La limpieza sobre aluminio se hace con un trapo húmedo y la madera requiere un mantenimiento anual con aceite de lino o de teca para mantener los colores.

MÁS LEÍDAS DE Lifestyle

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.