Percibir la tenue voz de dios. Ante la celebración espiritual