Candy Crush, y la sombra negra de los caramelos

Carlos Guyot
Carlos Guyot LA NACION
(0)
26 de enero de 2014  

Fue la aplicación gratuita más bajada en 2013, pero eso no le impidió facturar un millón de dólares… por día. El Candy Crush Saga no es original (una suerte de rompecabezas en el que hay que alinear caramelos idénticos para que "exploten"), pero su modelo de negocio es letal: cuando se acaban las cinco vidas, se esperan 15 minutos para volver a empezar, o se puede comprar un bonito paquete de vidas por 99 centavos de dólar. La gente no espera.

Pero esta semana el juego recibió serias críticas, entre ellas, en Salon.com: "Candy Crush está arruinando la economía". El 15 de enero King, la compañía creadora del juego, logró la aprobación preliminar de las palabras "candy" y "saga" como su marca registrada en la oficina de patentes de los EE.UU. Y a las 48 horas estaba reclamando que el resto de los juegos en el App Store no puedan usarlas. Además, se lo acusa de que la combinación de su subconsciente adicción y los incentivos pagos al alcance de un clic operan de la misma manera que los juegos de azar sobre los jugadores compulsivos. Ya le dicen Crack Candy.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.