Carta de los lectores

Necesidades; Basta de ironías; Caricias; Sin palabras; Disculpas; Médicos; Buena gente; Basurales en el mar; Enrique Morea
(0)
13 de abril de 2014  

CARTA DE LA SEMANA

Necesidades

La huelga del último jueves tuvo un sabor agridulce. Por un lado, se hizo contra un gobierno cada vez más aislado de la realidad en su atalaya de palabras, y canalizó los reclamos que debían hacerse para despertarlo del sopor en el que se ha sumido desde hace tiempo.Por otro lado, quienes lo organizaron hasta hace poco estaban sentados con el Gobierno y ahora devienen en opositores oportunistas, y me retrotraen a un país que no quiero ver de nuevo. Ni el Gobierno ni los sindicalistas piensan en otra cosa que en lo mejor para ellos. El país, el ciudadano común se ve preso de prioridades egoístas, es el rehén necesario. El costo económico, las dificultades de la gente común para llegar a sus trabajos porque simplemente no podían faltar o querían trabajar, los que se quedaron varados en tránsito... bien gracias.

Me pregunto si no debería regularse el derecho a huelga de los servicios esenciales garantizando servicios de día feriado. Como ciudadanos es nuestra responsabilidad hacer que nuestros dirigentes vuelvan a estar conectados con las necesidades del país y no sólo con las propias.

Hugo H. Campanelli

DNI 13.394.695

BASTA DE IRONÍAS

Es horrible que la Presidenta, desde un atril, haya hecho de la ironía la forma de comunicarse con la ciudadanía. A la mayoría le resulta irritante que, además de soportar los problemas que diariamente lo aquejan por vivir en el país, debe aceptar la diatriba presidencial, que incluye mohínes, coronados con risas, aplausos o vítores del grupo de actores de reparto que acompañan sus apariciones por cadena nacional. Los argentinos están preocupados por el fuerte ajuste al que los llevó un equipo ministerial que dio muestras de incapacidad. Los linchamientos ocurridos en los últimos días, sumados al masivo apoyo que tuvo el paro general, nos dan una clara idea de cuál es el humor social imperante. Sería deseable entonces que en el período que le resta a esta administración para cumplir su mandato lo transite en la mayor austeridad gestual.

Con eso solo, el Gobierno habrá hecho un aporte valioso a la convivencia en paz.

Otto Schmucler

oschmucler@gmail.com

CARICIAS

La sociedad argentina necesita sentir caricias en el alma para querer devolver caricias y no patadas.

Santiago Robirosa

DNI 14.952.806

SIN PALABRAS

Luego de contemplar por televisión el acto en Tecnópolis sobre "la palabra", confieso me quedé sin ella. Semejante espectáculo rayano en el disparate y contaminado de un inoportuno sentido adolescente, atrevido e inmaduro, carente de significación y sin respeto por la figura presidencial, vulgares y de poca monta, penosamente transmitido por la cadena nacional, constituye un nuevo hito de mal gusto en la interpretación de cuestiones culturales, en las que nuestro país se destacara hasta no hace mucho tiempo.

A los responsables de su organización les sugiero unos pocos minutos de introspección. Los ayudará en la autocrítica y especialmente, a no reiterar semejante despropósito.

Ernesto Francisco Díaz

DNI 10.238.018

DISCULPAS

Que las víctimas apaleen a los delincuentes me provoca culpa, en un grado superlativo. Como tantísimos jueces, vuelvo de tribunales todos los días más o menos satisfecho por la labor, me jacto de ocuparme de los justiciables que me tocan en suerte, de que las personas que tienen "su día en el tribunal" sean escuchados. Atendidos, pese a que debo juzgarlos. Me parece que estoy totalmente equivocado. Si todos hiciéramos más o menos bien nuestro trabajo -estimo ahora- las personas no colgarían personas en la vía pública. Me parece que debo pedirles disculpas a los ciudadanos porque no somos lo suficientemente eficientes como para evitar que niñas que vuelven de la escuela sean arrastradas por un delincuente en moto para robarle la mochila con los útiles, y que deba ser salvada por su padre. Y que debo pedirle disculpas a ese delincuente de más de 30 años que ha perdido de tal manera en la vida que debe robarle a una niña como salida. Quizá si lo hubiéramos juzgado a tiempo (y reeducado, enseñándole a trabajar) el papá de esa niña y sus vecinos no habrían tenido que molerlo a palos para detenerlo.

Creo que es tiempo de pedirles disculpas a los ciudadanos porque la pelea que los jueces tenemos con los políticos para preservar nuestra independencia ha provocado que el Consejo de la Magistratura tenga sin nombrar cientos de jueces en el país. Creemos que la pelea es justa, pero hemos dejado ruinas de juzgados sin jueces que los atiendan, que atiendan a las personas que hay detrás de cada expediente. Les pido disculpas porque no nos alcanzan los medios, los empleados, los recursos, porque procesamos diez expedientes y nos llegan cien. Y con esa excusa amontonamos causas hasta que resienten los cimientos, y entonces los trasladamos a otro edificio.

Les pido perdón por los tecnicismos. Esos que vienen provocando que personas condenadas no empiecen a cumplir su condena, o que las meretrices no tengan siquiera personería como asociación para defenderse, o que los jubilados se mueran sin cobrar los pesos que necesitan para vivir. Me parece que es tiempo de que todos empecemos a pedirnos disculpas. Y a reflexionar respecto de qué estamos haciendo con nosotros mismos.

Sergio Segura

Juez de Cámara

ssegura2@justiciacordoba.gob.ar

MÉDICOS

Teniendo en cuenta la cantidad de presos llamados de "lesa humanidad", muchos de ellos ancianos y afectados de diversas enfermedades, y la cantidad de los mismos fallecidos en cautiverio (ya más de 200), cabe plantearse si la actuación de los profesionales médicos (forenses, de los servicios penitenciarios, e incluso de instituciones de salud pública o privada) ha cumplido con las normas del arte de curar en la atención de los mismos, y en el asesoramiento prestado a las autoridades correspondientes. En estos casos la mala práctica médica ocasionaría un daño mayor que el habitual, por ensañarse en personas privadas de su libertad -muchos de ellos sin sentencia desde hace años- y en un estado de especial vulnerabilidad. Los resultados creo que estarían a la vista. No dudo de que en un futuro no lejano muchos de ellos deberán responder sobre su desempeño actual ante la Justicia.

Santiago Floresa

santiagofloresa@gmail.com

BUENA GENTE

Cuando todo es negro, cuando parece que la buena gente no existe, uno tiene la suerte de cruzarse con ella. Durante el temporal que azotó a la provincia de Neuquén, por razones de seguridad se bloquearon todas las rutas. Yo viajaba desde la ciudad de Junín de los Andes a la de Neuquén en la unidad 6240 de Vía Bariloche. El coche se detuvo en Zapala y no pudo continuar. Sus responsables, los choferes Andrés Segovia y Jorge Blanco y el asistente de viaje, Carlos Chamorro, se desvivieron por todos los pasajeros durante más de 27 horas, para que no les faltará nada y sobrara calidez, contención y seguridad. Esta clase de gente no hace las cosas por deber, sino por amor al prójimo. Esta clase de gente vive en el anonimato de su diario trajín, también estaban varados y ansiaban volver a casa.

Desafortunadamente no recuerdo los nombres de los agentes de la policía de tránsito de la ciudad de Zapala, porque también fueron parte de este fenómeno extraño que es la solidaridad. A todos ellos gracias, ¡especialmente por ser buenos tipos!

Guillermo Marconi

DNI 7.599.826

BASURALES EN EL MAR

Después de haber leído la nota donde se trata el tema de las islas de basura flotante en los mares del mundo, no pude más que recordar las "islas" de basura diaria que pueden verse en innumerables lugares de la Argentina. Ahora se agregan al conocimiento público estos basurales flotantes en los mares del mundo, producidos por todos -públicos y privados - sin excepción, y ya, desde hace tiempo, se me ocurrió catalogarlos como "burla tecnológica". Sucede que la tecnología actual ha permitido tener bisturíes del grosor de un pelo, con luz incluida, realizar microcirugías increíbles, sistemas para obtener imágenes perfectas, y muchos inventos más, que muestran que la creatividad en estos aspectos es casi infinita. Pero para tratar y reciclar los desechos que naturalmente se producen, esas mismas mentes no han encontrado aun la solución.

Gustavo Ovide

DNI 8.296.456

ENRIQUE MOREA

Leí con beneplácito la nota publicada el jueves sobre Enrique Morea. Es "un grande" no sólo como deportista, sino también como dirigente y empresario agropecuario. Me tocó acompañarlo en calidad de vicepresidente segundo de la Asociación Argentina de Tenis (el vicepresidente primero era otro grande del deporte argentino: Oscar Furlong), en su primera gestión, a principios de los 70. Recuerdo con afecto una anécdota, cuando festejamos sus 80 años en un restaurante de Minsk, en oportunidad en que la Argentina enfrentó a Bielorrusia por la Copa Davis.

Estaba todo el equipo, incluido un joven sparring que acompañó a la delegación en aquella oportunidad: Juan Martín del Potro (seguramente Delpo lo recuerda bien, por la promesa frustrada que le había hecho el equipo en caso de salir airosos del match).

El empuje de Enrique no ha menguado con el transcurrir de los años. Su tesón y su hombría de bien, además de sus condiciones deportivas, lo transforman en un ejemplo para los jóvenes tenistas de nuestro país. Me sumo al merecido tributo a su figura.

Gustavo A. Herrero

DNI 5.081.747

EN LA RED

El paro nacional

Facebook

  • "Fue muy importante.La razón principalno es mérito de los dirigentes sindicales, poco creíbles. Fue una demostración del hartazgo de mucha gente que hizo suyoslos reclamos esgrimidos. Inseguridad, inflación, jubilaciones, Ganancias, corrupción, cadenas nacionales,etc." - Raúl Fernández
  • "Con la adhesiónde los transportes como el colectivo y el tren,es imposible determinar cuánta gentese comprometiócon el paro y a cuántano le quedó opción porno tener movilidad" - Lea Abbas
  • " Que se manifiesten un feriado con una movilización, entonces se puede ver qué quiere la gente; los piquetes, lamentable" - Delia ester Comas

A los lectores:

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina.

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.