Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: Reconocimiento. El médico de Belgrano. Deodoro Roca. El correo. Alfonsín (IV). La mujer saudita. ¿Sabemos gobernarnos? Agradecimiento.
(0)
24 de junio de 2002  

Reconocimiento

Señor Director:

"Como bien lo señala en su editorial del 19 del actual, el Consejo de la Unión Europea, finalmente, oficializó la inclusión de las FARC en el listado de grupos terroristas del mundo atendiendo el clamor del pueblo y del gobierno colombianos.

"Este hecho trascendental para el país logra mayor relevancia cuando medios tan importantes como LA NACION lo dan a conocer a la opinión pública. En este nivel, es cuando empieza a operar la solidaridad y la comprensión hacia la verdadera dimensión de la tragedia colombiana de la cual el grupo de las FARC ha sido su artífice, junto a los grupos de autodefensas y narcotraficantes.

"El apoyo de América latina a Colombia en su lucha contra el terrorismo, expresado en el marco de la última reunión del Grupo de Río en Costa Rica, y la decisión de México de cerrar la representación de las FARC en su territorio, son gestos coherentes que perfilan una nueva manera de asumir, de manera conjunta, un problema que amenaza aún más la estabilidad de la región.

"En esta coyuntura resulta de inestimable valor el apoyo de los medios de comunicación para divulgar noticias como la que hoy nos ocupa. Es por eso que deseo expresar a LA NACION un sincero reconocimiento y mi gratitud."

El médico de Belgrano

Señor Director:

"En este nuevo aniversario de la muerte de Manuel Belgrano, cabe recordar también a José Tomás Redhead (1767-1847), su médico de cabecera, y decidido colaborador de la causa americana. El doctor Redhead nación en Connecticut (Estados Unidos), pero se graduó en la ciudad escocesa de Edimburgo; fue discípulo de Cullen, Sydenham y Corvisart, llegando a poseer una cultura humanística ponderable.

"En el Río de la Plata efectuó estudios botánicos, redactó trabajos sobre viruela y tifus exantemático, convirtiéndose en activo corresponsal del naturalista Humboldt. Participó en los encuentros bélicos de Salta, Vilcapugio y Ayohuma, apoyando luego la política progresista de Bernardino Rivadavia.

"Igualmente, prestó servicios en el Ejército del Norte, asistió a Güemes, Arenales y Gorriti, ayudando a Belgrano en la traducción de la "Despedida de Washington", documento en inglés que fue obsequiado por David Forest al abogado-general, cuando era secretario del Consulado de Buenos Aires.

"En sus instantes postreros, Belgrano cedió a Redhead su reloj de oro, única fortuna personal, en concepto de honorarios por atención médica recibida. En cambio, el galeno irlandés Juan Sullivan, que efectuó la autopsia del cadáver del prócer, no percibió pago alguno, debiendo señalizarse que el creador de la bandera murió en estado de pobreza extrema, aunque exhibiendo una transparencia moral irrefutable.

"Redhead terminó sus días en Salta, octogenario y rodeado de general aprecio."

Deodoro Roca

Señor Director:

"LA NACION del 16/6, sección Cultura, publicó una ilustrativa nota del doctor Horacio Sanguinetti -"Los trabajos y los días de una hedonista"- sobre aquella extraordinaria figura de la Reforma Universitaria, del Foro y de la Cultura del país, que fue Deodoro Roca.

"La oportuna recordación de su nombre, rescatándolo del olvido en el que se encontraba -lo mismo que otras figuras notables como lo son F. M. Esquiú, Adán Quiroga, Luis Franco, Alberto Rouges y Saúl Taborda, por citar algunas- permite revalorizar, en un inquietante tiempo de decadencia y de desprecio de los auténticos valores, el pensamiento de hombres del interior, o de la "Argentina profunda", como dirían otros, que mantienen aún renovada vigencia.

"Pues si la figura y el pensamiento de Deodoro Roca -motivo de la referida nota- no hubieran sido deliberadamente "olvidados" en el campo de nuestra cultura, a buen seguro que otra hubiera sido la Universidad argentina que tendríamos, ya que en su ideario ésta no podía sino ser el ámbito de la investigación y del saber, fundado en un auténtico espíritu crítico, sin el cual no existe pensamiento ni es posible ciencia alguna. Ese espíritu crítico, de haberse mantenido vivo, no habría permitido la entronización de la mediocridad en nuestras casas de estudios, convertidas muchas de ellas en burocráticos y rutinarios centros de expedición de diplomas, cuando no en el ámbito de las disputas partidarias y de las canonjías políticas.

"Otro hubiera sido, seguramente también, nuestro sistema institucional, si se hubiese mantenido latente el pensamiento de Fray M. Esquiú, quien mediante sus notables sermones abogó por el respeto y la estabilidad de la constitución, como base del progreso y de la seguridad jurídica. De esa forma, se habría "hecho carne" como dice Alberdi, en nuestra conciencia colectiva, la importancia de valores fundantes de la vida democrática, impidiendo pactos como el de Olivos, que abrió el camino del bastardeo Constitucional, con una reforma destinada a servir, exclusivamente, las necesidades políticas de la coyuntura, permitiendo la reelección de quien ejercía el poder.

"En definitiva, mantener vigente el pensamiento esclarecido de la totalidad de las grandes figuras que conforman nuestro orbe cultural, sin olvidos deliberados, constituye el mejor servicio que pueda brindarse a la permanencia de valores trascendentes para la vida del país. De ahí, la importancia de la nota del doctor Sanguinetti."

El correo

Señor Director:

"El correo en la Argentina, ¿en verdad es un servicio? No sé si este comentario mejorará el servicio, pero al menos alguien se sentirá identificado.

"Me carteo a diario con gente de ocho ciudades y sucede lo mismo. En OCA, por ejemplo, las versiones son "al de la moto lo asaltaron" o "en abril (2002) el transporte estaba de huelga". Por otra parte, Correo Argentino y Andreani también nos han dejado las cartas a medio camino.

"Espero que esta nota llegue a ojos de gente responsable y que puedan mejorar, un poquito, nada más. Que toda correspondencia llegue, no solamente las certificadas o con aviso de retorno, sino las simples, que dada la situación económica que se vive, es el servicio más usual, y no por eso tiene menos valor personal y merece ser respetado."

Alfonsín (IV)

Señor Director:

"Resulta inaudito que funcionarios y ex funcionarios de la UCR pretendan justificar el "papelón" de Raúl Alfonsín en el Congreso. Tal vez olvidan que es precisamente la falta de autocrítica la que nos ha llevado a esta situación. Sería conveniente que, en el futuro, asuman los errores y trabajen para corregirlos en lugar de desacreditar a todo aquel que les llame la atención."

La mujer saudita

Señor Director:

"Me dirijo a usted con relación al artículo publicado el 1° de junio último bajo el título "Miles de mujeres aún son discriminadas". Me permito acercarle la siguiente información actualizada, respecto de una sociedad, la árabe saudita, de la que, al menos en nuestro país, poco se conoce.

"El desarrollo del Reino de Arabia Saudita ha traído consigo un creciente nivel de oportunidades tanto en educación como en empleo para la mujer. En 1960, Arabia Saudita decidió introducir un programa de educación nacional para niñas; hacia mediados de los 70, cerca de la mitad de las niñas sauditas asistían a la escuela. Cinco años después, todas las niñas ya tenían acceso a la instrucción y en 1980, seis universidades para mujeres estaban funcionando a pleno.

"Bajo el reinado del rey Fahd, su actual monarca desde hace dos décadas, ha habido un estímulo aún mayor para que la mujer juegue un rol destacado tanto en la vida pública como en la privada. Algunos ejemplos: en octubre de 2000, el secretario general de Naciones Unidas designó a la doctora Thouraya Obeid (de Arabia Saudita) para uno de los puestos clave de la organización. Al hacerlo, dijo Kofi Annan: "La doctora Thouraya Obeid es una figura prominente, experta en Naciones Unidas y sus actividades, especialmente en el campo de la población y organización familiar. Su labor por la defensa de los derechos de la mujer y sus esfuerzos por mejorar el nivel de la salud de la mujer son hechos para destacar".

"En septiembre de 2000, Arabia Saudita suscribió la Convención de Naciones Unidas acerca de la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. La doctora Noura al Mussaed, decana de la Facultad de Artes y Humanidades de la Universidad Rey Abdul Aziz de Jeddah ve esta ratificación saudita como un claro indicativo de que la posición de las mujeres sauditas y su rol en la sociedad ya han dejado de pertenecer a una zona gris de incertidumbre e indecisión oficial. Explica la doctora Al Mussaed que cuando el reino decide suscribir los 168 artículos de la convención, se compromete a informar regularmente a las Naciones Unidas acerca de las mejoras y los progresos de la situación de las mujeres en su país. "Ese acuerdo significa que la mujer tiene más derechos fundamentales en lo económico, en lo cultural, en lo civil y en lo social".

""Las acciones hablan más fuerte que las palabras", señala a su vez la doctora Merfat Tashkandi, jefa del Centro de Niños Discapacitados de Jeddah, al señalar que la educación de la mujer exhibe un desarrollo durante las últimas dos décadas que enorgullece a todo saudita ya que los centros de educación especial han aumentado en el reino de 50 a 300, bajo la supervisión del Ministerio de Educación y la Presidencia de la Educación de Niñas. Por otra parte, la expresión "mujer de negocios" saudita era algo impensado 20 años atrás; desde entonces, ha habido un enorme apoyo a las "businesswomen" mediante cursos especializados en economía y administración de empresas.

"Para concluir, un último dato: desde 1999 cerca de 20 mujeres asesoran a la monarquía desde el Consejo (o Shura) del Reino de Arabia Saudita, y en tal sentido, el jefe del Comité Económico, Abdulaziz Dagestani, ha dicho a la prensa: (...)"Permitir que las mujeres asistan al consejo otorga un claro reconocimiento de su rol en la sociedad, que es tan importante como el rol de los hombres".

"Para informar, hay que estar informado."

¿Sabemos gobernarnos?

Señor Director:

"La razón de la inseguridad jurídica, el fracaso de la convertibilidad, el desempleo, la deuda desproporcionada y el empobrecimiento general de las argentinos no son otra que nuestro abultado gasto público. Durante todo el siglo XX el gasto público fue creciendo progresivamente hasta tornarse en un despilfarro deshonesto e irresponsable.

"El problema es que no existe un claro mandato popular a nuestros representantes para controlar el gasto y eliminar el despilfarro. El soberano, que demuestra su enojo, no es claro en los cambios que quiere y la manera de instrumentarlos.

"Al fin y al cabo parecería que, en vez de dividirse en países desarrollados y subdesarrollados, los países se dividen en aquellos que pueden gobernarse a sí mismos y los que no aciertan a hacerlo."

Agradecimiento

Señor Director:

"Mi hermano Ernesto Pineda, con protección médica de la Obra Social Trabajadores Prensa Bs. As. (Ostpba), fue operado del corazón el 6 de mayo, gracias a Dios y a los integrantes del equipo de cirugía, la intervención por demás riesgosa, fue realizada con éxito.

"Por este medio, deseo expresar mi agradecimiento, sentimiento que nace de lo más profundo de mi ser, a los doctores Pablo Ahualli, Claudio Cammarata y Ernesto Peyregne, integrantes del equipo quirúrgico, por su excelente profesionalidad, dedicación y, como algo muy destacado, la calidez puesta de manifiesto en todo momento, todo lo mencionado será algo permanente en mi vida. Mi reconocimiento a los doctores Jesús Cuadrado, Leopoldo Di Paola, Gabriel Micali y Walter Torres por su presencia profesional y humana, que tanto ayudó a sobrellevar este trance severo.

"Gracias por todo... y por conocerlos."

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.