Cartas de lectores

Estos son los títulos de las cartas de lectores publicadas hoy en LA NACION: No sólo los políticos. Amamantar (II). Amamantar (III). Hospital Gutiérrez. Cordialidad provinciana. De un plumazo. Sin registro. Un padre flagelado. Vacunas.
(0)
24 de noviembre de 2002  

No sólo los políticos

Señor Director:

"La carta del señor Hugo Zimmerman publicada en la LA NACION del 15 del actual, titulada "Desgarrado y furioso", es certera en su acusación a la clase política. Sin embargo, la muerte de niños por desnutrición es una carga que pesará en la conciencia de todos los argentinos, no sólo de los políticos.

"Cuando evadimos impuestos, pagamos coimas, operamos "en negro", nos guardamos "un vuelto" y damos, o toleramos un destino ilegal, inmoral o frívolo a nuestros recursos, estamos restando dinero y esfuerzos para atender a quienes verdaderamente lo necesitan.

"Esos chicos son nuestros hermanos; todos nosotros debemos responder por ellos."

Ronaldo Delaney

DNI 14.682.383

Tuckahoe, NY (USA)



Amamantar (II)

Señor Director:

"La carta de la señora Conti publicada el 19 del actual produjo en mí una gran sorpresa, ya que sólo puedo calificarla de inoportuna y sin consideración.

"¿Usted cree, señora Conti, que las madres de estos inocentes niños han decidido dejar de amamantar por un simple capricho o por una tendencia cultural? Usted debe saber que al amamantar la madre requiere una dieta de proteínas, vitaminas y líquidos extras que los que usualmente ingiere. Si el promedio diario es 2000 calorías, al amamantar la ingesta aumenta a 2500. ¿Usted cree que estas madres tienen al menos la dieta balanceada básica? Yo lo dudo. ¿Se planteó la posibilidad que dejen de amamantar porque tienen que salir a trabajar? ¿Será tal vez que ellas se encuentren dentro del 50% de la población bajo la línea de pobreza, o dentro del 25% en la indigencia?

"Siguiendo la tendencia de las cartas de lectores, invito a la señora Conti a visitar esos barrios con madres "modernas" y constatar si sólo se trata de un simple capricho o de una realidad cruel de la argentina."

Angeles Beraza

aberaza@rocketmail.com



Amamantar (III)

Señor Director:

"Hace días se publicó una carta, "Amamantar", sobre niños que mueren de hambre porque en lugar de amamantarlos las madres pretenden darles leche de vaca, que -naturalmente- debe serles provista. Esto supone que en lugar de depender de sí mismas, las madres descargan su responsabilidad en el Estado; el prebendismo causa muertes.

"La carta "Amamantar" recuerda que la sabia naturaleza privilegia la vida de los hijos, al punto que una madre hambrienta sigue generando leche para amamantar a su bebe con prioridad a sí misma. Notables, sobre todo en las fotos de LA NACION y en los noticieros de televisión, son, sin embargo, las madres rozagantes y bien alimentadas teniendo en brazos a pequeños esqueléticos.

"El contraste no sólo es muy penoso; demuestra que el tema es más difícil de lo que parece, porque es cultural: primero los padres, vino, gaseosa, etcétera, y luego los niños.

"Recuerdo hace casi 20 años, estando en la Comisión Nacional de Caritas Argentina, niños internados por inanición y madres que en la mesa de luz de la habitación del hospital tenían botellas de gaseosa, jamón, etcétera. No había crisis como ahora, pero sí había niños mal alimentados; si no hay educación, los seguirá habiendo aún en un país próspero.

"No pensemos, entonces, que basta con poner dinero. Hay que agregar mucha caridad y priorizar la educación de las madres."

Joris Steverlynck Gonnet

CI 1.941.405



Hospital Gutiérrez

Señor Director:

"Quiero recordar con todo cariño y agradecimiento al querido Hospital de Niños Ricardo Gutiérrez.

"Fue hace seis años que allí le salvaron la vida a nuestro hijo Matías, de 9 años entonces.

"Fueron 37 días los que permaneció internado pasando por varias salas, al final de los cuales salió recuperado y con todas las ganas de volver a vivir su vida de niño brutalmente interrumpida por un terrible accidente.

"En esos 37 días conocimos un potencial humano y un cariño difícil de expresar con las palabras adecuadas. Es imposible expresar lo que sentimos entonces, cuando la vida de Matías dependía de las manos de Dios, es decir, las manos de los médicos. Porque estamos seguros de que Dios estuvo en esos días en las manos de todos aquellos que con tanto afecto y profesionalismo lo atendieron con infinita paciencia.

"Queremos agradecer desde el fondo de nuestro corazón a Miguel Podestá, a su capacidad y profesionalismo; a Martín Nallar, que lo acompañó en la unidad N° 5 con tanta dedicación; a Mariano Allende que por entonces tenía a su cargo la terapia intensiva; a Horacio Bignon, que estuvo con él durante toda su internación y aún hoy sigue acompañándonos y dando su capacidad profesional y su amistad; a Marcelo Blanco, que le reconstruyó la mano en forma casi milagrosa, y hoy es un gran amigo de toda la familia.

"Gracias a todos ellos, y a todos los que no nombramos. Siempre los recordaremos y seguiremos cooperando en todo aquello que sea necesario. Cuentan con nosotros."

M. Dolores Arias U. de Cané

Olazábal 3826, Capital



Cordialidad provinciana

Señor Director:

"En una solitaria ruta de ripio y a 20 kilómetros de Uspallata, provincia de Mendoza, provenientes de San Juan, un amigo y yo volcamos con nuestro automóvil, que quedó con sus ruedas hacia arriba. Tras el tremendo susto inicial y luego de haber comprobado que ambos resultamos ilesos (benditos cinturones de seguridad), nos dimos cuenta de que nuestras vacaciones habían terminado y que comenzaría un penoso ir y venir con el tema del automóvil y otras derivaciones del accidente.

"Bajo el privilegiado cielo estrellado y la precordillera a nuestras espaldas esperamos, alumbrados por la luna, a que alguien atinara a pasar y ayudarnos. Una joven madre y su hijo, residentes en Barreal, fueron nuestros salvadores. De allí en más pudimos comprobar la proverbial y célebre cordialidad provinciana.

"La policía de Uspallata vino a socorrernos. Fueron el oficial inspector Fernando Trepicchio y el agente Ariel Cruz. Otros ocasionales lugareños que pasaron por el sitio del accidente se sumaron a dar vuelta el vehículo y reparar sus dificultades de rodamiento. La policía nos remolcó, buscó un hospedaje para nosotros, facilitó todas las comunicaciones de rigor y nos llevó, con nuestros equipajes, hasta donde dormimos. Al día siguiente nos fue a buscar y hasta nos invitaron a almorzar.

"Intentamos colaborar de alguna manera con la policía de Uspallata por los gastos que habíamos ocasionado y el principal Mestre, a cargo del destacamento, se negó terminantemente a aceptar cualquier contribución de nuestra parte.

"A todos quienes nos ayudaron, gracias por reparar, en alguna medida, nuestro abollado orgullo de ser argentinos."

Nino Ramella

ninoramella@hotmail.com



De un plumazo

Señor Director:

"Escribo después de haber leído la carta de lectores remitida por el señor Guillermo Reyes, publicada por LA NACION, en la que enumera la multiplicidad de formularios, nada baratos por cierto, que es necesario cumplimentar para realizar cualquier tipo de operación con los automotores, ya sea compra, venta, transferencia, denuncias, etcétera.

"Estos formularios que "vende" el Registro Nacional del Automotor tampoco son sencillos de llenar, además tratándose de una venta se requiere la firma del cónyuge en presencia del funcionario responsable del mencionado Registro, lo cual acarrea no pocos inconvenientes.

"Todo esto me lleva a meditar sobre la verdadera utilidad del pomposamente llamado "Registro Nacional de Propiedad del Automotor". ¿Para qué fue creado?, ¿cumple con su cometido?, ¿existe alguna razón valedera para mantenerlo en vigor?, ¿por qué tanto trámite burocrático para transferir a veces una modestísima y vieja camionetita de reparto? ¿No podría acaso adquirirse un automotor como normalmente se adquiere una heladera, un lavarropas, un tractor, o eventualmente una joya de alto valor?

"Tengo entendido que el Registro de marras fue concebido y creado para evitar los robos de automotores, al categorizarlos a éstos como "bienes registrables" o algo así.

"Es evidente que en ese aspecto resultó un rotundo fracaso. Y si es así, ¿para qué seguir manteniéndolo?"

Dante Pawlow

Jubilado

LE 6.910.371



Sin registro

Señor Director:

"El 21 del actual acompañé a un pariente que necesitaba renovar su registro de conducir de la Capital Federal a la sede oficial que opera junto al autódromo.

"Cuál sería nuestra sorpresa al llegar, cuando lo vimos cerrado. Sólo un agente de policía para explicar que no se podía pasar porque el registro no atendía al público. "No hay papel para las fotografías... Vuelva en una semana", era la insólita explicación que recibía la gente que había faltado a su trabajo y atravesado toda la ciudad para realizar el trámite.

"Ni un aviso en los diarios. Ni una advertencia previa.

"Por un lado pedimos que nos respeten los de afuera, mientras continuamos con la cultura de la falta de consideración para con nuestros propios ciudadanos y para con su tiempo.

"El día que seamos responsables y considerados con nuestra gente (público/cliente) comenzaremos a transitar un país mejor y seremos respetados por el extranjero."

Jorge Reynoso

jrnaon@fibertel.com.ar



Un padre flagelado

Señor Director:

"El 14/11 presencié por televisión la situación más desgraciada que se puede crear a raíz de una entrevista al padre de una niñita tucumana fallecida por desnutrición. La escena era patética, el padre dolido y conmovido, mirada al suelo permanentemente, mientras la cámara lo enfocaba en un primer plano digno de Fellini.

"En los estudios del Canal 9, un foro de notables lo interrogaba con gran sagacidad, tratando de lograr "respuestas televisivas". El clima estaba instalado en la audiencia: suspenso, incredulidad, angustia. Los notables no podían comprender cómo este pobre hombre, a quien casi flagelaban con su interrogatorio, no se había dado cuenta a tiempo del deterioro de la salud de su hija..., cómo no había hablado con los facultativos, cómo no concurrió a otro nosocomio, cómo, etcétera. Hasta presenciamos la intervención doctoral de una facultativa que le preguntaba: "¿qué procedimiento anticonceptivo usaba con su mujer?" (...sin respuesta). En fin, nos quedó claro que el pobre padre, probablemente analfabeto, inmerso en el monte tucumano, aceptaba calladamente todos los reproches. Pero voy al grano; los notables habían descubierto que hay argentinos sumergidos en la más profunda y denigrante miseria.

"Pero ellos, lamentablemente, no lograron desentrañar que la situación en la que hemos caído los argentinos ha sido por la desidia y el abandono de los responsables de gobernar. Para estos señores no hubo reproches."

Lilo Noe Rodríguez

DNI 4.792.489



Vacunas

Señor Director:

"Me dirijo a usted con motivo de la publicación aparecida en la sección Cartas de lectores del 12 del actual, titulada "¿Por qué no se vacuna?"; en referencia a la vacuna triple viral (SRP-sarampión-rubéola-parotiditis), a los fines de hacerle saber:

"Que en 2001 la OPS/ OMS, proveedor de vacunas a nuestro país, informó a este ministerio acerca de la escasez de la vacuna triple viral a nivel mundial aceptándose entonces la vacuna doble viral (SR-sarampión-rubéola) para dar cumplimiento al calendario de vacunación nacional.

"Al respecto es dable señalar que en nuestro país, se utilizó la vacuna monovalente contra el sarampión hasta 1998, a partir del cual se incorporaron los componentes rubéola y parotiditis al calendario nacional.

"Debido a las causas señaladas en el punto primero, se discontinuó su aplicación en agosto de 2001, usándose la vacuna doble viral (SR) para mantener la cobertura lograda fundamentalmente contra el sarampión, en el marco del programa de erradicación de esta enfermedad a nivel mundial, propuesto por la OMS, al que la Argentina adhirió en 1993.

"La actual gestión al frente del ministerio arbitró las medidas necesarias para la adquisición y distribución a las provincias de la vacuna triple viral (sarampión, rubéola, parotiditis), lo cual se encuentra totalmente normalizado."

Dr. Andrés J. Leibovich

Subsecretario de Programas

de Prevención y Promoción

Ministerio de Salud

DNI 10.198.904

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.