De los lectores: cartas & e-mails

(0)
4 de septiembre de 2020  • 00:05

El camino más corto

Me pregunto, íntimamente, qué sucedería si yo fuera acusado de algún delito o falta que no hubiera cometido y pudiera demostrar mi inocencia. Si dilataría las cosas, me aferraría a todos los vericuetos legales existentes y eludiría constantemente a la Justicia, valiéndome de todos los recursos que tuviera. Pero esto no me permitiría vivir en paz. Seguramente, estando la verdad de mi parte, elegiría el camino más corto para llegar al veredicto correspondiente. Podríamos aplicar esto a lo que se vive en nuestro país, sin distinción de banderas políticas ni de actores involucrados en tantos actos de corrupción.

Son muchos años de decadencia institucional, educacional y moral. Si cambiara la actitud de los funcionarios o exfuncionarios acusados y cada uno enfrentara la situación que lo afecta judicialmente, para llegar así a la verdad, otra sería la cuestión. Todo eso permitiría pacificar a una sociedad sacrificada y sufriente que así lo reclama.

Carlos Spangenberg

spancarlos@hotmail.com

Pantalones puestos

Me pregunto qué gobierno va a tener los pantalones bien puestos para terminar con el tema "mapuches", que no son pueblo originario de la Argentina y tienen un sinnúmero de privilegios que de ninguna manera merecen, y ocupan espacios que deberían ser para los argentinos. Y cuidado, porque están muy bien organizados y asesorados legalmente y el día menos pensado se van a declarar independientes de la Argentina y ocupar tierras que no vamos a poder usar ni entrar.

Mauricio Balumelli

DNI 14.013.837

Déficit social

Estamos viviendo un momento muy difícil. La pandemia puso en evidencia serios problemas estructurales. Cuando se decide construir un edificio, lo primero que se hace es calcular sus bases; no se concibe hacerlo sin esta medida esencial. En los países más desarrollados, y algunos devastados por la guerra, encararon antes que nada las bases de funcionamiento y es así como se ocuparon de crear, de construir, una infraestructura social básica: colegios, comisarías, hospitales, viviendas con sus correspondientes servicios básicos dentro de un urbanismo integral. No es solo la unidad de vivienda, sino su hábitat. Sin una vivienda digna en un ambiente sano no es imaginable el desarrollo de las familias y el crecimiento de sus hijos. Es la base de sustentación de la familia y, consecuentemente, de la sociedad. Para resolver los problemas de fondo hay que atacar el fondo de la cuestión. Naturalmente para ello se requieren estadistas que piensen en el futuro y no solo en las próximas elecciones. Se requiere diseñar, con equipos profesionales, planes de mediano y largo plazo factibles. Si se valorizaran los montos gastados durante décadas en tomar soluciones parciales, con parches, con esos valores se podrían haber resuelto seriamente los temas planteados. Lamentablemente, no se vislumbran soluciones en este sentido, lo que hace pensar que los problemas no solo van a perdurar, sino que van a empeorar.

Eduardo Firvida

DNI 4.305.435

Ciudadanos

Felicito y agradezco a la nacion y a Fernando J. Ruiz por su columna del 27 de agosto "Salir de la grieta no es saltar al vacío". Y así como él convoca al periodismo y a otros actores sociales a ser verdaderos profesionales en su rol, quisiera convocar también al resto de la sociedad a ser "ciudadanos profesionales". Años de historia de grietas nos muestran que la bomba explota con más fuerza en nuestras manos que en las de quienes la instalan. Ya es hora de dejar de ser víctimas e instrumentos de quienes utilizan el "divide y reinarás" en favor de su reinado. Instalados en cualquier "bando", somos funcionales a ello. Formemos en todo caso el "bando de ciudadanos profesionales" e, independientemente de nuestra posición política, hagamos uso de nuestro ojo crítico frente a quienes instalaron e instalan odio y enfrentamiento entre los argentinos.

Solo así podremos desactivar la bomba que, una vez más, tenemos en nuestras manos.

Gloria Pasman

DNI 17.359.500

Decadencia real

Sería doloroso para nuestros abuelos, que encontraron en nuestro país un lugar donde echar raíces, ver a sus bisnietos buscar la doble nacionalidad para hacer factible generarse un futuro en otra parte. Escuchar al presidente Alberto Fernández hablar de la "opulencia" de Buenos Aires es una forma de culpar a la clase media por tener un bienestar que se ha esforzado en conseguir y que le van quitando todos los días. Distraernos con una opulencia ficticia es ocultar que se hable de la decadencia real en la que su propio partido ha sumergido al país durante más de siete décadas.

Ricardo Commenge

DNI 10.897.651

Las palabras curan

A mediados de junio, después de haber salido a correr, sentí una molestia abdominal y concurrí a un centro médico, donde me informaron que la molestia era por el parate físico de la cuarentena, pero se observaba un quiste en un riñón del lado derecho, contrario al que me dolía. La vida me dio la oportunidad de conocer a un médico que además de ser un profesional de primer nivel resultó ser una persona extraordinaria. Me operó de una nefrectomía de riñón en plena cuarentena. Ingresé a la clínica Zabala solo, sin ningún familiar, y pasé cinco días internado, dos de ellos en terapia intensiva. Por eso quiero agradecer todo al personal de la clínica y en especial al doctor Juan Cruz Liyo, que no solo cura con las manos, el estudio y la sabiduría, sino también con palabras. Y eso, en momentos en los que una persona está sola, internada, es muy importante.

Mariano Vegas

DNI 21.785.704

En la red

Facebook

¿Qué hay detrás de la toma de tierras en Villa Mascardi?

"Se esconden la política y el negocio inmobiliario, nada más. Todo lo demás es verso para la tribuna"- Ana Anés Crousse

"¿Cuántos votos estarán en juego?"- Adri Coarasa

"¡Está todo organizado!"- Mónica Quiñones

"¿Qué se va a esconder? Negocios e impunidad"- Gustavo Oliveras

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.