De los lectores: cartas & e-mails

(0)
4 de octubre de 2020  • 00:01

Carta de la semana

Expulsados

El martes pasado, con apenas su gata y un par de valijas, dejó la Argentina una joven ingeniera industrial. Rumbo a Estocolmo. Especializada en energías renovables y de 29 años, habla cinco idiomas y ya hizo maestrías en Francia, Alemania y Luxemburgo. Consiguió trabajo en la empresa petrolera nacional. Durante el gobierno anterior sus jefes era científicos muy preparados, que fueron reemplazados por gente con otros objetivos. Al ver un país sin futuro, comenzó a tramitar la residencia con su novio en Suecia, también ingeniero industrial, que ya trabaja en la fábrica sueca de camiones, en el desarrollo de vehículos eléctricos, y que fue llevado por sus méritos desde nuestro país.

Esta anécdota de esta nueva fuga de cerebros, es solo eso. La ingeniera va sin trabajo, pero sirviendo hamburguesas ganará el doble que en su trabajo actual, donde no hacía ya casi nada que le resulte atractivo. El avión en que viajó estaba lleno de gente como ella. Con hijos, perros y gatos. La mayoría va sin nada. Era dramático describir esa cabina, expulsados a una nueva vida, quizás nunca volverán. Y esos países se harán más poderosos con toda esta gente que se preparó años en la Argentina. Hoy nuestros gobernantes tienen metas diferentes: solo cuidar la pobreza, haciendo un país cada vez con menos oportunidades. El mérito de estos chicos de clase media común fue estudiar 20 años antes de viajar. Y trabajar cuatro, preparándose. No imagino como será cuestión de oportunidades, como dice el Presidente, si los pobres no tienen ni la más mínima. La escuela pública fue destruida. De seguir este camino, en unos años solo quedarán solo los que el país no les dio ninguna chance. Y los que las tuvieron con esfuerzo, entregarán su inteligencia a los cada vez más poderosos países donde se valora el mérito y el trabajo. Y hay miles más tramitando todo tipo de papeles para irse. No lo duden. Son los mejores. Los pobres apenas pueden jugar a la pelota en la canchita del barrio. Mientras siguen esperando al Estado, que solo los arrincona cada vez más.

Daniel Mas

DNI 10.645.870

Usurpaciones

No escapando de la tónica general en la provincia de Buenos Aires, el partido de Mercedes, a escasos 100 kilómetros de CABA, ha venido detectando usurpaciones en quintas, terrenos y predios de la zona. Aprovechando la circunstancial ausencia de sus propietarios, y previa tarea de inteligencia, personas se han ido instalando en tales predios, llegando incluso a lotearlos clandestinamente y a ofrecerlos a terceros de buena o mala fe, por altos precios en dólares. Los vecinos, movilizados y en alerta, queremos visibilizar estos delitos, denunciándolos cuando se puede o por lo menos alertar a nuestra comunidad sobre lo que está pasando. En una democracia republicana, la propiedad sigue siendo inviolable y estas pequeñas fincas, producto del esfuerzo propio o de nuestros mayores, merecen la protección y seguridad que reclamamos.

Hugo Oberti

DNI 12.295.420

Dolor y vergüenza

Qué dolor y vergüenza siento al ver que la ministra de Seguridad intenta culpar a la policía de CABA por la muerte del oficial caído frente al Malba el lunes pasado. Usar la muerte de un agente policial para seguir fagocitando al jefe de gobierno porteño es de una bajeza inadmisible, y una total falta de ética y compasión. Se olvidan además de lo delicado y sensible del tema después del caso Chocobar.

Ahora entiendo por qué la ministra asistió al sepelio y se decretó duelo nacional: iban a usar el hecho para ir, una vez más, contra el gobierno de la ciudad. Nuevamente ahí está la sucia política por arriba del dolor de muchos argentinos.

Denise N. Gallagher

denisepgallagher@hotmail.com

Poder Judicial

El jueves pasado, en un programa de LN+ escuché apreciaciones relativas al Poder Judicial manifestadas por la funcionaria invitada Tolosa Paz, totalmente erróneas y equívocas, que ante la falta de corrección se deben aclarar ante la opinión pública, porque entiendo que en nada ayudan a la imagen correcta de ese poder del Estado. No son justas y manifiestan desconsideración hacia el esfuerzo que realizan sus integrantes -magistrados, funcionarios y empleados- en la emergencia, quienes brindan con total desinterés sus recursos materiales y humanos. Y lo ha señalado el máximo tribunal con estadísticas en mano, sorteándose las dificultades del momento. Y lo digo, ante el silencio que advierto, y a título personal, como expresidente del Colegio de Magistrados y funcionarios provincial y exvicepresidente de Federación Argentina de la Magistratura (FAM). En la provincia de Buenos Aires es una total falsedad que fiscales y jueces cobran seiscientos mil pesos mensuales. Y que no hacen contribución solidaria alguna. Apenas si perciben entre la cuarta y quinta parte de esa suma, recién al llegar a los 15 años de antigüedad. Sus ingresos, al decir de la SCJ de Buenos Aires, recientemente por resolución 1003/20, han sufrido en dos años un deterioro del 49% y perciben menos de la mitad que sus pares en Nación (diferencia del 67% en menos). Y en la tabla comparativa de 24 provincias están en el lugar 22, a dos lugares del fondo de la lista (planilla FAM). Y en cuanto a las señales y muestras de solidaridad que los periodistas reclamaban por ausentes a la funcionaria, atinentes a los otros poderes del Estado y ella reencauzó hacia fiscales y jueces de "altos sueldos", sépase que por Acuerdo del 1-4-20 S.C. se creó un fondo solidario, invitando a magistrados a adherirse con un descuento del 15% al 20% del sueldo. Lo cual determinó, en mi caso, como muchos otros, una aún mayor reducción del ingreso en abril remitido por Tesorería al Ministerio de Salud directamente o a donde se indicara.

Por ello, y advirtiendo tanta desinformación en las ligeras expresiones vertidas, carentes de todo fundamento documental, es que, como magistrado con 50 años de ejercicio, formulo esta aclaración ante estos erróneos conceptos. Va en ello la debida consideración y respeto a mis colegas. Y al Poder Judicial todo.

Carlos Ramón Lami

DNI 7.740.804

Cifras no reales

Los 3523 fallecidos por Covid-19 de la provincia de Buenos Aires no informados y recientemente incorporados a la lista oficial de muertos por coronavirus, más el blanqueo diario y permanente desde hace unos 10 días de casos no actuales de vieja data que sobrepasan la cifra diaria de más de 400 víctimas mortales, equivalen a la cantidad de héroes fallecidos en seis guerras de Malvinas. En ese momento de nuestra trágica historia -y pidiendo disculpas por establecer esta relación- también nos ocultaron a los héroes que regresaron vivos de las islas y al número real de fallecidos. Las estadísticas terminan saliendo a la luz, no pudiéndose ocultar con el torpe relato político circunstancial. Sin cifras reales no se hace un buen diagnóstico de situación y tiende a ser más difícil y poco efectivo el aporte de soluciones. No solamente desconocemos el número real de fallecidos: sin testeos no tenemos datos ciertos de infectados, tasa de letalidad ni de prevalencia. Este panorama nos hace poco creíbles ante la opinión pública local e internacional y ante los organismos internacionales y las sociedades científicas. Estas entidades llevan cifras ciertas de la pandemia y tarde o temprano nos mostrarán como uno de los países con peores resultados y estadísticas, a pesar de padecer una de las cuarentenas (con paralización de actividades) más prolongadas del mundo, con el consiguiente deterioro de la economía. Esto terminará no solo afectando la salud de millones de argentinos por enfermedades vinculadas a la pobreza, sino que impedirá poder contar con mejores armas para enfrentar la próxima ola de coronavirus o las futuras pandemias.

Jorge R. Pedro

doctorjorgepedro@gmail.com

Los muteados

Pasaron seis meses desde la decisión de suspender las clases presenciales, y la sociedad no ha recibido de parte de quienes tienen la responsabilidad del servicio civil de la Nación y provincial al menos un plan de retorno. En partes. En grupo. En turnos. Como el fútbol. El turf. Como los casinos. Los millones de chicos y chicas de todo el país siguen (los más afortunados) detrás de una pantalla, solos, en silencio, quemados por la luz de sus computadoras, abrumados por el grito del silencio. Rodeados de un mundo al que no pertenecen. Son los muteados. Los corridos a la banquina en la ruta de la cuarentena. Solo salvados por sus maestros: muchos han dejado su alma en esta cuarentena, para "bancar" la situación.

Mientras tanto, sin argumentos ni cifras, "las clases presenciales no pueden volver". ¿Por qué no en tandas, en grupos, en turnos, con ventanas abiertas y distanciamiento? ¿Algo? Cuando hay vocación de lograrlo, las formas aparecen.

Eduardo Ceccotti

DNI 23.665.318

Incoherente

El jueves pasado ingresé por home banking a mi cuenta del Banco Nación a efectos de adquirir los 200 dólares que se supone podría comprar. Me informa el sistema: "inhabilitado para operar en cambios". No recibo ningún subsidio del Estado, ni tengo deuda alguna con bancos ni empresas. Tampoco refinanciaciones que muestren que esté utilizando dinero de terceros para adquirir dólares. Pago todos mis impuestos y todos mis ingresos son dentro del giro legal por jubilación, pensión y mi labor profesional como monotributista. Comprar dólares es la acción de todo ciudadano que pretende tener sus ahorros en una moneda que sirva de reserva de valor. Lo que tienen que hacer los gobiernos es aplicar medidas de política económica de forma tal que volvamos a tener una moneda confiable como tenían los argentinos hace más de 75 años.

Por otro lado, me pregunto: ¿cuál será el motivo para que me excluyan de la posibilidad de cuidar mis ahorros?

Susana Elena Jongewaard de Boer

susanadeboer@yahoo.com.ar

En la red

Miguel Ángel Pesce, el hombre detrás del cepo, es el funcionario con más bienes declarados y con patrimonio en dólares

Facebook

"¡Incoherencia total!" - Marisa Rodas

"258.000 dólares, ¿no es que hay que ahorrar en pesos? ¡Son tan impresentables!"- José López

"Y después piden a los ciudadanos que ahorren en pesos. hipocresía total" - Norma Bertolez

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.