De los lectores: cartas & mails

A la espera del Mesías; Acuerdo de precios; Soberbia; Peronismos; Ganancias; Cautiverio injusto; Falta de civismo; Huellas dactilares
(0)
13 de abril de 2019  

A la espera del Mesías

Si revisamos la historia de la política argentina, veremos cómo los ciclos se repiten sin mayores cambios a pesar de las experiencias negativas. Elegimos como gobernante aquel que nos inspira confianza para luego ver desvanecerse la ilusión. Es entonces cuando aparece la figura de un nuevo "Mesías", que promete solucionar todos los problemas, aunque no pueda explicar cómo lo hará. En los países donde la democracia funciona realmente existe un proyecto en común, donde aquel que es elegido se ocupa de hacerlo cumplir. En nuestro país, donde al antagonismo se lo llama grieta y es imposible gobernar cuando los opositores dedican toda su energía a combatir al gobierno para que fracase, es imposible salir adelante.

Necesitamos madurar como sociedad y evolucionar políticamente. Asumir que la responsabilidad es de todos, que los gobernantes nos representan y es nuestro deber controlar que lo hagan de acuerdo con lo que enuncia la Constitución. Debemos tomar conciencia de que, más allá de las diferencias de los partidos políticos, cuando a un gobierno le va mal, el fracaso es de todos.

Adriana Di Paolo

DNI 6.221.705

Acuerdo de precios

Entre las causas de la inflación argentina debería incluirse la puja de sectores o grupos de interés por la distribución del ingreso. Por esa razón es razonable intentar un acuerdo de precios como modo de morigerar la tasa de inflación que actúe como medio que complemente la expansión monetaria originada en el gasto y el déficit públicos, sumado a la necesaria disminución del ritmo de ajuste de las tarifas públicas y habida cuenta del esfuerzo ya realizado al respecto. La inflación argentina es de tal magnitud (sexta del mundo) que su reducción exigiría complementación de medidas, más allá de políticas circunscriptas al conocido trípode dólar, tasa de interés y expansión monetaria.

Juan Cayetano Olivero

DNI 4.312.849

Soberbia

Roberto Lavagna pretende ser el candidato de una nueva coalición, pero exige, en un gesto de soberbia (y al mismo tiempo antidemocrático), serlo por consenso. Se considera por lógica deducción el más idóneo para el cargo al que aspira y, por lo tanto, innecesaria la interna, ya que se sabe de antemano quién es el "mejor". O tal vez descrea de un eventual apoyo de sus potenciales rivales internos para la elección general de octubre si es que fuera el elegido en la hipotética compulsa interna, de la que reniega, y de las políticas que implementaría en caso de ser elegido presidente. No hace más que demostrar, también, que sus potenciales aliados conforman lo que vulgarmente se denomina una "bolsa de gatos".

Al margen de que las PASO son un engendro del kirchnerismo para sacarse de encima el "estorbo" que representan los partidos "chicos", una elección interna es la instancia tanto ideal como democrática por excelencia para que cada partido o coalición muestren ante la sociedad a sus candidatos con sus propuestas y ella sea la que, finalmente, decida quiénes son los más aptos para la elección general. En democracia, es la ciudadanía la que elige a sus gobernantes -en este caso, a sus candidatos-, para que nadie diga "soy el mejor". Con esta actitud, flaco favor les hace Lavagna a sus aspiraciones de conquistar el apoyo popular para acceder a la primera magistratura.

Alberto Paulino Pintos Morel

DNI 14.416.879

Peronismos

Hay tantos peronismos como peronistas. Fueron, o lo son, López Rega, Firmenich, Abal Medina, Menem, los K, Moyano, el otro López, el de los bolsos. La lista es tan larga como la disparidad ideológica de cada uno de ellos, y todo vale en la difusa idea de "movimiento", el acatamiento a la verticalidad y los principios sociales. No es casual tamaña diversidad: su fundador y líder carismático, amparó a lo peor del nazismo, sus SS, adoctrinó al más puro estilo fascista, desde su exilio en Madrid expresó que "si tuviera 20 años sería guerrillero", fue el creador intelectual de las AAA y echó de la Plaza de Mayo a quienes más hicieron por su retorno, desencadenando una lucha fratricida. Todo esto en una apretadísima síntesis de hechos que llevaron a nuestro país a un estado de políticos y sindicalistas ricos y uno de cada tres habitantes en estado de pobreza. De ninguna manera se le pueden achacar todas nuestras desgracias ni negar ciertos logros, como tampoco denostar a todos sus dirigentes y simpatizantes. El "corazón" peronista es único.

Dicho esto, resulta absolutamente inexplicable e inviable hoy que todos sus más importantes representantes (más los conversos de siempre) pretendan juntarse bajo un mismo proyecto, salvo que sea solo para acceder al poder, luego separarse -ojalá en forma pacífica- y seguir en esta nefasta saga que llevó a nuestro país a una constante decadencia.

Antonio Nilo Pelegrino

anp1905@yahoo.com.ar

Ganancias

Respecto del impuesto a las ganancias a jubilaciones y pensiones, sobre el que "conversaron" los insignes profesores Jarach y De Pablo, quisiera aportar mi opinión, con un afectuoso recuerdo a mi querido profesor, el doctor Vicente Oscar Díaz. Se deberían establecer tres clases diferentes de beneficios previsionales, que alcanzarían a las jubilaciones y a las pensiones derivadas de estas. 1) Los jubilados que perciben haberes provenientes de sus aportes previsionales de toda su vida laboral deberían estar exentos de tributar Ganancias, hasta que el Estado efectivice el pago del 82% móvil. Como el Estado ya se apropia de la diferencia entre el 82% y el aproximadamente 60 y 65% que efectivamente paga en el mejor de los casos, podríamos decir que ya se quedó con un importe equivalente al impuesto. Cobrar el impuesto, en este caso, equivaldría a una doble imposición confiscatoria en la práctica. 2) Los jubilados cuyos ingresos en su etapa activa estuvieran exentos del impuesto a las ganancias, caso empleados del Poder Judicial, también deberían estar exentos. Lógicamente, si su ingreso estaba exento, no tiene sentido que se grave el ingreso que han aportado para constituir su haber jubilatorio. 3) Por el contrario, las jubilaciones de privilegio de los funcionarios que gozan de ellas solo por haber ocupado un cargo por un pequeño lapso sí deberían pagar el impuesto a las ganancias, dado que los aportes efectuados por ese cargo generalmente no alcanzan como para conformar el haber jubilatorio equivalente al que perciben, por no contar con los años de aportes actuarialmente razonables para alcanzar tal beneficio, sino que son fruto exclusivamente de una cuestionable generosidad del legislador, estas sí deberían tributar Ganancias porque son indudablemente una ganancia extraordinaria no proporcional al aporte efectuado durante el desempeño del cargo sujeto al privilegio.

Conclusión, los dos primeros casos deberían ser específicamente declarados exentos en la ley de impuestos a las ganancias y el tercer caso debería ser alcanzado por este gravamen.

Gustavo A. Ramallo

gustavoramallo@gmail.com

Cautiverio injusto

Más de 150 hombres (156, para ser exactos) han muerto en cautiverio desde diciembre 2015. A cada uno de ellos se le negó la posibilidad de acceder a una justicia verdaderamente independiente, imparcial y objetiva. Les dimos la espalda como sociedad; no objetamos que están siendo juzgados por hechos que ocurrieron hace más de 40 años, cuando éramos gobernados por un régimen democrático incapaz de reprimir actos terroristas. Existen actualmente muchas urgencias, muchas de ellas de orden económico. Pero también tenemos temas importantes a resolver como sociedad. Por ejemplo, recuperar el respeto por las instituciones y volver a creer en la Justicia para empezar a ser una nación creíble. Los que apoyamos al oficialismo en las elecciones de 2015 lo hicimos porque queremos un país distinto, serio, confiable. Para ello hace falta un gobierno firme, que deje de tomar medidas populistas, que diga la verdad. Se me ocurre pensar que en un acto heroico el Poder Ejecutivo pueda desterrar de una vez por todas el "relato" setentista excarcelando a quienes están en cautiverio y condenados injustamente. Tal vez esto sea el puntapié inicial para empezar a recomponer nuestro tan poco respetado aparato judicial.

Dolores Aftaliòn

dolores.aftalion@gmail.com

Falta de civismo

Es preocupante la escalada de violencia urbana que se observa en nuestra ciudad. Por cuestiones nimias de tránsito se generan peleas que terminan engrosando las noticias policiales. Algunos medios dan cierta justificación de estos hechos: aluden al nerviosismo y la alteración que genera en la sociedad la complicada situación económica. Sin embargo, creo que la causa principal de estas conductas (más que las preocupaciones económicas, que siempre las hubo y las habrá) son las falencias en la educación y el civismo, que seguramente no poseen sociedades de otros países que sufrieron serias adversidades, como desastres naturales y cruentas guerras. Ellos se han dado cuenta de que el orden y el respeto mutuo son algunas de las virtudes indispensables para superarlas y seguir adelante.

Américo Luis Dini

DNI 4.257.269

Huellas dactilares

A propósito de la noticia acerca del descubrimiento de otro caso delictivo de seis empleados de Aerolíneas Argentinas que, todos sabemos, en realidad es "la parte visible del iceberg" gigantesco de la corrupción, vuelvo a una carta que envié a esa sección que amablemente fue publicada. La maniobra descubierta se concretaba mediante copias en silicona de las huellas digitales que reconoce una máquina que identifica y acredita la presencia de cada beneficiario periódicamente. En esa carta se señalaba la omisión de la Anses en recurrir a un simple cruce de datos de fallecimientos para determinar los eventuales decesos de los beneficiarios previsionales que sí merecen el mayor de los respetos. Mientras tanto, seguiremos viendo adultos mayores esperando probar que no han muerto todavía.

Alberto García Solla

DNI 4.430.324

En la Red

Paro general para el 30 de abril

Facebook

  • "Che, ¿y si convocan a trabajar no sería mejor para el país?" - Carlos Camarino
  • "¿Qué resuelve el paro, para qué sirve? Solo deja pérdidas al sector público y al privado. No hagan paro y movilización, redoblen el trabajo y la producción" - Vito Carlos Masin
  • "Sindicalistas millonarios, obreros pobres, afiliación conpulsiva, aporte solidario en forma arbitraria son los múltiples descuentos de nuestro amado sindicalismo" - Olga Almaraz

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?