De los lectores: cartas & mails

Problemas de agenda; Barbarie; ¿Y los venezolanos?; Cáritas; Día de la Hispanidad; Morosidad judicial; Pedido de perdón; Competencia al taxi
(0)
12 de octubre de 2019  

Problemas de agenda

Veo las noticias emanadas del Poder Judicial y realmente siento vergüenza. La última: la causa de corrupción en la obra pública se postergó hasta principios de noviembre. El motivo esgrimido por los jueces: "problemas de agenda".

Esos jueces... ¿no sienten vergüenza por sus actos?

Muy lamentable.

Juan Alberto Ceriani

DNI 4.192.712

Barbarie

Según las crónicas de Elisabetta Piqué publicadas el 8 del actual, el exarzobispo Bergoglio, hoy papa, se refirió con claro desprecio a la historia de su país, refiriéndose a dos hechos cuyos recuerdos marcan su modo resentido de interpretar la historia argentina. Sin nombrarlos, se refiere elípticamente a Sarmiento y a Roca, figuras que no creo que merezcan ese tratamiento por parte de una autoridad como la que él ejerce, como jefe máximo de un Estado extranjero. Son lamentables sus afirmaciones y cualquiera que las examine podrá pensar que nunca abordó la lectura ni del Facundo ("Civilización y barbarie") ni del Martín Fierro, especialmente "La Vuelta de..." en sus cantos 3, 4 y 5, o Una excursión a los indios ranqueles y tantos otros. O en todo caso no los entendió. Con sus afirmaciones sacó de contexto esas referencias, sin aclarar a sus escuchas que el Facundo se escribió en plena época de la guerra civil entre unitarios y federales, olvidándose de que las críticas de Sarmiento estaban dirigidas a las Montoneras compuestas de gauchos e indios -seguramente- conducidas por Facundo Quiroga y Juan Manuel de Rosas, verdaderos destinatarios de esa obra excepcional. Desvirtuó la historia. Idéntico yerro de interpretación produjo al referirse a "los años ochenta [del siglo XIX] que llegó al cúlmine de aniquilar a la mayoría de los pueblos originarios porque eran barbarie".

Sin perjuicio de las investigaciones por las que se ha demostrado que no hubo tal "aniquilamiento", recordará Bergoglio seguramente, que sin la Campaña al Desierto, la Patagonia argentina hoy sería chilena. Sin embargo, en algo coincido con los dichos del obispo de Roma: todavía hay en nuestro país civilización y barbarie, compuesta -esta última- por todos aquellos que rompen los monumentos públicos, se roban las placas recordatorias, violentan con pinturas y fraseología dañina los edificios que son de todos o, en definitiva, impiden con su presencia abultada el libre tránsito que conduce a la libertad de trabajar y ejercer toda industria lícita. Todavía hay quien mata, hay quien roba y está fuera de la ley. Todo eso y mucho más constituye la barbarie actual en la Argentina; en algunos casos -no desmentidos hasta ahora- contando con el visto bueno de Roma.

Guillermo Moreno Hueyo

gmorenoh@estudiosolanet.com.ar

¿Y los venezolanos?

Complementando la carta del lector Aníbal R. Baeza del jueves pasado, el Papa, en su discurso de apertura del Sínodo de la Amazonia, al sostener que en la Argentina en la actualidad los migrantes que vienen de la "barbarie" reciben el mote de "bolitas", "paraguas" o "cabecitas negras", se olvidó de mencionar a los refugiados perseguidos por la dictadura venezolana.

Qué raro, ¿o no?

Roberto A. Meneghini

dr.meneghini@hotmail.com

Cáritas

Duele como integrante de un grupo de personas que están trabajando con Cáritas, en Catamarca, que en un acto de neto corte político-partidario -en el contexto de una campaña electoral- se haya hecho presente el obispo Tissera, titular de Cáritas nacional. Lejos de contribuir a continuar con esta maravillosa obra de la Iglesia, desalienta a quienes queremos actuar sin ningún sesgo político. No absuelve esta conducta que se trate de un "plan contra el hambre" ni que haya sido un acto "institucional". Es obvio que se trata de una movida partidaria -legítima por cierto-, dadas las circunstancias electorales que se viven, y jamás puede ser "institucional", toda vez que quien lo promueve no ocupa ningún cargo en los estamentos del Estado.

Víctor Manuel Monti

victormanuelmonti@gmail.com

Día de la Hispanidad

Hoy es el Día de la Hispanidad. Abrevar en nuestras raíces nos hará encontrar nuestra identidad, que no es otra que católica e hispana, respetuosa de las distintas razas y religiones, pero fuertemente aferrada a los valores de la cristiandad. Actualmente nos quieren hacer avergonzar de nuestras creencias, nos dicen que nuestra religión debe circunscribirse a nuestro interior, a nuestras casas o a nuestras iglesias, pero la conquista española de América tuvo un sentido misional, donde la cruz de Cristo estuvo siempre por delante de la espada y la evangelización de los pueblos originarios fue una preocupación constante. Hoy en día está de moda reflexionar sobre diversos temas, espero que este 12 de octubre reflexionemos sobre nuestras raíces, tradiciones y cultura. La patria es un legado que recibimos de nuestros mayores, tenemos la obligación de ofrecer a nuestros hijos una nación digna de ser vivida, donde la equidad social sea una realidad y no una mera declaración y donde la solidaridad esté fundada en el amor de Cristo.

Pedro Pablo Farias

DNI 11.420.597

Morosidad judicial

No está en mi ánimo cuestionar las instituciones -sobre todo las que son parte componente de un poder del Estado- o formular observaciones "quejosas" respecto del tiempo y el trámite que dedican a sus funciones (porque la Justicia no es un mero "servicio", a mi entender). Soy curador de mi único hijo, que por causa de una impericia (mala praxis) su partero provocó una demora que condujo a un parto tardío: las consecuencias han sido la sucesiva incapacidad, que con los años se ha convertido en algo irreparable y agravado en su salud en general. Tiene 51 años y vive internado en un establecimiento en el que recibe los mayores cuidados y merece toda mi confianza y reconocimiento. Su "curatela" me fue conferida al tiempo del fallecimiento de la madre, una abnegada médica que contempló con previsión todos los resguardos para atender a su buen cuidado. Como es sabido, el Código Civil y Comercial vigente reconoce incumbencias a los curadores (semejantes a las propias de los tutores), que abarcan todo lo conducente a atender las necesidades del discapacitado e incapacitado. Pero me encuentro con el tropiezo de la incomprensible "morosidad" judicial, cada vez que tengo que proceder a un trámite, ya sea ante el juzgado nacional civil de menores de la CABA o ante la Defensoría correspondiente. Esto acontece en los últimos años con mayor frecuencia debido a los trastornos físicos que requieren máximas atenciones, con internaciones inmediatas en sanatorios, en el suministro de medicinas de alto costo, en la atención por personal nocturno, los traslados a esos establecimientos, etc. Por mi cuenta efectivizo los gastos que están limitados a mi alcance. Existen fondos depositados en el Banco de la Nación, sucursal Tribunales, a los que es necesario acudir para afrontar esos gastos, a veces imprevisibles. La atención del banco es correcta y no hay queja que formular. La cuestión intolerable radica en lo tardía, morosa y hasta extemporánea que es la sustanciación del trámite legal ante las oficinas de esas dos reparticiones, en las que los titulares de la Defensoría y del juzgado dilatan toda urgencia. O nunca están en sus despachos y se desentienden de lo que me apremia como padre, o no están los expedientes o los "despachos" a mano para su consulta y constatación; y todo queda "para la semana que viene..." [sic] a veces son meses y meses.

Tengo 80 años y estoy jubilado (como corresponde a derecho). He sido abogado durante casi 60 años; habiéndome desempeñado en cargos judiciales y ministeriales, además de mis funciones de docencia universitaria y de actuación académica que perdura. No formulo jactancia alguna por estas confesiones; pero sí expreso mi pesar por la desconsideración infame que padezco cuando los achaques que tengo ya son testimonio de mi fatiga y debilidad. Nunca imaginé ni supuse tanta incomprensión y desazón frente a la indiferencia de la burocracia reinante, y mi hijo es la víctima de la desatención hacia mí.

Jorge Reinaldo Vanossi

Exministro de Justicia y Derechos Humanos

DNI 4.298.189

Pedido de perdón

El exvicejefe de Gabinete, Mario Quintana, se está olvidando de pedirle perdón a la clase media, que gracias a la no menor contribución impositiva, ayudamos mucho a los pobres con la batería de planes de la seguridad social. Y creo que como clase dirigente, se debería pedir perdón por los altos costos del sistema legislativo argentino y por los privilegios impositivos a los jueces, entre otras cosas. Si la Argentina no es un país confiable es porque las instituciones no son confiables. Si el señor Quintana va a pedir perdón, que haga una lista completa.

Marcela Laufgang

DNI 13.431.717

Competencia al taxi

Hace ya años que apareció un servicio público para traslado de pasajeros que compite con los taxis, pero con algunas características diferenciales. La oposición de los taxistas por una posible competencia fue y es feroz. Indudablemente se trata de una actividad lícita, admitida por nuestra Constitución. Simplemente habría que establecer qué impuestos debe pagar y cómo hacerlo. Pero seguir discutiendo algo que resulta útil para los usuarios es absurdo. Y que las discusiones se produzcan entre quienes no quieren la competencia y las autoridades, con total ausencia de los usuarios, es más absurdo aún. Con ese criterio todavía estaríamos utilizando carretas.

Gustavo Pittaluga

guspittaluga@gmail.com

En la red

¿Quién ganó el debate de candidatos en la Capital?

Facebook

  • "Felicitaciones, señor Larreta, ejemplo de sencillez y humildad" - Elva Llanos
  • "Larreta, por mostrar su gestión con educación y datos que están a la vista, sin agresión, sin chicana... ¡un ejemplo!" - Nati Barcos
  • "Muy bien, Lammens, tenés buen futuro en la política, espero que sigas" - María del Carmen Castro
  • "Larreta. Está hermosa Buenos Aires como la estás dejando. Nosotros, que somos del interior, lo vemos. Felicitaciones por tu empeño" - Silvina Thierry Lafalla

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.