De los lectores: cartas & mails

El problema es nuestro; Gobierno exitoso; Hora zanahoria; No olvidar; Otro negacionismo; Micros de dos pisos; Falta de urbanidad; Maipú, deteriorada
(0)
9 de febrero de 2020  

Carta de la semana

El problema es nuestro

Leo con asombro el foco que puso el ministro de Economía sobre la arquitectura financiera internacional, a la que consideró "ineficiente para resolver las situaciones de deuda insostenible". El señor Guzmán, dada su deformación profesional de ser hasta hace poco tiempo académico de la Universidad de Columbia, sigue interesado en la eficiencia de la arquitectura financiera global e intentando reformarla junto a su mentor Joseph Stiglitz, cuando desde el 10 de diciembre pasado debería estar enfocado, junto con el presidente Fernández y el resto del gabinete, en reformar un país que es fiscalmente insostenible por donde se lo mire. Desde la absurda cantidad de distritos administrativos que tenemos hasta la relación del costo de un legislador en relación con el PBI, todos los ratios económicos financieros de la Argentina muestran un país que enfermó hace décadas hasta llegar a un punto de inviabilidad como entidad nacional, y el síntoma más claro es que ya no hay quien lo quiera financiar.

En lugar de sumergirse en esta realidad dramática, Guzmán carga las tintas sobre un sistema financiero global sin duda mejorable, pero que ha demostrado ser muy eficiente para financiar el desarrollo de decenas de otros países, sin ir más lejos Perú, Bolivia, Chile, Paraguay y Uruguay, que hasta se dan el lujo de emitir deuda en sus monedas locales a tasas muy razonables para repagarlas en tiempo y forma, sin problemas.

Le doy dos noticias, señor Guzmán: una es que el problema está en la Argentina y no afuera, y la otra es que ahora usted es uno de los máximos responsables de resolver la cuestión, que no es otra que la inviabilidad fiscal de la Argentina. Así que guarde sus ideas "columbianas" y dedíquese a resolver la viga que tenemos metida en el ojo hace décadas.

Hernán Caballero

DNI 13.211.923

Gobierno exitoso

Nadie puede negar que este gobierno es sumamente exitoso. En solo 60 días de gestión logró hacer desaparecer a miles de piqueteros y gremios varios que reclamaban a diario en la calle, perturbando la vida y el trabajo de miles de ciudadanos.

Patricio Carli

DNI 16.600.038

Hora zanahoria

La violencia que se observa a la salida de los llamados "boliches", generada por la excesiva ingesta de alcohol, antes y durante la permanencia en ellos, se vería reducida si se impusiera el horario de apertura y cierre de los locales a las 9 p.m. y 1 a.m. Esto se debería complementar con la prohibición de circulación de menores solos en la vía pública a partir de las 2 a.m. Seguramente se opondrían los vendedores de alucinógenos, pero disminuirían las ausencias de estudiantes y trabajadores a sus tareas y se facilitaría la acción educativa a los padres permisivos. Medida similar fue adoptada por el alcalde izquierdista de Bogotá, Antanas Mockus, en los últimos años del siglo pasado, a la que llamó "hora zanahoria".

Lucio Strazza

DNI 4.262.905

No olvidar

Ante el aberrante crimen ocurrido en Villa Gesell y la conmoción que ha generado y genera, me surgen algunas reflexiones. En primer lugar, espero que los culpables paguen su culpa en prisión como corresponde, y, tal como dice la lectora María Rosa Pecora en su carta, que la indignación que nos genera haga que estemos atentos al desenvolvimiento de la Justicia. En segundo lugar, de no estar la Justicia a la altura de las circunstancias, no va a dejar de caber la condena social. Estos individuos no podrán circular libres de culpa nunca más. Todos sabemos quiénes son. Y a muchos de nosotros esos nombres no nos serán indiferentes. En tercer lugar, me resulta cruel para los seres queridos de la víctima (e irresponsable hacia toda la sociedad) que una conductora de televisión diga livianamente que en un tiempo nos olvidaremos de esto, como de tantos otros casos. ¿Habrá alguna manera de que eso no sea así? Y en todo caso: ¿en lugar de la resignación al olvido, no sería un mensaje más adecuado pregonar la memoria?

Por eso, tratemos de no olvidar. Intentemos no quedar pasivos e indiferentes ante el mal, que, por casualidad, le tocó a otro.

Ana Bekerman

DNI 24.977.625

Otro negacionismo

El Presidente impulsará una ley contra el negacionismo de la dictadura. El diccionario de la Real Academia define al negacionismo como "la actitud consistente en la negación de hechos históricos recientes y muy graves" (sic). Con el mayor de los respetos sugiero que se agregue un artículo a la futura norma, con el que se sancione el negacionismo de las promesas electorales, tales como incremento inmediato de las jubilaciones, llenar la heladera o poner dinero en los bolsillos de los argentinos y tantas otras incumplidas.

Roberto A. Meneghini

dr.meneghini@hotmail.com

Micros de dos pisos

El último accidente ocurrido en la ruta 2 ha sido un llamado de atención para los ciudadanos y ha abierto en la sociedad un debate sobre el elevado riesgo que representan los micros de doble piso en viajes prolongados. No voy a abundar en detalles ya enumerados en infinidad de artículos y entrevistas sobre la exposición a vientos laterales o el centro de gravedad en una ubicación en extremo vulnerable que hacen que, ante una distracción momentánea de los choferes, la dificultad de control se potencie. Lo que debemos en verdad tener en cuenta como usuarios es nuestra potestad de elegir. Si queremos cuidar nuestras vidas y la de nuestros seres queridos optemos por no viajar en ese tipo de transporte. Si las autoridades de aplicación no nos protegen, nosotros podemos hacerlo por nuestra cuenta. No a los micros de doble piso.

Carlos Herrero

cherrero45@gmail.com

Falta de urbanidad

Según la Real Academia Española, el término "urbanidad" significa: "cortesanía, comedimiento, atención y buen modo". Esta palabra en su etimología proviene del adjetivo "urbano", cortés, y del sufijo abstracto "idad", que indica cualidad, también del latín "urbanitas". Urbe remite al entorno social en el que viven y conviven las personas. En el entorno de urbanidad se establece una relación de convivencia donde es loable el bien común, grupal, e individual de respeto hacia los demás. Sin embargo, hay quienes románticamente se empeñan en defender que la "autenticidad" en el comportamiento es lo que debe primar en nuestra vida de relación; ser "auténticos" y actuar con informalidad y espontaneidad. En este grupo se alinean personas de todo tipo: los promotores de la "grieta", los neosalvajes que matan en peleas callejeras, gran parte de los movimientos piqueteros, los que instrumentan paros en los servicios públicos sin racionalidad, las corporaciones de barras bravas, los vándalos del mobiliario público y los que violan las normas de tránsito, entre otros. Casi sin darnos cuenta, día tras día, nos vamos acostumbrando a la falta de respeto, la agresión y la violencia como podemos observar con angustia en cualquier periódico o noticiero nacional.

La urbanidad es una cualidad imprescindible para la buena convivencia; lo contrario es primitivismo e involución social. No la perdamos.

Vicente Lema

arquilema@gmail.com

Maipú, deteriorada

Hay una cuadra de la calle Maipú que es, por varias razones, motivo de culpa para los porteños y sus autoridades comunales. Me refiero al 900 de esa arteria, donde se encuentra el Centro Cultural Coreano (en una estupenda casona muy bien reciclada) y, sobre la esquina con Marcelo T. de Alvear, el edificio donde habitó durante muchos años Jorge Luis Borges. En el costado izquierdo de la puerta de entrada del 994 había una placa de bronce que advertía a los que pasan por un lugar nada monumental que el máximo escritor argentino vivió allí (en un diminuto departamento del sexto piso). Dije "había" porque solo hay cuatro agujeros en el granito de la fachada, que revelan lo que está ausente. Como vivo en este vecindario, ya no recuerdo cuánto ha pasado desde la desaparición de la placa, pero estimo que alguien de Cultura debería hacer algo al respecto. Lo mismo vale para la vereda de esta cuadra, donde hay dos razones para que asistan visitantes, además de la ya citada casa de Borges, el Centro Cultural Coreano, con frecuentes actividades culturales. Lo curioso es que la vereda opuesta, de los impares, está intacta, mientras que la que motiva el comentario exhibe un estado lamentable. No es válido argumentar que esta "es una cuadra con mucha asistencia de turistas", porque es un recurso mediocre que minimiza la calidad de vida de los porteños, pero lo cierto es que esta cuadra, cada vez que la transito, me da vergüenza.

Luis J. Grossman

luisjgrossman@gmail.com

En la red

Facebook

Alberto Fernández y la crisis: "El peronismo tuvo algunas culpas, pero muchas más tuvieron los que no son peronistas"

  • "Gobernaron la mayor parte del tiempo, así dejaron el país. Desastre. Memoria, por favor" - Marta Romero
  • "El peronismo gobernó siempre, incluso cuando había otros partidos gobernando, saliendo a la calle y no dejando gobernar" - Mirta Altamirano
  • "El peronismo nos arrastró siempre al fondo... siempre sacó al trabajador para darles a los vagos y mantenidos, y los que gobiernan, cada vez más ricos" - Mary Bravo
  • "Comparemos a la Argentina antes de la llegada de Perón y su posterior decadencia en cada gobierno peronista" - Gabriela Venturino

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.