De los lectores: cartas & mails

(0)
2 de mayo de 2020  

Coronavirus

Sin liberaciones

El reclamo de las personas privadas de su libertad por problemas derivados de la pandemia puede ser resuelto sin liberaciones. Se podría trasladar a los presos contagiados a alguna dependencia militar, o establecerse un pabellón específico para los afectados en alguna de las cárceles del país. También podría levantarse un hospital de campaña, debidamente cercado, vigilado, y suficientemente alejado de los centros urbanos. Nada impide estudiar medidas que atiendan el reclamo de estas personas, seres humanos al fin, sin olvidar que hubo razones que llevaron a su privación de libertad. Los reclamos de sus víctimas siempre deben ponerse en primer lugar.

Gabriel Motta

DNI 17.663.842

Mundo del revés

El Poder Ejecutivo negocia eventuales excarcelaciones y prisiones domiciliarias judiciales con delincuentes que queman banderas y rompen techos de una cárcel, mientras que soslaya el reclamo de millones de argentinos que desde hace 50 días -al 10 de mayo la cuarentena se habrá convertido en "cincuentena"- respetan en forma civilizada las restricciones a su libertad ambulatoria y solo piden salir de sus casas para ir a trabajar. ¡Parece el mundo del revés de la añorada María Elena Walsh! ¿Habrá alguien capaz de revertir todo esto y "ponerlo al derecho"?

Federico Cristián Castro Nevares

DNI 22.277.893

Cárceles privadas

Si en lugar de políticos tuviéramos estadistas hace mucho tiempo que tendríamos solucionado el problema de las cárceles superpobladas. Se hubiera presentado un proyecto que estableciera la posibilidad de que las cárceles fueran privadas. Si se desarrolla un plan serio e inteligente las cárceles, que al erario público le resultan una gran carga, se podrían mantener con la fabricación y venta de productos que suplantarían a aquellos importados que por provenir de países con sueldos de hambre hacen imposible competir a la industria nacional. Pero reconozco que es una utopía porque tendríamos que tener estadistas y creo que ese lujo nos lo tenemos vedado. Luego de la ley Sáenz Peña solo tuvimos tres: Marcelo T. de Alvear, Roberto Ortiz y Arturo Frondizi.

José Brunetta

josebrunetta@yahoo.com.ar

No injerencia

Los viajes del presidente Fernández a Brasil y a Uruguay previos a las elecciones presidenciales en esos países, para respaldar con innecesaria locuacidad a los candidatos finalmente derrotados -sumada, en el primer caso, su visita a Lula y sus críticas a la Justicia de ese país por su condena- no han sido actos gratuitos para los actuales gobernantes. Tampoco las desafortunadas opiniones sobre la política y el presidente de Chile. El caso de Bolivia fue aún más irritante y desafortunado al albergar a Evo Morales, respaldar sus políticas y cuestionar a sus gobernantes. Las últimas declaraciones públicas sobre el Mercosur van en el mismo sentido. En diplomacia las formas son también el fondo. Las relaciones exteriores deben ser administradas con cautela, atendiendo nuestros intereses nacionales y no una circunstancial ideología. La máxima de no injerencia en los asuntos internos de otros países, aunque tampoco la practique Bolsonaro, debe ser respetada no solo cuando nos conviene.

Carlos von Ifflinger Granegg

DNI 4.289.666

Viejito joven

Soy un viejito de 74 años, hace 56 años que trabajo, tengo una empresa con 85 personas que con sus familias sumamos unas 400 personas. Trataré en lo posible de subsistir pensando primero en mi familia: hijos, hermanos, nietos, en la gente que trabaja conmigo, y en no dilapidar mis ahorros para tener una vejez tranquila. Si después me queda algo empezaré a regularizar mis impuestos: Bienes Personales, tasas, IVA, Ingresos Brutos, Ganancias, patente, ABL, ARBA, gastos bancarios, tarjetas, luz, gas, teléfono, jardinero, seguridad, empleada doméstica, internet, mantenimiento de mi casa, obra social prepaga, nafta, compras de supermercado.Todo este sacrificio para pagar gastos de un Estado enorme e innecesario en un país en el que solo 8 millones trabajamos como bestias para mantener a estos políticos, la corrupción que los identifica, los ñoquis, los vagos que viven de un plan. Son vergonzosas e indignantes las dietas abusivas de diputados , senadores y asesores que se hacen los otarios y no ceden un peso, además de intendentes, gobernadores que tienen su coto de caza y también cobran dietas fuera de toda realidad.

Luis J. Ramos

DNI 8.250.383

Oberdan Sallustro

El 10 de abril último se cumplieron 48 años de su asesinato por el ERP, después de 20 días de secuestro y siendo director general de Fiat Concord ("construcciones Córdoba"). Ese crimen conmocionó al pueblo argentino. Se jugó la vida como partisano contra los nazis y al lado del doctor Aurelio Peccei, directivo de Fiat Turín, y un jefe del Ejército de Liberación Nacional, apresado y torturado por la Gestapo y salvado por canje con un general alemán. Se reencontraron aquí en 1950. Peccei, como presidente de Fiat para América Latina, ya incubaba la idea de constituir el Club di Roma, que fundó en los 60 confió el más alto cargo a Sallustro, quien, con un grupo inicial de 8 personas que integré todavía adolescente, trabajó sin límites de horarios o días festivos y sin enriquecerse en lo personal, para crear con la enorme inversión de Fiat Turín y el entusiasta apoyo de Perón, Frondizi e Illia, el mayor conglomerado industrial de América Latina. En 1972 daba empleo entre dependientes directos, proveedores y concesionarios a 100.000 personas. Las circunstancias en que murió provocaron su derrumbe, y deberían ser una lección para quienes en estos días hablan de "escribir la historia con sangre". Por eso, este homenaje a Sallustro quiere a la vez demostrar que cuando hay determinación, capacidad ejecutiva y transparencia, se puede vencer el mayor desafío que se nos plantea en la actualidad, porque la pandemia del Covid-19 en la Argentina pone más que nunca en evidencia la necesidad de erradicar las villas miseria en las que vive hace décadas por transmisión hereditaria una enorme masa de familias, hacinadas, cuyos hijos son hoy más del 50% de los menores de 14 años, cifra que crece en forma exponencial. Pasarán a ser, en una generación, los dos tercios de la pirámide social, tornando inviable la inserción de la Argentina en el mundo, al convertirse en algo así como una nación "paria". Para los "distraídos" sugiero leer las dos investigaciones publicadas el 11/12/2017 y 4/8/2019 por el periodista Carlos Reymundo Roberts. Y en respaldo recomiendo la lectura de Hannah Arendt, su obra de 1954 Entre el pasado y el futuro , en la que dice: "El hecho significativo es que a causa de ciertas teorías, buenas o malas, se rechazaron todas las normas de la sensatez humana". En brevísima síntesis: en los espacios que ocupan las villas, construir viviendas dignas, asegurar nutrición adecuada, refaccionar y ampliar la edificación de aulas y espacios para actividades culturales y deportivas, y asegurar doble jornada todos los días del año especialmente en la primera infancia, etapa que condiciona su futuro para formarse como personas con capacidad de desarrollar un pensamiento crítico. La inversión que se requiere es nimia comparada con los miles de millones de dólares que se barajan entre gasto público y deuda. Se trata de un desafío que se justifica como política de Estado, mediante un pacto entre todos los partidos para volver a pensar toda la política asistencial no como limosna, sino como contrapartida de un bien controlado esfuerzo de los adultos y de los chicos de esas familias.

Carlos Tonelli

DNI 18.796.008

Impuesto a Netflix

A mis 84 años he respetado estrictamente la cuarentena, vivo sola y mis días trascurren tratando de no deprimirme, hago las tareas de la casa religiosamente y mantengo contacto por diversos medios con mi numerosa familia, a la que hace mucho que no veo y extraño tanto. Trato de darles esperanzas (que a veces yo no tengo, por la aflicción que siento ante los muchos problemas de todo tipo que ellos enfrentan), miro y oigo los noticieros para estar informada y pago por internet mis gastos e impuestos. Cuando llegan las 18 por dos horitas me tomo un respiro de tanta preocupación y me conecto a Netflix, me hace bien, me despeja y me distrae. Es mi único recreo diario. Ahora, a un cerebro iluminado se le ocurrió que hay que poner un impuesto a Netflix (otro impuesto más).

Si esta medida, como muchas otras, se toma para hacernos aún más penosos estos momentos que atravesamos y someternos cada vez más a directivas políticas asfixiantes, mis calurosas felicitaciones, lo están consiguiendo.

Rosa Dorbesi

rosadorbesi@gmail.com

Destino de los dólares

Señores de la Comisión Nacional de Valores, no hace falta ser Sherlock Holmes para adivinar adónde se van los dólares. Los dólares no se van, se atrincheran a resguardo del feroz ataque de la maquinita de hacer pesos que sigue funcionando ininterrumpidamente durante las 24 horas del día.

Rodolfo Leandro Salomone

DNI 4.313.335

Los más débiles

Se atribuye a Winston Churchill el haber dicho, parafraseando a alguien, que la democracia es la peor forma de gobierno exceptuando a todas las demás. Si él resucitase y tuviese frente a sus ojos la crisis del Covid-19 creo que se detendría a repensarlo. Y esto es así porque hoy se advierte que la idea de las sociedades modernas y teóricamente democráticas es exterminar a los más débiles: ¡matemos a los niños por nacer y a los adultos mayores! ¡A los primeros, mediante el aborto, para supuestamente salvar a sus madres; a los segundos, mediante opciones en la pandemia, para supuestamente salvar a sus hijos! ¿Dónde está el límite? ¿Quién le pone el cascabel al gato?

Francisco García Santillán

DNI 10.661.522

En la red

Facebook

Cacerolazo contra la liberación de presos de las cárceles

"Colapso de cárceles y justicia, cambios urgentes" ,María Cristina Chemes

"Fue masivo, porque hasta quienes los votaron no quieren esto. Nadie que tenga un poco de moral o principios respalda esto", Claudio Ponce

"Los que están a favor de los presos que sean solidarios y se los lleven a su casa para darles techo y comida" , Luis Gelman

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA) Buenos Aires, Argentina

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.