De los lectores: cartas & mails

(0)
24 de noviembre de 2020  • 00:00

Cuarentena

"No quiero pensar qué sería de mi conciencia si dejara que murieran 40.000 personas. No duermo más, no vivo más en paz", dijo en abril Alberto Fernández. Y con este argumento populista el actual gobierno nos sumergió en una catástrofe económica, sin evitar el desastre sanitario. Como resultado, con la desocupación más alta de la historia, la pobreza en la Argentina subirá este año 12 puntos -cuatro veces más que Brasil, Paraguay y Uruguay-, el dólar se triplicó en poco más de un año, se evaporaron 11.000 millones de reservas y el endeudamiento aumentó en 20.000 millones de dólares.

La realidad es que, al momento de escribir esto, la Argentina es el cuarto país del mundo con mayor cantidad de muertes por Covid-19 por cantidad de habitantes y en pocos días más llegaremos a los 40.000 fallecidos.

Hoy tenemos la catástrofe económica y el desastre sanitario, y no creo que el presidente Fernández haya perdido el sueño.

Ricardo E. Frías

DNI 4.362.046

Aborto es violencia

La ley de aborto vulnera nuestra Constitución nacional y los tratados incorporados con tal jerarquía (art. 75, inc. 22 y 23) vgr. Pacto de San José de Costa Rica, Convención de los Derechos del Niño, etc. Es inconstitucional aun en caso de violación, pues en esa instancia, frente a la comisión de un delito, se requieren proceso judicial y prueba, y no una simple declaración jurada como permiten actualmente los aberrantes protocolos vigentes en CABA y distintas provincias. Se permiten esos protocolos para que el Estado le aplique la pena de muerte a una persona indefensa e inocente de ese crimen o cualquier otro, postergando investigar el hecho de la violación denunciada (si es que lo hace). Quienes defienden fanáticamente el aborto esconden la otra cara: los sufrimientos morales y psicológicos de tantas mujeres que aún después de muchos años no logran superar ese hecho traumático. Me pregunto si será obligatorio en los consentimientos informados previos a abortar advertir detalladamente a las mujeres sobre las graves consecuencias psicológicas y hasta físicas posteriores a un aborto (dificultad para embarazos ulteriores, etc.), o si las esconderán con el mismo fanatismo con el que pretenden lograr la ley. El aborto es violencia y, en palabras de Santa Teresa de Calcuta, "todo país que acepta el aborto es porque su gente no ha aprendido a amar, sino que recurre a la violencia para obtener lo que quiere".

Miguel A. Pombo

hmapombo@gmail.com

Cosecheros

Es terrible la situación de los productores frutícolas, ya que no consiguen cosecheros temporarios.

Los cosecheros no aceptan trabajar en blanco porque de ese modo dejan de cobrar los planes para siempre. Propongo una solución. Supongamos que el beneficiario del plan cobra por ese concepto $10.000 por mes. Y supongamos que el dueño de la fruta le pagaría $40.000 por mes por el trabajo de recolección. Sugiero entonces que el Estado le dé al dueño de la fruta el valor del plan y el seguro, mientras dure la cosecha. Después, el planero seguiría cobrando el plan como siempre. ¡De este modo se benefician ambos! El planero ganaría $30.000 y el dueño del campo se aliviaría en $10.000 por cosechero.

Solo es cuestión de que un empleado administrativo lo organice y cruce datos.

María Esther Fregenal

mefregenal@yahoo.com.ar

Delincuencia

La situación educacional del país demuestra que el kirchnerismo, o en términos más amplios el socialismo del siglo XXI (chavismo, castrismo), no tiene el mínimo interés en la educación, la ampliación de conocimientos o en formar ciudadanos capaces de pensar por sí solos, sino por el adoctrinamiento ideológico, la entrega de verdades compactadas y recortadas (recordemos cómo se vendía a los Montoneros y al ERP como "jóvenes idealistas") y, fundamentalmente, crear un rebaño, una sociedad de esclavos ignorantes y consecuentemente más serviles, capaz solamente de gritar eslóganes banales.

Alí Mehmed

DNI 42.302.294

La Niña, potenciada

Como es sabido, sobre todo en el campo, La Niña es un fenómeno climático producido por el enfriamiento de las aguas del Pacífico Sur, que produce una escasez de lluvia y consecuente sequía en nuestra zona pampeana, con grave afectación de los cultivos. El Niño constituye el fenómeno inverso, con calentamiento de las aguas, exceso de lluvias, inundaciones, pero también con grave afectación del campo. Se estima en tres mil millones de dólares el perjuicio producido tanto por una como por el otro. Cabe destacar con preocupación y frustración que la sequía producida por el efecto Niña se ve potenciada por el error histórico del criterio adoptado por los técnicos de la Dirección de Hidráulica provincial en sus proyectos de canalizaciones, al carecer estos de obras que actúen con carácter de retención de la poca agua en períodos secos. Lo sorprendente es saber que la decisión de los técnicos fue tomada en abierta oposición a lo ya afirmado en 1884 por Florentino Ameghino, en su libro Las secas y las inundaciones en la provincia de Buenos Aires. Obras de retención y no de desagües.

Lo actuado hasta ahora ha sido una deliberada política de Estado, tanto provincial como nacional.

Creo llegado el momento para que el flamante Ministerio de Medio Ambiente tome cartas en el asunto, revisando el criterio hidráulico histórico, para bien del país.

Arq. Fernando Aftalión

aftalion.fernando@gmail.com

En la Red

Facebook

La dura respuesta de Soledad Acuña a los gremios docentes: "Algunos eligen adoctrinar en las aulas; con los chicos, no"

  • "¡Felicitaciones, ministra! Usted tiene claros pensamientos de cómo se educa a los niños" - Olga Itaty Gutiérrez
  • "Yo la acompaño. A los niños/adolescentes se les debe enseñar a pensar, leer, y ellos deben ser dueños de su pensamiento, ¡no al atropello!" - Marisa Mandarino
  • "Felicitaciones, ministra. ¡Con los niños, no!" - Albana Cantarelli

Los textos destinados a esta sección no deben exceder las 15 líneas o los 1100 caracteres. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: cartas@lanacion.com.ar o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

Conforme a los criterios de

Más información
ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.