La cabeza de Macri, después de la muerte del padre