Diseño solidario, la cuarentena del ego