El cepo es hijo del populismo