Reseña: Breves amores eternos, de Pedro Mairal

Felipe Fernández
(0)
7 de diciembre de 2019  

Breves amores eternos, el nuevo libro de cuentos de Pedro Mairal (Buenos Aires, 1970), se divide en dos partes: los primeros once integran la sección que da título al libro; los otros doce componen el volumen Hoy temprano, ya publicado en 2001.

En la primera serie hay un predominio de situaciones eróticas en casi todos los relatos. "Coger en castellano" ofrece la nostálgica fantasía masturbadora -sitio porno mediante- de un emigrado que no puede olvidar a su novia de la adolescencia. "El anillo" describe el absurdo al que llega un marido infiel para mantener su engaño, y "Hoshiko y el primer mandamiento" muestra, en forma irónica, la veneración sensual que un muchacho siente por una chica.

La fascinación masculina por la carnalidad femenina se expresa de diferentes maneras: la atracción de lo enorme en "El guardián de la giganta", la visión iniciática de un cuerpo sin ropa en "Tatiana desnuda" y la voluptuosidad muscular de una fisicoculturista en "La fuerza".

Mairal emplea un lenguaje coloquial, rico en matices, que se mimetiza con cada personaje. Parte de su inventiva lingüística se concentra en elegir el adecuado bagaje de palabras que consiga transmitir del modo más sincero posible -sin caer en lo pacato o en lo vulgar- el inagotable torbellino del deseo sexual.

Se destacan en esta primera sección tres historias que usan la primera persona. "Un verano feliz" brinda una cuidada modulación del argumento y se ocupa del vínculo que un hombre establece con una prostituta porque su esposa se niega a tener relaciones. En "Cero culpa" se va conformando un delicado autorretrato interior a medida que una mujer ensaya una confesión para explicarle a su marido los motivos que la llevan a acostarse con un compañero de trabajo. "Sudor" trata de los encuentros clandestinos que mantiene una pareja de novios y diseña un desenlace que apela a la lógica y el humor.

Si bien los relatos de Breves amores eternos pueden resultar temáticamente monótonos, un sondeo más profundo les posibilita explorar la idea de que el amor romántico y monógamo es solo una máscara civilizada detrás de la cual se esconde el indomable poder de la libido. En cuanto a Hoy temprano, su reedición permite la relectura -o el descubrimiento- de muy buenos cuentos como el texto homónimo, "Cuadros" o "El viaje de la profesora Bellini".

BREVES AMORES ETERNOSPedro MairalEmecé334 páginas$ 750

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.