El Quijote, una escuela de diálogo