El retorno a la normalidad: ¿estamos realmente listos?