En plena crisis, Hobbes nos respira en la espalda