Estado de excepción, ¿un nuevo paradigma de gobierno?