Facundo y Lucas Nejamkis, la mano derecha de Abal Medina en el reparto de la pauta oficial

De bajo perfil y origen político en el Frepaso, los hermanos deciden sobre la caja publicitaria y causan recelo entre los jóvenes camporistas
Adriana Balaguer
(0)
26 de mayo de 2013  

Los hermanos Facundo Patricio y Lucas Patricio Nejamkis son los administradores de la estratégica caja presupuestaria que financia la publicidad del Gobierno y la embestida kirchnerista contra los medios críticos: 800 millones de pesos anuales, a repartir entre medios de comunicación de todo el país, y 830 millones para solventar Fútbol para Todos y disponer libremente de su gigantesca tanda de avisos. Son, además, los armadores del entramado mediático oficial, junto a su amigo y jefe Juan Manuel Abal Medina, con quien evaluaron en su momento qué medios convenía acercar a determinados empresarios afines para difundir el relato K.

Su tarea cotidiana, de visible influencia en el entorno de Cristina Kirchner, que incluye estar en contacto con responsables de contenidos, recibir pedidos de publicidad y vincularse con medios provinciales, está resguardada por un celoso bajo perfil. Pero no está aislada de otras iniciativas que también impulsa el kirchnerismo para someter a los medios más críticos de su gestión, como el cepo publicitario a los supermercados y cadenas de electrodomésticos, el proyecto de expropiación de Papel Prensa o la posible intervención al diario Clarín.

Facundo y Lucas hoy son parte de la generación de políticos sub-40 que el kirchnerismo encumbró en el poder, pero no son parte de La Cámpora, ni lo quieren ser. A diferencia de la gran mayoría de sus integrantes, ambos son universitarios con posgrados y tienen experiencia previa en la gestión pública. Les gusta ser identificados como "el kirchnerismo racional" y que aún ciertos opositores al Gobierno destaquen que "no son arribistas". Sin embargo, los hermanos Nejamkis tienen algo en común con La Cámpora: son soldados de Cristina y, por eso, no encuentran ningún reparo en conciliar su origen y formación progresista en el Frepaso con haberse convertido ahora en instrumentos de la avanzada K contra los medios no oficialistas.

En el camporismo juvenil, de hecho, muchos recelan de su saber académico. Según reveló la periodista Laura Di Marco en su libro La Cámpora , Andrés "Cuervo" Larroque, líder de la agrupación, llegó a quejarse ante Máximo Kirchner de los hermanos Nejamkis: "Es increíble que estos tipos te vengan a dar consejos sobre cómo hay que gobernar", dice que dijo. No es el único que les guarda algún rencor. Aníbal Fernández también se sintió herido cuando no pudo sostener ningún tipo de influencia en la Jefatura de Gabinete, luego de ser reemplazado por esta "troika" en diciembre de 2011.

Cara y contracara

Facundo es el mayor de los dos. Nació el 30 de julio de 1974 y es, antes que nada, hincha de Boca. Conoció a Abal Medina cuando cursaba la carrera de Ciencias Políticas en la Universidad de Buenos Aires (UBA) y ambos se identificaron con el peronismo que en los 90 representaba Carlos "Chacho" Álvarez. Hoy está a su lado, a cargo de la Secretaría de Gabinete y Coordinación Administrativa. Papá de dos nenas, su mujer es María Pía Pigatto, una ex productora de televisión. Viven en el oeste del conurbano bonaerense, a unos kilómetros de Ramos Mejía, donde aún residen su padre, Rubén, peronista y reconocido dentista, y su madre Patricia, psicóloga y responsable de que sus dos hijos varones se llamen Patricio de segundo nombre.

Lucas, que tiene un par de años menos que Facundo, vive en Palermo y también está casado, aunque desde hace menos tiempo (tiene un bebé), es el actual jefe de asesores de Abal Medina. También estudió Ciencias Políticas en la UBA. No figura con su nombre y apellido real ni en Facebook ni en Twitter, un dato curioso dada su edad y performance pública. Hace un verdadero culto del bajo perfil. Tienen una tercera hermana, Lucía, que es investigadora del Conicet.

El primer éxito político de Lucas data de sus años de estudiante. En 1996, con la Lista Unidad (Moves-Frente Grande) le ganaron a Franja Morada el Centro de Estudiantes de Sociales. "No tenían nada que ver con el peronismo tradicional", asegura un otrora dirigente universitario que rivalizaba con ellos.

Ya con Fernando de la Rúa al frente del gobierno de la Alianza, y ante el plan de recorte y arancelamiento universitario que promovió Ricardo López Murphy a su llegada al Ministerio de Economía, le tocó a Lucas Nejamkis, entonces secretario general del Frente Grande Universitario, diferenciarse de sus socios políticos que le creían al Presidente cuando les decía que la educación pública estaba garantizada: "Estamos dispuestos a ponernos a la cabeza de las protestas del movimiento estudiantil", decía el joven progresista.

A "Chacho" lo conocieron cuando había formado, en 1993, el Centro de Estudios Políticos, Económicos y Sociales (Cepes). "Facundo se acercó diciéndome que quería colaborar. Enseguida reconocí en él a un joven talentoso con una sensibilidad especial para entender el fenómeno político", recuerda Álvarez, actual secretario general de la Asociación Latinoamericana de Integración (Aladi).

Junto con Abal Medina, los Nejamkis pasaron a ser reconocidos cuadros técnicos del Frepaso. Pero fue Facundo quien más trabajó junto al ex vicepresidente, a quien acompañó entre 2005 y 2010, primero en la Comisión de Representantes Permanentes del Mercosur, de la que llegó a ser su jefe de gabinete. Y después, en la Secretaría General de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur).

"El primero que entró al Gobierno fue Lucas, que empezó como asesor de Alberto Fernández. De ahí ya pasó a Gestión Pública, que Abal Medina conducía desde 2005, secretaría a la que también se sumó su hermano luego de finalizar su rol en Unasur tras la muerte de Néstor Kirchner. Y en enero de 2011 se fueron a Comunicación Pública, desde donde saltaron a la Jefatura de Gabinete", resume otra fuente, que destaca el crecimiento sostenido de la influencia de los hermanos Nejamkis.

Lucas se ganó el reconocimiento de la Presidenta cuando se encargó de gestionar el traspaso a la Anses de todo el personal de las AFJP, tras la estatización del sistema de jubilación privada.

No fueron los únicos frepasistas que llegaron al kirchnerismo, pero son de los pocos que aún mantienen posiciones de peso en el Ejecutivo, junto a Abal Medina y Nilda Garré, ministra de Seguridad. Su permanencia es vista de forma crítica por sus ex compañeros de ruta. "Hay algunos funcionarios que quedaron de tiempos de la transversalidad K que puede ser que crean que están haciendo historia. Pero hay otros que no se van porque saben que si lo hacen, no van a conseguir trabajo en otro lado", explica Graciela Fernandez Meijide, una de las principales referentes que tuvo el Frepaso.

En el organigrama oficial hay otros funcionarios que también intervienen en el reparto de la pauta oficial (Alfredo Scoccimarro, secretario de Comunicación Pública, y Rodrigo Martínez Rodríguez, "Rodra", un cuadro de La Cámpora), con quienes se reparten los medios con los que está en contacto cada uno, pero son Facundo y Lucas Nejamkis -junto a su jefe- quienes definen la asignación de fondos, salvo pedidos expresos para los que se necesite el visto final de la Presidenta.

En un año electoral, y con escándalos de corrupción, el aporte de los hermanos a la causa pasa por sostener un manejo firme de la caja publicitaria que alimenta los sueños del kirchnerismo.

PERFIL

Nombre y apellido: Facundo y Lucas Nejamkis

Edad: 38 y 35 años

  • Carrera política

    Son hermanos, estudiaron Ciencia Política en la UBA y se formaron como cuadros técnicos en el Frepaso. Facundo trabajó cerca del ex vicepresidente "Chacho" Álvarez.
  • Poder de decisión

    Desde sus cargos en la Jefatura de Gabinete, administran la publicidad del Gobierno y el entramado mediático oficial
  • MÁS leídas ahora

    ENVÍA TU COMENTARIO

    Ver legales

    Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

    Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

    Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.