En FoLa, desde ficciones de monumentos hasta el baño de Frida Kahlo

Obra de Andrés Durán
Obra de Andrés Durán Crédito: Graciela Iturbide
La Fototeca reúne tres exposiciones de Graciela Iturbide, Andrés Durán y Marroquín Winkelman
(0)
23 de septiembre de 2016  • 15:19

La Fototeca Latinoamericana (FoLa) acaba de inaugurar tres exposiciones de grandes artistas latinoamericanos: en la sala principal, la mexicana Graciela Iturbide expone Tiempo suspendido; en la sala 2, el chileno Andrés Durán presenta Monumento editado; y, en la 3, el peruano Andrés Marroquin Winkelmann exhibe Un color promete.

El trabajo de Iturbide, que se podrá contemplar hasta el 3 de diciembre, es un diálogo entre dos series fotográficas. La primera de ellas se compone de imágenes que la reconocida fotógrafo sacó en el baño de Frida Kahlo, un lugar íntimo que contenía cartas secretas y objetos personales de la pintora, como corsés, muletas, batas manchadas de pintura, una prótesis o carteles de Stalin. El baño fue tapiado por instrucciones de Diego Rivera a la muerte de Frida en 1954 y debería permanecer así durante 15 años, pero se mantuvo cerrado por medio siglo hasta que, en 2006, Iturbide pidió permiso para hacer un trabajo fotográfico y reinterpretar a Frida a través de los objetos que encontró.

La segunda serie se centra en el jardín botánico de Oaxaca, donde Iturbide fotografió especies autóctonas que no pueden sobrevivir si no es gracias a cuidados especiales. "Se encontró con la vulnerabilidad de la vida, con una fragilidad curiosamente parecida a la condición física y de salud de Frida". El jardín botánico fue solo el comienzo del interés de Iturbide por la naturaleza, y en otros viajes que realizó por Europa, visitó varios jardines alquímicos, y también fotografió especies en las carreteras de los Estados Unidos.

Monumento Editado, por su parte, es la primera exposición individual de Andrés Durán en Buenos Aires, y se enmarca dentro del programa de residencias de FoLa.

La muestra es un proyecto de fotografía digital en el que el artista ficciona monumentos conmemorativos de finales del siglo XIX y mediados del XX de distintas ciudades de Bolivia, Perú, Argentina y Chile.

Las estatuas y los monumentos se realizaban entonces para resaltar el imaginario simbólico de lo heroico y el patriotismo. En la actualidad, estas ciudades sufrieron cambios radicales en su estructura, tamaño y desplazamientos. Bajo el escenario actual, es necesario preguntarse: ¿Cómo funcionan estos monumentos conmemorativos ahora en el espacio público? ¿A quien representan hoy en día?, explica el autor.

A su juicio, muy pocas personas saben quiénes son los próceres sobre los pedestales, "es así como estos monumentos sufieron un vaciamiento en su significado original, pasando a ser invisibles". La exposición se compone de fotografías de varios de ellos, intervenidos con herramientas de posproducción digital, con el fin de exacerbar la invisibilidad de esas figuras.

Punte Elegante, fotografía de Andrés Marroquín
Punte Elegante, fotografía de Andrés Marroquín Crédito: Graciela Iturbide

Un color promete es, finalmente, una indagación sobre el color como fuente primaria de información y también como elemento de reflexión cultural y de lenguaje.

El curador Rodrigo Quijano explica que, "a contramano del convencimiento hegemónico de que el color ya es una mercancía adicional en la paleta decorativa global, Marroquín empieza por descomponer los elementos de esa mercancía. Vuelve a la fuente matizadora al ojo, de donde emana la pintura; resuelve la prolongación poética de una pantonera hechiza; reinstala los contenedores del opaco plástico peruano gruesamente reciclado; recapitula la imposible lectura del pintado vernacular del arco iris del puente en idioma falso pantone. Pantone bebé, pantone iletrado. O esa parece ser una de las conclusiones del gran divorcio sensible provocado por el modo de producción hegemónico. El color industrial y sus mercancías siguen vendiéndonos modernidad, dice en su estupendo estudio el antropólogo Michael Taussig. Quizás lo que ya no nos puede vender son verdaderos cambios".

La exposición de Andrés Marroquin Winkelmann podrá visitarse, al igual que la de Durán, hasta el 30 de octubre.

FoLa, Godoy Cruz 2626. De lunes a domingos, de 12 a 20 (miércoles cerrado). Entrada:

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.