Hacia un nuevo Mercosur

Federico Pinedo
Federico Pinedo PARA LA NACION
(0)
31 de julio de 2015  

En 1940 los gobiernos de Brasil y la Argentina acordaron conformar un mercado común, de modo de permitir a los emprendedores de cualquier lugar hacer inversiones en los dos países en forma indistinta, sabiendo que no habría ninguna traba para vender sus productos libremente en ambos territorios. De esa manera se garantizaba un mercado amplio, más rico en la Argentina, más numeroso en Brasil, para que las inversiones gozaran de una escala que les permitiera hacerse internacionalmente competitivas.

Lo que planificaron los gobiernos de Castillo y Vargas era un proceso de confianza en sus propias fuerzas de atracción y producción, para que ambos países se integraran y tuvieran relevancia económica global. El acuerdo no se llevó a la práctica. Luego vino la iniciativa de Perón llamada ABC (Argentina, Brasil, Chile), que tampoco se desarrolló. Recién durante los gobiernos de Alfonsín y Sarney se creó el Mercosur, no como un mercado común para potenciar la inserción externa de los países miembros, sino como unión aduanera para proteger sus mercados internos de la competencia extrarregional, mediante una barrera conjunta de impuestos a las importaciones. Hoy tenemos un Mercosur devaluado por todo tipo de trabas en el comercio entre nuestros países y a varios de sus miembros trabajando para ampliar su comercio con terceros, cosa que la Argentina no ha promovido.

Es curioso que sean los que se llenan la boca con retórica latinoamericanista los que nos hayan dejado en una situación de pérdida de integración real. La "patria grande" de los discursos se traduce en los hechos en peleas de barrio por la no venta de trigo o la no compra de lavarropas a los brasileños. El resultado de la mirada corta de los populismos, a los que sólo les importa el hoy, es que logran que prevalezca el miedo de los que optan por ser chiquitos, por sobre un nacionalismo positivo y confiado en nuestras propias fuerzas en el largo plazo. La gente que no cree en la capacidad de los argentinos nos deja una Argentina enana, claudicante, vergonzante, que ni siquiera se atreve a confesar lo que hace y lo disfraza de revolucionarismo adolescente y de micrófono.

Mientras nuestros bolivarianos de aula y escritorio jugaban a las emociones partidistas con viáticos pagados, Chile, Perú, Colombia y México anudaban un ámbito de libre comercio con el mundo, denominado Alianza del Pacífico. Brasil y China comercian por 70.000 millones de dólares. Brasil forma parte del Banco de Desarrollo de los Brics (Brasil, India, China y Sudáfrica) y del Banco Oriental de Infraestructura. Además, Brasil es el quinto inversor extranjero en la Unión Europea y en su territorio operan 1600 empresas alemanas, mientras que en la Argentina -el socio estratégico- sólo actúan 130 empresas brasileñas. Brasil, Paraguay y Uruguay quieren que sus economías sean competitivas e impulsan el tratado de libre comercio con la Unión Europea, que es nuestro desafío inmediato, porque Dilma decidió no "dejar atrás a la Argentina" y tratar de presentar una oferta conjunta antes de fin de año, con quien sea nuestro nuevo presidente.

El próximo presidente deberá proponerles a los socios del Mercosur que evaluemos un nuevo pacto, para que nuestras economías se desarrollen en conjunto; para integrarnos inteligentemente en las cadenas de valor globales de cada industria; para negociar juntos de verdad con los demás bloques regionales, empezando por la Alianza del Pacífico y China; para potenciar nuestros sistemas educativos; para abrir embajadas comunes en terceras naciones o en centros de desarrollo tecnológico y del conocimiento; para financiar pisos dignos de inclusión social; para construir protocolos comunes de infraestructura, finanzas, comercio, inversiones y ambiente. Debemos lograr una visión de futuro compartida que sea ambiciosa y que se asiente en la innovación y en el respeto de las instituciones, la democracia, la división de poderes, el Estado de Derecho, la moneda. Debemos pasar de la declamación latinoamericanista a la confianza en los latinoamericanos.

Presidente del bloque Unión Pro en la Cámara de Diputados de la Nación

ADEMÁS

MÁS leídas ahora

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.