Hay que repensar la política exterior