Un rato en la escuela está bien, pero no alcanza