COLUMNISTA. Kurdos: geografía de la desgracia