La pandemia como desafío evolutivo