Errores. Las heridas autoinfligidas del Gobierno