Memorias de un general inglés del 25M

Rolando Hanglin
Rolando Hanglin PARA LA NACION
Mantuvo asidua correspondencia con San Martín para aclarar puntos dudosos de las aventuras compartidas
(0)
22 de julio de 2014  • 00:33

Nos referimos al 25 de mayo de 1810, según la nomenclatura actual. En cuanto al general inglés, es William Miller, íntimo amigo de San Martín. Este hombre nació en Wingham, condado de Kent, en 1795. Ingresó en el ejército británico y combatió en la campaña de Wellesley (más tarde, el famoso duque de Wellington) contra las fuerzas napoleónicas que invadían España.

En 1814 (contando 19 años) intervino en la guerra entre Inglaterra y los Estados Unidos. Tres años después viajó a Buenos Aires para ponerse a las órdenes del bando americano. Parecen demasiadas guerras para un muchachito, pero aún no se había inventado la adolescencia. A los 13 años se era hombre, soldado y hasta verdugo. Ver los casos de San Martín y Liniers. Una duda: ¿Miller se presentó en Buenos Aires siguiendo órdenes del gobierno inglés o por sus propios instintos? Parece lo primero, ya que nunca dejó de pertenecer a la estructura oficial inglesa: una vez retirado, durante años fue cónsul británico en el Pacífico. Murió en 1861, a bordo de un navío, cuando regresaba al Callao. Miller había obedecido a San Martín durante las campañas de Chile y Perú. A la retirada del Libertador, continuó junto a Bolívar.

A los 13 años se era hombre, soldado y hasta verdugo

Después de este período, desde Londres, mantuvo asidua correspondencia con San Martín para aclarar puntos dudosos de las aventuras compartidas. Con este aval publicó sus memorias en inglés y en castellano. La versión inglesa, redactada por su hermano John Miller. La española, traducida por el general español José María Torrijos, hombre de ideas liberales que luchó contra Napoleón en España (como San Martín, como Beresford, como Lord McDuff) y murió allí en 1831, fusilado por el régimen absolutista. En principio, la obra en dos tomos se titula "Memorias del General Miller, al servicio de la República del Perú". ¿O de la Corona Británica? ¿O de ambas a la vez?

En fin. Las memorias de Miller, sobre todo el primer tomo, contienen una historia incorrecta de la Argentina, ya que el autor relata los hechos tal como los ha visto u oído, sin prejuicios, casi como un turista. Ejemplos:

  • Buenos Aires no era una ciudad fuerte dentro de los dominios españoles en América. Lo fue a partir de 1776, con la formación del Virreinato del Río de la Plata. Los españoles medían la importancia de sus colonias por la abundancia de oro y plata. No vieron, pues, las riquezas de Buenos Aires: clima templado, tierras fértiles y facilidades para el comercio y la agricultura.
  • El Río de la Plata era zona de contrabandistas y bandoleros, sobre todo portugueses. Los españoles eligieron al más atrevido de ellos para predominar sobre los otros: José Gervasio Artigas. Su nombre infundía terror, no sólo a las gentes del país sino a las autoridades. Era un hombre bien proporcionado, de una estatura regular, de aspecto dulce y amable. Algo calvo, de tez blanca que no se oscurecía por el sol o la intemperie. Muy diestro en el manejo del caballo y las armas de fuego. Astuto, valiente y audaz, superaba en todo a los funcionarios españoles que sólo recibían órdenes de Madrid. Transmitía a sus muchachos una esperanza de vida independiente.
  • Cuando el general William Beresford, gobernador de Buenos Aires tras la Primera Invasión Inglesa (1806), ofreció en nombre de la Corona ayudar a los naturales a sacudir el yugo español, garantizando la Independencia, lo mismo que haría Auchmuty en 1807, no tuvo éxito. El pueblo se mantuvo leal a España. Si los ingleses hubieran tenido mejor conocimiento del ambiente local, jamás habrían intentado conquistar Buenos Aires, conformándose con Montevideo, que al tiempo se habría convertido en una Gibraltar, la clave del Río de la Plata. Buenos Aires es ingobernable por las infinitas llanuras que la rodean y el carácter de sus habitantes, los gauchos.
  • La población de Buenos Aires estaba convulsionada por la invasión napoleónica a España, y en este contexto (1808) la infanta Carlota de Borbón, instalada en Brasil, quiso gobernar en Buenos Aires como regente, mientras durara el cautiverio de Fernando y su padre Carlos. Mantuvo correspondencia con los señores Manuel Belgrano, Juan José Castelli, Hipólito Vieytes, Nicolás Rodríguez Peña y otros influyentes. Pero la idea carlotista, que encubría un propósito de independencia, colapsó ante la llegada del nuevo virrey Cisneros. Traía órdenes expresas de Madrid: cerrar el puerto a los comerciantes ingleses, cuya presencia era conspicua en Buenos Aires y Montevideo, ya que de continuar así pondrían en peligro la religión (¿). Caídas las pretensiones de Carlota, los patriotas de Buenos Aires cambiaron de plan y levantaron el estandarte de la Independencia.
  • La severidad de las medidas de Mariano Moreno contrastaba con la moderación de Cornelio Saavedra. Chocaron. Moreno se retiró. Aceptó una misión en Inglaterra y murió en la travesía, a los 33 años.
  • Santiago de Liniers fue fusilado en Córdoba por el militar Ortiz de Ocampo, cuando los de Buenos Aires comenzaron a mirar al interior del país. La ejecución tuvo lugar bajo la inmediata supervisión de Castelli, ya que Ocampo dudaba de llevarla a cabo. Castelli, en todas partes, proclamó la libertad y el odio al despotismo. Impulsó crueles fusilamientos en Potosí y otros puntos del Alto Perú. Castelli era un terrorista imbuido en las máximas de la Revolución Francesa, y muy al corriente de sus pormenores. Consideraba que había que sacar a los pueblos de su neutralidad. ¿O indiferencia?
  • La Junta de Buenos Aires fue disuelta el 23 de septiembre de 1811, y su presidente Saavedra tuvo que huir. Se nombró un triunvirato integrado por los señores Sarratea, Chiclana y Paso.
  • Saavedra gozaba de buena reputación. Tuvo gran parte en suprimir la conspiración de un español llamado (Martín de) Alzaga. Quiso ejercer una preponderancia en la Junta, y viendo que no lo lograba, intrigó para separar a Mariano Moreno del gobierno. Finalmente, causó su caída. Desde aquel momento se ha dedicado sólo a su vida privada. Su administración de los asuntos públicos ha sido honrada. Se lo considera correcto ciudadano y buen padre de familia.
  • En octubre de 1812 se establece un nuevo gobierno (a raíz de la asonada militar protagonizada por San Martín, recién llegado al país y recién casado, pero ya poderoso) integrado por los señores Rodríguez Peña, Juan José Paso y Álvarez Jonte. Convocan a una Asamblea Constituyente y cambian la bandera y cucarda españolas, que aún utilizaban, por una propia, de color azul y blanco. El presidente de dicha Asamblea fue don Carlos María de Alvear.

  • La batalla de San Lorenzo estableció la superioridad del sable sobre la carabina.
  • Manuel Belgrano nació en Buenos Aires, de padres italianos, que crearon y dejaron a sus hijos una fortuna considerable. Estudió en Salamanca. Era un hombre dulce, de cortesía italiana, aficionado a la música y amante de las artes. Publicó artículos que preparaban la libertad.
  • Los propios de Buenos Aires se hacían llamar "argentinos".

En fin. Miller no fue un historiador, sino un militar profesional. Sus apuntes carecen de orden cronológico, pero tienen el color de su propio tiempo, incluso con errores o lagunas. Fue amigo y confidente de San Martín hasta la muerte.

*Memorias del General Miller, última publicación Emecé-1997.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Descargá la aplicación de LA NACION. Es rápida y liviana.